Altavoz

Hablando de ética

| 21 octubre, 2016 07.10
Hablando de ética
Proactiva Open Arms es una organización no gubernamental y sin ánimo de lucro cuya principal misión es rescatar del mar a las y los refugiados que llegan a Europa huyendo de conflictos bélicos, persecución o pobreza.

Voy a comenzar confesando que he cambiado de opinión, la primigenia idea que impulsaba este escrito era el programa “Salvados” que emitió la sexta el pasado domingo 16 de octubre. El documental sobre el “Astral” y su esforzada misión humanitaria no pueden pasar desapercibidos. Jordi Évole ha vuelto, una vez más, a marcar la pauta de lo que debería ser una norma en la información: denunciar casos gravísimos de aprovechamiento de las necesidades para lucro de unos indeseables que tienen todo pero necesitan más.

En una entrevista anterior a la emisión del programa contesta Jordi que los motivos que le impulsan a abandonar la temática política en su nueva etapa son, sobre todo, la escasa incidencia que en general ejerce sobre la sociedad una denuncia repetida en clave política.  Es decir; el desánimo le lleva a buscar otras vías para llegar a involucrar a la ciudadanía en la resolución de los problemas. Argumenta y no sin razón que se usa con excesiva frecuencia la ignorancia para ocultar la inacción de la  sociedad ante barbaries de gran calado. Su ejemplo es esclarecedor, la sociedad alemana argumentó el desconocimiento ante el genocidio nazi aun cuando el olor a carne quemada se extendía por el orbe germánico como una pesada losa. Debían pensar que los vecinos estaban de barbacoa. Muchos días y muchas barbacoas.

Su intención, la de Évole, es dejar al personal con las vergüenzas al aire cuando sus nietos les pregunten. ¿Y qué hacíais ante el drama de los refugiados y las pateras?

¡Qué ingenuo es este Jordi! Le podemos anticipar las respuestas que tendrían cabida en su documental: estaba trabajando, buscaba trabajo, me preocupaba de la familia que bastante tenía, ¿Quién les mandaba venir?, Hijo no sé yo de esas cosas no entiendo. ¿Queréis más excusas? Creo que son suficientes.

Astral recaudará unos miles de euros, será tema de conversación durante unos días y ya, fin, a otra cosa. Al igual que Sahara, Somalia, Sudan, el Congo, Granada, Túnez, Nigeria, Liberia, Haití… la lista es interminable;  India, Bangladesh, Yemen, Libia, Ucrania, Kosovo… Noticia leída noticia vieja.

Aplausos para el periodista por su iniciativa informativa y su intento de involucrar a la sociedad en la resolución de los problemas, mis condolencias por su estrepitoso fracaso, no de su programa que seguro que tiene un éxito atronador, sino de su iniciativa. Los parámetros de indiferencia e indolencia seguirán siendo los mismos, la opinión pública se olvidará de las victimas en cuanto la prensa se lo proponga, utilizarán a la Pantoja, a Terelu, a Paquirrín o Ronaldo, da igual, un reality desmemoriante causará los efectos secundarios anestesiantes para que continúe  el adormecimiento poblacional.

Han provocado muchísimas más reacciones sociales los abucheos estudiantiles a Felipe y a Cebrián que las denuncias de Jordi Évole sobre las prácticas que llevan a cabo unos desaprensivos.

Políticos, tertulianos, columnistas, cadenas y rotativas se han hecho eco de la protesta  en la Universidad de Madrid por la conferencia programada de dos individuos que cuando menos deberían dar explicaciones ante los tribunales. Uno por sus actividades en Panamá, el otro por aquello tan grave que – según sus propias palabras – hizo en Euskadi.

Uno es la voz y el medio de propaganda, el otro es el responsable brazo ejecutor.

Todavía sigue sin despejarse la “x” que el juez instructor colocó en la cúpula de los “GAL”, ¿A eso se refería González cuando hablaba de lo que  hicieron bajo su mandato en el País Vasco que era tan feo? Claro que tener a toda su cúpula del Ministerio del Interior, Ministro incluido, condenados no deja en muy buen lugar al Presidente del Gobierno aunque la memoria colectiva lo haya olvidado, exactamente  igual que olvidará los programas como el “Astral”.

Se enfurecen los paniaguados de siempre arremetiendo contra los estudiantes que boicotearon la intervención de dos personajes infames de la historia española mas reciente.  Aluden al respeto a la libertad de expresión  para afear la conducta de los boicoteadores. ¡Ahora salen con la libertad de expresión!

¿Cuántos medios de comunicación tienen los abucheados como para necesitar utilizar en su propaganda las aulas de la Universidad? ¿No les parece suficiente el Grupo Prisa? ¿Ha usado Cebrián el mismo rasero con sus trabajadores discrepantes? Categóricamente ¡No!, los ha despedido por hacer uso de la libertad periodística (Aguilar, Berlín…) ¿Y Felipe?

Mira por donde después de haberse comido hace años a su clon Isidoro, el “dios de los bonsáis” nos ha premiado con otra lección que resumida  tras el “Sanchicidio” podría quedar así:

El verdugo no suelta el látigo de forma voluntaria, hay que arrancárselo de la mano y para que no pueda coger un palo para seguir golpeando  es necesario arrancarle la mano.

21 octubre, 2016

Autor/Autora

José Antonio Luque, es socio de MHUEL (@MHUEL_), analista social y colaborador de AraInfo.


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR