Movimientos

Homenaje a Margot Moles, la mejor deportista del Estado español durante el siglo XX

Al acto, que tiene lugar este jueves a las 18.30 horas en la Casa de la Mujer, asistirá una sobrina de Margot Moles, que está afincada en Zaragoza y es la familiar más cercana que sigue viviendo en el Estado español
| 2 mayo, 2018 15.05
Homenaje a Margot Moles, la mejor deportista del Estado español durante el siglo XX

La Casa de la Mujer celebra este jueves un acto de homenaje a la figura de Margot Moles (1910-1987), pionera del atletismo femenino en el Estado español, primera mujer en acudir a unos Juegos Olímpicos (en 1936) y la que por méritos propios se puede considerar como la deportista nacida en el Estado español más completa del siglo XX. Una figura histórica cuya trayectoria fue frenada en seco y condenada al ostracismo por la dictadura franquista.

El periodista Ignacio Ramos ha reconstruido su vida y la ha reflejado en el libro ‘Margot Moles, la gran atleta republicana’ (Ed. libros.com), publicado gracias a un crowfunding. La obra rescata por fin los méritos de esta mujer, que falleció en 1987 y que hasta hoy sigue sin haber recibido ningún reconocimiento de las instituciones deportivas.

El propio Ramos participa este jueves en el acto de homenaje organizado por el Servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza en la Casa de la Mujer, a partir de las 18.30 horas, y que presidirá la vicealcaldesa y consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto. Intervendrán también la piragüista Selma Palacín, la atleta Isabel Macías y la nadadora y clown Helena Castillo Monteagudo, quien realizará un espectáculo relacionado con el tema. Asistirá además una sobrina de Margot Moles, que está afincada en Zaragoza y es la familiar más cercana que sigue viviendo en el Estado español.

Una atleta versátil: atletismo, hockey, esquí y natación

Margot Moles hizo historia en el deporte del Estado español durante los años 30, proclamándose campeona estatal de lanzamiento de disco, peso y plusmarquista de martillo. Destacó, además de en atletismo, en disciplinas como el hockey -como capitana del Athletic Club de Madrid, fue campeona estatal en tres ocasiones-, el esquí -también campeona estatal- y en natación -campeona de Castilla de 100 metros braza-.

Todos estos méritos fueron invisibilizados durante el franquismo. Hasta el estallido de la Guerra Civil, Margot Moles trabajó como profesora de Educación Física en el Instituto-Escuela, un centro educativo liberal, innovador, laico y mixto. La dictadura convirtió este colegio en religioso y apartó a las mujeres del deporte. En particular, ella y su familia fueron reprimidas por haberse significado a favor de la República. Su marido fue fusilado en 1942, ella fue obligada a dejar su empleo como docente y su carrera como deportista, y pasó a ganarse la vida bordando ropa para sacar adelante a su hija.

Su vida, plasmada al fin en un libro

Saber qué fue de ella una vez que la dictadura la reconvirtió en una mujer anónima ha sido la labor que el periodista Ignacio Ramos ha conseguido reflejar en el libro ‘Margot Moles, la gran atleta republicana’ (Ed. libros.com). Ha tardado más de un año en reconstruir la vida de esta pionera del deporte en el Estado español. El testimonio de una de las nietas de Moles ha sido fundamental para acceder a los álbumes familiares y conocer cómo se desarrolló su vida.

«Fue una mujer totalmente realizada, empoderada y hacía lo que le gustaba. Es un ejemplo clarísimo de cómo se reprimió en la dictadura la personalidad de las mujeres», señala el autor.

El primer contacto de Moles con el atletismo fue en Madrid. Con 17 años, en 1927, su familia llegó a la capital procedente de Terrasa. Su padre comenzó a trabajar como profesor de Ciencias Sociales en el Instituto-Escuela, ella y su hermana acudieron a este centro como alumnas y un docente les propuso que se uniesen al club al ver que tenían buenas condiciones físicas. «Así empezó el atletismo femenino en España. Hasta entonces nunca se había realizado», incide Ramos.

«Abrieron camino al resto. Cuando ellas empezaron a hacer atletismo en Madrid, en Barcelona otro grupo de atletas se animaron y así se realizó el primer Campeonato de España que enfrentaba a deportistas de las dos ciudades», añade. Moles también destacó en la natación, un entorno en el que Ramos asegura que también había pocas féminas, «a las piscinas sobre todo acudían mujeres extranjeras no españolas».

Esta mujer «fue la mejor deportista de los años 30», concluye el biógrafo. En aquella década el deporte no estaba profesionalizado por eso a nivel amateur se practicaba una variedad amplia de disciplinas. En el libro destaca que Moles no solo fue rompedora por su habilidad deportiva, también por la estética que defendió junto a sus compañeras de equipo. «Hay fotos en las que salen sin sujetador, con pantalón y camiseta corta. En una entrevista su hermana Lucinda contó que cuando iba a nadar, la decían de todo», reseña.

Cartel Margot Moles

2 mayo, 2018

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR