Huelga de jardineros: o con la dignidad obrera, o con la criminalización de Azcón y sus medios

La huelga de las y los jardineros de FCC en Zaragoza está cerca de llegar al medio centenar de días. Desde el pasado 20 de enero, las y los trabajadores de esta contrata municipal vienen peleando por un convenio justo, la inclusión de cláusulas sociales y la no división en lotes. Manifestaciones casi diarias, concentraciones, intervenciones en los plenos municipales, actos populares, bicicletadas y la acampada en plaza Europa, son algunas de las muchas movilizaciones que están llevando a cabo. No importa si es un día de lluvia, de frío o viento en la capital del cierzo, las y los jardineros están …

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

La huelga de las y los jardineros de FCC en Zaragoza está cerca de llegar al medio centenar de días. Desde el pasado 20 de enero, las y los trabajadores de esta contrata municipal vienen peleando por un convenio justo, la inclusión de cláusulas sociales y la no división en lotes. Manifestaciones casi diarias, concentraciones, intervenciones en los plenos municipales, actos populares, bicicletadas y la acampada en plaza Europa, son algunas de las muchas movilizaciones que están llevando a cabo. No importa si es un día de lluvia, de frío o viento en la capital del cierzo, las y los jardineros están ahí, en la calle, defendiendo lo que es justo.

Esta Cincomarzada, los jardineros estuvieron presentes en el parque Tío Jorge, junto al resto de entidades vecinales, sociales, culturales y políticas de la Zaragoza reivindicativa. La que defiende el apoyo mutuo, la solidaria, la inconformista, la de clase obrera. Conceptos que nunca podrán entender los que han mandado siempre. Y no lo podrán entender porque su mundo no se rige por estos valores éticos y humanos.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón (PP), no quiso acudir al parque en persona para recoger las reivindicaciones del movimiento vecinal. Un acto ya habitual en la Cincomarzada. No asistió por cobardía. Por no dar la cara ante los movimientos sociales, los mismos que cuestionan su gestión como primer edil de Zaragoza tras los innumerables recortes de su gobierno. Un gobierno, no lo olvidemos nunca, apoyado en la ultraderecha.

Azcón, que el pasado fin de semana afirmó que iba a arreglar la huelga de los jardineros, mandó a la vicealcaldesa, Sara Fernández (Cs). Lo hizo con conocimiento de causa. Sabía lo que iba a pasar. Y lo que iba a pasar, pasó. ¿Y qué pasó? Que la dignidad obrera plantó cara a los poderosos y que la vicealcaldesa abandonó la Cincomarzada entre pitos, abucheos y las protestas de las y los jardineros.

Lo lamentable de este suceso es que ha sido aprovechado por Azcón y Fernández para hacer creer a la ciudadanía que ellos son las víctimas. Nada más lejos de realidad. Un cargo público, elegido en las urnas, tiene que estar a la altura y saber encajar las críticas. Mientras tanto, los jardineros y sus familias siguen en huelga, con todo lo que esto conlleva.

Pero es que las y los jardineros no solo se enfrentan a la intransigencia de la multinacional FCC o a la indiferencia del Gobierno municipal de Zaragoza, los dos principales culpables de la huelga. Los jardineros también tienen que aguantar la criminalización de la gran mayoría de los medios de comunicación. No hay más que leer las portadas de este viernes de la prensa escrita aragonesa por excelencia. Esos medios dóciles, al servicio de los poderosos. Esos medios que no muerden la mano de su amo.

Este viernes, AraInfo publica en portada la carta de una madre, una de las 200 familias que está en huelga. Esa es nuestra posición, estar del lado de las luchas obreras, de la dignidad humana. Esa, y no otra, es nuestra razón de ser. Nuestro sitio está aquí.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies