Haciéndolo nosotras mismas

Crítica de una lesbiana trans a través del video porno para mujeres que aman a las mujeres. Tobi-Hill Meyer, se ha definido como mujer trans bi, incluso publicó un libro sobre el tema, “Volviéndose BI” y ahora también se presenta como transbollo (“transdyke) es decir como lesbiana transexual. Su primer activismo fue a los 9 años al aparecer públicamente para defender el derecho de sus dos madres lesbianas a ser madres, en California, EE.UU. Tobi-Hill Meyer contribuye con el blog queer “Bilerico Project” y por otro lado ha pasado de la academia y los estudios de género a otros campos …

Foto: AKNTIENDZ
Foto: AKNTIENDZ
Foto: AKNTIENDZ

Crítica de una lesbiana trans a través del video porno para mujeres que aman a las mujeres. Tobi-Hill Meyer, se ha definido como mujer trans bi, incluso publicó un libro sobre el tema, “Volviéndose BI” y ahora también se presenta como transbollo (“transdyke) es decir como lesbiana transexual.

Su primer activismo fue a los 9 años al aparecer públicamente para defender el derecho de sus dos madres lesbianas a ser madres, en California, EE.UU. Tobi-Hill Meyer contribuye con el blog queer “Bilerico Project” y por otro lado ha pasado de la academia y los estudios de género a otros campos más subversivos como la denuncia social a través de la producción de sus propios videos pornográficos como lesbiana transexual y mujer queer.

Este es apenas uno de los puntos que la hecho acreedora a ser perseguida por las TERFs (activistas transfóbicas que actúan apropiándose del feminismo radical y de la causa del lesbianismo, llamadas por los activistas trans, “Feministas Radicales Trans Excluyentes”). Y también de las mentes cerradas y autoritarias que no pueden entender cómo una mujer trans puede ser bi y además de eso, pasar a ser lesbiana.

Tobi-Hill Meyer ha señalado lo que se ha dado en llamar “el techo de algodón” en la comunidad de mujeres queer y lesbianas. De forma similar a lo que se dice del “techo de cristal” para mencionar que hay un punto en que las mujeres en general no les es permitido llegar más lejos sólo por ser mujeres, “el techo de algodón” alude a la exclusión de las lesbianas y bi trans del campo de atracción de la comunidad lésbica.

Se puede apoyar como “aliadas” y desde afuera a las mujeres trans pero nunca considerarlas verdaderas mujeres y por lo tanto posibles novias, compañeras sentimentales o sencillamente candidatas a un encuentro sexual, aunque sean lesbianas o bi e independientemente de si tienen o no vagina, se da por hecho, se les excluye por anticipado sólo por ser mujeres trans.

Es muchísimo más probable considerar una relación con un hombre trans, que una posible relación con una lesbiana o bi trans. De hecho Tobi-Hill Meyer demuestra que sencillamente no existía un sólo video de pornografía de lesbianas para lesbianas en que apareciera una mujer trans aunque hubieran muchos en que sí compartían con hombres trans.

Así que ella decidió producir, dirigir y actuar en los primeros videos de pornografía lésbica que incluyen mujeres trans, como dice uno de sus títulos, “Haciéndolo Nosotras mismas”.

Publicado en Akntiendz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies