Hasta siempre comandante

Fidel Castro Ruz, Comandante en jefe de la Revolución cubana, ha muerto a los 90 años de edad, según ha informado su hermano, el presidente Raúl Castro, en una alocución en la televisión estatal. La historia del líder revolucionario está íntimamente ligada a la historia de Cuba y por ello, la capacidad y las aptitudes del mandatario cubano lo han llevado a convertirse en una de las personas más destacadas del siglo pasado.

Fidel Castro Ruz, Comandante en jefe de la Revolución cubana, ha muerto a los 90 años de edad, según ha informado su hermano, el presidente Raúl Castro, en una alocución en la televisión estatal: "Con profundo dolor comparezco para informarle a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy, 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche falleció el comandante en jefe de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz".

Tal y como ha señalado Raúl Castro, y “en cumplimiento de la expresa voluntad del compañero Fidel”, sus restos serán cremados. Posteriormente, la comisión que organizará los funerales ofrecerá más información sobre “el homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana”. “¡Hasta la victoria siempre!”, ha concluido el presidente cubano.

Posteriormente, el Gobierno de Cuba ha decretado nueve días de duelo nacional, en los que se celebrarán los funerales, que comenzarán el próximo lunes y se prolongarán hasta el 4 de diciembre, cuando será inhumado en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba.

De esta forma, la muerte de Fidel Castro cierra un capítulo de 60 años que van desde el desembarco en México en 1959, con el objetivo de derrocar al dictador Fulgencio Batista, hasta nuestros días y en el que el nombre del Comandante en jefe de la Revolución Cubana perdurará para siempre. La historia de Fidel está íntimamente ligada a la historia de Cuba y por ello, la capacidad y las aptitudes del mandatario cubano lo han llevado a convertirse en una de las personas más destacadas del siglo pasado. Al mismo tiempo, su importancia resulta vital e imprescindible para comprender la historia de Latinoamérica.

De Holguín a La Habana

Fidel Castro llegó al mundo el 13 de agosto de 1926 en Birán, Holguín (Cuba). Hijo de un terrateniente y colono cañero proveniente de Galiza, Ángel Castro Argiz y la campesina, Lina Ruz González, Fidel fue criado por su padre junto a los hijos de los trabajadores de la finca. Ya desde pequeño destacó en los estudios como un alumno despierto y muy aplicado, por ese motivo, sus padres decidieron llevarlo a estudiar a Santiago de Cuba cuando éste tenía aproximadamente cinco años.

En 1938, Fidel es matriculado como alumno externo en el Colegio Dolores, regido por la Orden de los Jesuitas. Durante esta etapa se permite la licencia de escribir una carta al presidente de los EEUU, Franklin Delano Roosevelt, hecho que ya dejaba entrever su naturaleza y alma de líder. Al ingresar en la Universidad, Fidel “no tenía ninguna cultura política, ni en el orden económico, ni en el orden social, ni en el orden ideológico”, reconoció él mismo en una entrevista años después. Esta etapa le sirvió para ir poco a poco convirtiéndose en una referencia en el ámbito universitario.

Fidel tuvo sus primeros contactos con el Partido Ortodoxo y con varios militantes de la Juventud Comunista. De esta forma, el 16 de julio de 1947, pronuncia un discurso en la primera sesión de la Asamblea Constituyente Estudiantil que le valió un lugar en la primera plana de varios periódicos. Todavía en su etapa universitaria, Castro participó en la fallida Legión del Caribe, la cual pretendió derrocar al dictador dominicano Rafael Trujillo. Este primer episodio revolucionario le llevó en 1952 a iniciar su particular cruzada contra otro dictador, pero esta vez contra el de su propio país, Fulgencio Batista, que accedió al poder gracias a un Golpe de Estado y a la inestimable ayuda de los EEUU.

“La historia me absolverá”

Con tan sólo 26 años, Fidel encabeza una lucha que le llevó al asalto del cuartel de la Moncada, en Santiago de Cuba, junto a otros 120 jóvenes cubanos. Dicho cuartel, convertido ahora en un centro docente y museo de la Revolución Cubana, es visita ineludible si visitas la cidad de Santiago. Allí, tal y como lo recuerdo durante mi visita a Cuba en el año 2004, todavía se pueden apreciar las huellas imborrables en el edificio por los disparos de una refriega que consagró a Fidel como líder indiscutible de la posterior Revolución Cubana y la cual se convirtió en el principio del fin de Batista.

El asalto al cuartel de la Moncada fracasó de manera estrepitosa y Fidel Castro, junto a otros compañeros, fue detenido por el de Régimen de Batista. Durante la celebración del juicio, el líder revolucionario asumió su propia defensa y en el transcurso del mismo, Castro pronunció su ya legendario alegato: “Condenadme, no importa, la historia me absolverá”, palabras con las que más tarde publicaría un libro bajo el mismo título, “La historia me absolverá”. Fidel fue condenado a quince años de prisión, pero en mayo de 1955 y gracias a una amnistía decretada por el dictador cubano Fulgencio Batista, fue puesto en libertad junto a otros compañeros de asalto.

Expedición Granma

Poco después, Fidel Castro viajó a México para preparar la “expedición Granma” –nombre del barco con el que asaltó las costas cubanas el 2 de diciembre de 1956- y que dio comienzo a una guerra de guerrillas contra la dictadura de Batista. Tras el desembarco, Castro y sus compañeros y compañeras se ocultaron en las montañas de Sierra Maestra, lugar donde comenzó realmente la leyenda del líder revolucionario a ojos del mundo. Allí pudo organizar un ejército, escaso e integrado por campesinos y estudiantes, que le sirvió para derrotar a Batista el 1 de enero de 1959. Siete días después, el 8 de enero, Castro, junto a Camilo Cienfuegos, Ernesto ‘Che’ Guevara y Raúl Castro, entre otros, entraron de manera triunfal en la capital de Cuba, La Habana.

Triunfo de la Revolución Cubana

 

La Ley de Reforma Agraria fue una de las primeras medidas que Castro firmó como líder de la Revolución Cubana. Ésta sirvió para entregar las tierras de los terratenientes a los explotados campesinos y comenzar así una nueva etapa para Cuba. Pronto, Fidel Castro revirtió la situación del país con medidas, como la nacionalización de cañas de azúcar y empresas petrolíferas estadounidenses en 1960 y que resultaban del agrado de la mayoría de la población, algo con lo que los EEUU no estaban para nada de acuerdo. Esta situación llevó al imperialismo norteamericano a implantar medidas represivas económicas contra Cuba y a la ruptura de relaciones con el gobierno de EEUU en enero de 1961.

Unos meses después, y tras el desembarco de exiliados cubanos en Playa Girón –en Bahía de los Cochinos- en una operación apoyada por la CIA, Fidel Castro proclamó el carácter socialista de la Revolución Cubana. A partir de este momento, comenzaron tiempos difíciles para Cuba, la ‘Crisis de los Misiles’ en plena Guerra Fría entre los EEUU y la URSS, colocaron a Cuba y a Fidel Castro en el epicentro mundial. Esta isla del Caribe se convirtió en objeto de deseo para los EEUU y de hecho, el embargo económico al que los norteamericanos sometieron a Cuba, que aún hoy en día continúa, sigue siendo uno de las grandes injusticias contra la población cubana que todavía perduran.

Partido Comunista de Cuba

En octubre de 1965 dirigió la conversión del Partido Unido de la Revolución Socialista (PURS) en Partido Comunista de Cuba (PCC), del que fue su secretario general hasta abril de 2011. Y en 1976, tras la aprobación de la Constitución, Castro fue elegido presidente del Consejo de Estado, y cuatro años después se convirtió en comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Ya en 1990, Fidel decretó el ‘Período Especial en tiempos de paz’, una medida que impuso grandes restricciones económicas y que generó algún que otro disgusto entre sus conciudadanos y conciudadanas. La llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela en 1999 supuso un acercamiento entre ambos países y sirvió para terminar con el aislamiento al que los EEUU le había confinado.

Siete años después, en julio de 2006, Fidel Castro se vio obligado por culpa de una operación quirúrgica a relegar provisionalmente el mando en su hermano Raúl Castro. Desde entonces, sus apariciones públicas han sido poco frecuentes, hasta tal punto que en múltiples ocasiones se llegó a especular con su fallecimiento. Hecho, por otra parte, que no ha llegado a ocurrir hasta este sábado 26 de noviembre de 2016, fecha de la muerte de Fidel Castro, icono del siglo XX y figura indispensable de la historia de los últimos 100 años.

El mundo llora la muerte de Fidel Castro

Fidel Castro junto a Ernesto Guevara 'Che' y Camilo Cienfuegos en un discurso del Consejo de Estado en La Habana.
Fidel Castro junto a Ernesto Guevara 'Che' y Camilo Cienfuegos en un discurso del Consejo de Estado en La Habana.

Las reacciones, tanto a nivel local como internacional, no se han hecho esperar. Desde la formación Puyalón de Cuchas han dado el pésame por la muerte del dirigente cubano. “Larga vida a la Revolución cubana. Que la tierra te sea leve Fidel”, señalaba la formación aragonesa. Desde IU Aragón lamentaban el fallecimiento del líder revolucionario. “Se nos ha ido Fidel pero nos deja su ejemplo y su lucha, siempre presente. Un abrazo al pueblo de Cuba”, han asegurado. También, desde IU Zaragoza han querido recordar al mandatario cubano: "Queremos expresar nuestro dolor y condolencias al pueblo de Cuba por el fallecimiento del compañero y líder de la Revolución cubana, Fidel Castro. Fidel Castro no sólo ha sido un líder revolucionario sino un referente político para toda la humanidad y América latina en particular; con él, en Cuba se ha implantado la eliminación de la desigualdad social". Desde el Comité Central del PCPE trasladan “sus más sentidas condolencias al Partido Comunista de Cuba, al gobierno y al pueblo de Cuba” y señalan: “Fidel seguirá siempre en la historia de Cuba combatiendo con sus ideas, y con su alto ejemplo de ética revolucionaria”.

“Trasladamos nuestra solidaridad al pueblo cubano y a la familia de Fidel Castro”, han incidido desde EH Bildu. “Tu dignidad, tu ejemplo, tu compromiso…siempre serás referencia ineludible comandante. Hasta la victoria siempre”, ha recalcado Arnaldo Otegi. “Hasta siempre, comandante”, resaltaban desde la CUP. Por su parte, Anna Gabriel, de la CUP, expresaba en su cuenta de Twitter, “No hi ha res que pugui canviar el que sentim avui. Ni insults, ni humiliacions. Res”. “Un trozo de nuestra historia se apaga con él, mi artículo en homenaje al compañero Fidel”, rezaba la cuenta de Twitter de Alberto Garzón, líder de IU. Por su parte, Pablo Iglesias, líder de Podemos aseveraba, “con sus luces y sombras se va un referente de la dignidad latinoamericana y de la resistencia soberana. Adiós Fidel”.

Al otro lado del charco, en Latinoamérica, el presidente venezolano Nicolás Maduro lamentaba también el fallecimiento de Fidel Castro, “A 60 años de la partida del Granma de México parte Fidel hacia la Inmortalidad de los que luchan toda la Vida...Hasta la Victoria Siempre...”. “Nuestra admiración y respeto por Fidel, el líder que nos enseñó a luchar por la soberanía del Estado y la dignidad de los pueblos del mundo”, ha recordado Evo Morales, presidente de Bolivia. “Se fue un grande. Murió Fidel. ¡Viva Cuba! ¡Viva América Latina!”, ha exclamado Rafael Correa, presidente de la República de Ecuador. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies