Ecología

Hacia las alternativas anticapitalistas al carbón

Hace años que se anunciaba que el carbón aragonés era malo, caro y muy contaminante. Y parece que nos pilla por sorpresa el recorte del PP, cuando estaba cantado. Europa lleva años apuntándolo. Hace dos días escribí un texto que ha tenido respuesta. Más allá de malentendidos, hoy pondré las preguntas sobre el teclado: ¿Dónde...
| 1 junio, 2012 08.06

Hace años que se anunciaba que el carbón aragonés era malo, caro y muy contaminante. Y parece que nos pilla por sorpresa el recorte del PP, cuando estaba cantado. Europa lleva años apuntándolo.

Hace dos días escribí un texto que ha tenido respuesta. Más allá de malentendidos, hoy pondré las preguntas sobre el teclado: ¿Dónde están las propuestas anticapitalistas? Más allá de subvencionar al carbón a corto plazo,… ¿en subvencionar una reconversión industrial? ¿Hacia dónde? ¿Cón qué apuestas de futuro? ¿En qué sectores estratégicos? ¿Sostenibles y respetuosos con el medio ambiente? ¿Cuáles?

No me creo que “la clase trabajadora aragonesa en las comarcas mineras está condenada a la miseria y la emigración si el carbón se acaba”. Estoy seguro que tenemos alternativas para ese territorio, como las tenemos para otros lugares. No me creo que desde el Bloque Independentista de Cuchas no tengáis propuestas al “mal que nos pese no existe alternativa a corto plazo”.

Para mí no es revolucionario “defender ante todo los intereses de la clase obrera”, si en momentos determinados de la historia esa misma clase obrera (de la que yo también formo parte) busca trabajo en minas de carbón, nucleares, agroindustria o la Expo. No mezclemos churras con merinas. Una cosa es la organización (a mi me gusta más autoorganización) de la clase obrera y otra muy distinta es defender puestos de trabajo en actividades que, no solo no son útiles desde el punto de vista social (yendo más allá de la situación local, a la que ni yo ni nadie podemos cerrar los ojos), sino que, además, son agresivas con la naturaleza y suponen una contaminación tremenda. Es decir, que van en contra de la gente, de su salud y de su entorno. A corto, medio y largo plazo. Cuando la economía capitalista va en contra de los intereses de la gente y, en este caso, de la pervivencia misma de la vida en la tierra (mirando, de nuevo, más allá de las cuencas mineras), es necesario cuestionar el mantra de “la defensa de sus empleos y economía”. Esto es algo que, con las prisas de respuesta que nos mete el PP, ante sus tremendos recortes, parece alejado del debate cotidiano. Pero es lo que, desde el ecologismo social, llevamos años, décadas, expresando. Y ahora, también.

Esto no es una “crítica abstraída de la realidad”, “teorizar sobre abstracto”, ni “plantear un idílico escenario”, es una descripción del paisaje tal cual lo veo. Con esto no estoy apoyando las políticas del PP. El PP, al menos a nivel local, como el Par, PSOE, IU y Cha sí están por el carbón. Las contradicciones en los partidos de izquierda son latentes entre el discurso “verde” y la defensa al mismo tiempo del carbón. Nosotras, las ecologistas (al menos en Ecologistas en Acción), no queremos carbón. El BIC (sí, lo he leído), también está por superar el carbón,… a medio plazo.

Pero ¿cómo? Echo de menos propuestas, porque las hay: energías renovables, agroecología y soberanía alimentaria, circuitos cortos de comercialización,… y muchas más que la gente de la zona conocerá mucho mejor que yo.

Lo que está enfrentado, compas, es la tradición de la lucha obrera por el trabajo frente a la problemática ambiental que hoy asola al planeta. Desde Ecologistas en Acción, ya hemos charrado en algunas ocasiones, ofrecemos un diálogo sosegado y profundo sobre el carbón.

¿Y sobre los planes Miner? Porque mucho dinero se ha gastado hacia el carbón, para que en pleno 2012 las comarcas mineras sigan igual de vulnerables ante el anunciadísimo final del carbón. ¿Disponemos de datos para evaluar cómo se han gestionado esos fondos? Ahí seguro que estamos de acuerdo y podemos criticar a esos burócratas capitalistas que se han beneficiado con estas ayudas. ¿Habéis pensado, por ejemplo, pedir una una auditoría pública sobre la eficacia del conjunto de los Planes Miner y asociados?

Yo también estoy preocupado por la desvertebración del territorio en el país, Aragón, y veo que hay zonas enormes que dependen de actividades que no nos gustan (el carbón en el bajo Aragón o las enormes pistas de esquí en los Pirineos). Desde hace años, se está tomando el pelo a los trabajadores por parte de políticos que buscan intereses personales o partidistas. Así, se han gastado millones y millones de euros en “proyectos de reconversión” (los que ahora fulmina el PP de Madrid) para dejar a los mineros y a la minería con los mismos conflictos y amenazas de desaparición de muchos puestos de trabajo. Estamos completamente de acuerdo en que “es necesaria una inversión real y eficaz en las regiones mineras así como una gestión pública adecuada de los fondos que asegure la no dilapidación de los mismos por parte de la oligarquía y el mal hacer de los gobernantes locales”.

Pero, más allá de las críticas a los malos gobernantes, ¿no somos capaces las buenas gentes, desde abajo, de articular proyectos reales y viables que nos permitan superar el carbón? Ahí está el debate, compas.

No tengo ningún interés demagógico, ni ningún afán de criticar por criticar al BIC (ni a ninguna otra organización política cercana), ni soy el “señor” Nacho Escartín, compa Guillén. Los insultos, sobran. Soy Nacho Escartín, un compañero de luchas, anticapitalista y ecologista, que trata de abrir un debate hacia las alternativas más allá del carbón y de las industrias que no nos interesan en la construcción de ese otro mundo que deseamos.

Nacho Escartín Lasierra | Para AraInfo

1 junio, 2012

Autor/Autora

Secretario General de Podemos Aragón. @Laenredadera


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR