Historia de lo que pudo haber sido: el Quebrantahuesos pierde ante el ‘todopoderoso’ Barça Blau

Después de una semana complicada debido al partido nefasto disputado en tierras catalanas la anterior jornada, el Quebrantahuesos volvía a casa contra el peor rival posible, el todopoderoso Fútbol Club Barcelona, en su versión Blau. Los azulgrana venían a los Sotos con la medalla de ser el equipo más anotador de la DHC Vueling.

Quebrantahuesos
Noel se aplica en defensa Barça Blau. Foto: Quebrantahuesos Rugby Club.

Después de una semana complicada debido al partido nefasto disputado en tierras catalanas la anterior jornada, el Quebrantahuesos volvía a casa contra el peor rival posible, el todopoderoso Fútbol Club Barcelona, en su versión Blau. Los azulgrana venían a los Sotos con la medalla de ser el equipo más anotador de la DHC Vueling, con 315 tantos en 7 jornadas (45 tantos de media por partido).

Al QRC se le iba de nuevo a exigir con un juego alegre que utiliza todo el ancho del campo y en el que la presión defensiva sería la clave del partido. La pregunta era obvia, ¿qué Quebrantahuesos nos encontraríamos hoy? ¿El QRC ramplón, lento en defensa y precipitado en ataque que se vio contra el CEU, o aquel concentrado e intenso visto contra el INEF o Cocodrils?

Las órdenes eran concisas: intensidad, corazón y cabeza. Los entrenamientos de la semana habían sido diseñados para potenciar esa tensión defensiva pero el rugby es un deporte de entrañas, donde lo emocional supera muchas veces lo racional, y en el control de esas emociones recae la diferencia entre ganar y perder. El QRC es un equipo muy temperamental, y evocando a su tótem rapaz, a veces está en lo alto del firmamento y otras baja en picado a tierra.

El inicio fue preocupante. Un Barça muy dinámico consiguió su primera marca en una jugada de tres cuartos a los tres minutos de juego. Aun con el sol y el marcador en contra, el QRC no se descompuso y comenzó a jugar en campo contrario. El balón era suyo y las melés funcionaban. En el minuto 8, después de varias acometidas en línea de 5, Gabi conseguía plantar el oval y Aitor acertaba en la transformación (7 – 7).

El juego era abierto y vibrante, con alternativas y una gran intensidad de juego. Los azulgrana probaban romper por las alas, pero a pesar de que la tercera cortina oscense atajó infinidad de acometidas visitantes los dos siguientes ensayos llegaron por el abierto, después de jugadas colectivas de los catalanes (7 – 21 min 23). La respuesta del QRC no se hizo esperar y a partir de un lanzamiento de touch, el quebranta inició un ataque en línea de 22 que acabó con el ensayo de Kevin “Alborán” Manero.

Dos oportunidades más tuvo el QRC de ensayar, casi en línea de marca, pero la ansiedad por marcar llevó a la precipitación, el Barça salió vivo de la presión y volvió a anotar en manos de su ala Bruno, muy activo todo el partido (12 – 21, min 35). La tarjeta amarilla de Mr. Binefar Manero dejó al QRC en una situación precaria, de la que consiguieron salir vivos hasta el final de la primera parte.

Llegó el descanso, y tocó hacer un examen de conciencia; por una parte, el fantasma del partido del CEU estaba finalizado, el QRC estaba jugando con intensidad y competía de igual a igual frente a todo un Barça. Por otra parte, faltaba un punto más de concentración para llevar la iniciativa del partido. Las melés barrían, las touches funcionaban y los centros quebranta se comían a los visitantes. Solo faltaba cocinarlo todo junto y el éxito estaría asegurado.

A pesar de que QRC entró en la segunda parte con la intención de llevar la batuta, el primer golpe vendría del lado visitante (12 – 31, min 55). Este fue el punto de inflexión del partido, de forma muy semejante a lo acontecido la semana anterior, pero con un desenlace totalmente diferente. Con una afición embravecida, y un QRC que, ahora sí, sabía y podía, empezó la invasión quebranta. Primero, a manos de “Messi” Manero, dispuesto a enmendar su anterior exclusión, y después a consecuencia de un impresionante maul que juntó a más de diez personas empujando hacia la gloria (26 – 31, min 70).

El Quebrantahuesos seguía empujando con todo el público presente apoyando, pero las fuerzas empezaron a flaquear en un partido muy exigente. Después de encontrarse con un momento delicado en un partido que pensaba ganado, el Barça sacó oro de una jugada de ataque y ensayó la que sería la última marca de la tarde. Un último intento de Aitor de entrar en zona de bonus defensivo se malogró y el partido acabó con un meritorio 26 – 36.

El fin de partido desembocó en un tercer tiempo muy agradable y de camaradería donde se homenajeó a los jugadores de primer año, y ambos equipos probaron las delicias del chef Vladimir.

Hay derrotas que duelen hasta el alma y otras que duelen con una sonrisa en la cara, de las cual no tienes vergüenza de hablar con los amigos y te estimulan a seguir dejándote la cara en el campo. El partido del sábado ha de mostrar a los jugadores quebranta, lo que diferencia lo que es a lo que podría ser.

La clave está pues en la concentración. Un jugador concentrado usa toda su atención y fuerzas en las tareas que le corresponden, en vez de dejarse arrastrar por el caos, y por tanto relajarse en sus funciones. Un jugador atento ve las señales que le ofrece el juego y es capaz de tomar decisiones más acertadas y con más rapidez que aquel más preocupado por el marcador o el golpe recibido en el ruck anterior. No obstante, la emoción es también el alma del equipo, esa fuerza imparable que hace conseguir lo imposible en momentos críticos.

El QRC tiene esa fuerza, ese alma, y lo ha demostrado en multitud de ocasiones, pero le falta la concentración para ser no ya el equipo que nos hace vibrar con su juego semana tras semana, y que nadie pensaba que llegaría tan lejos, sino aquel que podría llegar a ser. Un equipo capaz de levantar el título de la DHC Vueling y seguir mirando hacia arriba. Nueve puntos separan al QRC del sexto clasificado, y a falta de quince en juego, no es aventurado decir que la lucha por los playoffs está lejos de lo razonable, pero quedan tres partidos muy importantes para consolidar la séptima plaza de la clasificación, una posición de mérito para la segunda temporada del Quebrantahuesos en la liga regional catalana.

El siguiente rival será en un campo conocido por el QRC, fue donde perdió su primera semifinal en Primera catalana, después de 100 minutos de juego, en Torroella de Montgri, el mayor desplazamiento del QRC en toda la temporada.

XV Inicial: Febas, Mochu, Diego, Noel, Kevin, Pablo, Heko, Mallén, Miguel, Arnau, Aitor, Saúl, Alberto, Pelocho y Gabi. También jugaron Satán, Florín, Alvaro, Rendón, Tony, Guillotinas y “Cansado” Willy.

Puntos: 1pt Pablo, 2 pt Gabi, 3 pts KM, Teletubbie a Florín por tener más capacidad prensora en su tripa que en sus manos. HPHQEC a Kevin Man Hero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies