#Luchasenpersona  Altavoz  Portada

Frente al expolio de los embalses, dignidad, resistencia y lucha

Para la gente de COAGRET, los afectados por embalses, y los activistas solidarios con nuestras luchas, ha sido un curso intenso de movilizaciones y trabajo para contraponer resistencia, dignidad y una nueva cultura del agua, que excluye la especulación y el enriquecimiento a costa del territorio y sus gentes frente a la represión, y a...
| 4 agosto, 2013 08.08
Foto: Charo Gimenez

Foto: Charo Gimenez

Para la gente de COAGRET, los afectados por embalses, y los activistas solidarios con nuestras luchas, ha sido un curso intenso de movilizaciones y trabajo para contraponer resistencia, dignidad y una nueva cultura del agua, que excluye la especulación y el enriquecimiento a costa del territorio y sus gentes frente a la represión, y a los vacios argumentos de la política hidráulica desarrollista, proveniente del franquismo, que nos llegan del gobierno central.

Sin duda, el momento más surrealista, más absurdo e irracional de estos últimos meses fue la carga que sufrieron por parte de la guardia civil los vecinos de Artieda, y los que allí estábamos para apoyarles, y expresar nuestro rechazo a unas expropiaciones para poder continuar con el inútil recrecimiento de Yesa. La resistencia, siempre pacífica, que ha llevado a cabo durante tantos años el pueblo de Artieda tuvo como respuesta el pasado 10 de octubre esta carga brutal y gratuita por parte de la guardia civil, que de no haber contado con cámaras de TV grabando, seguramente habría continuado, eso sí sin que diéramos un paso atrás ni conseguir doblegar nunca la voluntad de seguir defendiendo el futuro de un pueblo. Hicimos y seguimos haciendo responsable al Delegado del Gobierno español en Aragón de los hechos ocurridos, que son un suma y sigue más a todas las razones que existen para que dimita de una vez y nos deje en paz de una buena vez. El estado muestra su mayor debilidad y falsedad en sus argumentos cuando necesita de la fuerza y los golpes para intentar amedrentar a personas y colectivos que subrayamos con nuestras acciones las propias contradicciones del sistema. Por otro lado, nada de esto es nuevo, las imágenes de la dura represión contra los vecinos de Santaliestra, los pueblos afectados por Itoiz, o cómo se desalojó Jánovas están ahí siempre en nuestro recuerdo.

Durante estos meses, tal y como denuncia la Asociación Río Aragón, la CHE ha continuado enterrando millones de euros en las obras del recrecimiento de Yesa (ya más de 350 millones), destruyendo un tramo del Camino de Santiago, arrasando patrimonio natural, cultural y arqueológico, sin dar respuestas y tapándose los oídos frente a las evidencias  de cómo estas obras han producido graves deslizamientos de tierra por los que se ha tenido que desalojar deprisa y corriendo dos urbanizaciones, hurtando además la CHE información tanto a los propios afectados, como a los vecinos de Sangüesa/Zangoza, o negándose incluso a comparecer en el Parlamento de Navarra para dar explicaciones. Frente a ello, la movilización en Zangoza de hace un mes deja clara la preocupación de los vecinos de la comarca, que demandan seguridad e información. Ni una ni otra la están obteniendo por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro, que sigue desoyendo a voces tan cualificadas como la del geólogo Antonio Casas, o la petición del parlamento navarro de que se encarguen informes independientes al margen de los propios de la CHE. Lejos de eso, siguen dando la espalda a una decisión responsable y más que justificada, que reduciría a mínimos la posibilidad de una catástrofe, paralizar y descartar de manera definitiva las obras del recrecimiento, manteniendo la cota máxima del embalse actual por debajo de los niveles que señalan los expertos independientes.

En marzo recibíamos la noticia de que el Tribunal Supremo ratificaba la sentencia de la AN, que anulaba el proyecto y la declaración de impacto ambiental del embalse de Mularroya, otro proyecto ruin y ruinoso, que supone un atentado terrible contra una zona absolutamente singular, en la que las obras durante estos años han supuesto gravísimos impactos ambientales a una zona ZEPA (especial protección para las aves) y dos LIC (lugar de interés comunitario). Finalmente, tras años de denuncias y movilizaciones la CHE anunció la paralización de las obras, aunque se apresuró a anunciar que presentaría a lo largo del año una nueva declaración de impacto ambiental.  La CHE tenía pues una oportunidad de repensarse la obra, y ahorrarse los 250 millones de euros en que estimamos el coste final, diciendo por primera vez la verdad a los futuros regantes de la zona, que el proyecto es tan complejo, tan caro y con tantos impactos, que para hacerlo realizable, tendrán que afrontar unos pagos por hectárea y año que llevarán a la ruina a los agricultores de Valdexalón, más de 350 euros por hectárea y año, algo que de manera vergonzante no les cuentan ni la CHE ni los partidos políticos que apoyan la obra. En vez de ello, patada a seguir, y a continuar, desinformando a los ayuntamientos, y sacando confusos e incompletos informes para justificar la petición que han realizado a la Audiencia Nacional para continuar con las obras, aduciendo problemas de seguridad, y avenidas del río Grío, que ninguna persona viva ha conocido en un río que discurre seco la mayor parte del año.

Frente a ello, Jalón Vivo y COAGRET hemos denunciado al estado español ante la Comisión Europea por violación de las normativas europeas de protección de las especies y los hábitat, presentando un informe completo sobre cómo las obras que nunca se tendrían que haber iniciado han machacado el territorio y las zonas protegidas. Hace pocos días la CHE  ha sacado a info pública una nueva declaración de impacto ambiental, a la que vamos a alegar, y la volveremos a llevar a los tribunales, y a denunciarla ante la Unión Europea. De entrada, mientras la CHE ha tenido 4 años entre sentencia y sentencia para elaborar esta nueva DIA, nosotros tenemos ahora apenas un mes en pleno agosto para leernos miles de folios, que todavía no nos han hecho llegar en soporte informático (hay que ir a consultarlos por las mañanas en la CHE), y posteriormente articular unas alegaciones potentes, así como montar una campaña de recogida de alegaciones firmadas. ¿Es esto participación y un pleno ejercicio del derecho a la información medioambiental? Evidentemente no.

Durante este curso hemos tenido que hacer frente también a la presentación y aprobación por parte de la CHE del Plan de Cuenca del Ebro, un instrumento farragoso con una documentación de miles y miles de páginas que definirá cómo será la política de agua en el Ebro durante los próximos años. Para supervisar este proceso, se creó hace unos años la red Cuenca Azul, en la que estamos más de 50 organizaciones de afectados y ecologistas de Aragón, Catalunya, Euskal Herria, La Rioja y Castilla, y tras meses de trabajo pudimos presentar unas alegaciones contundentes que denuncian la grave situación de la Cuenca del Ebro, planteando el establecimiento de manera inmediata de unos caudales ambientales necesarios para las personas y los hábitat, con la amenaza real que vive el Delta del Ebro, y que desaparezcan del Plan obras como Yesa, Mularroya o Biscarrués, denunciando que el texto constituye un reparto de agua para usos económicos sin auténticos objetivos ambientales. Lamentablemente, nada de esto se ha escuchado, y los órganos de la CHE y del Ministerio, han aprobado el Plan del Ebro  sin atender nuestras denuncias y propuestas. Continúan como siempre, engrasando una maquinaria de obras sin sentido, como el embalse de Biscarrués, el cual se maquilla dentro del Plan como uso prioritario para laminación de avenidas, colocando el uso para Riegos del Alto Aragón en un nivel secundario, tratando de distraernos de la realidad sobre una obra que supondría otro atentado ominoso contra La Galliguera, con unos tremendos impactos ambientales y económicos, tal y como lleva años subrayando la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos.

Y por lo que parece, a la CHE le debía parecer que tenía pocos conflictos sin resolución, que hace apenas dos meses sacaba a información pública el proyecto de presa de Aguaviva para laminación de avenidas. Una obra con una gran oposición social, tanto en la propia Aguaviva como en el Baixo Aragón, Matarranya o Maestrazgo. En pocas semanas, los aguavivanos han tenido que organizarse, de manera ejemplar, creando la plataforma “El Bergantes No se toca”, planteando alegaciones y movilizaciones, y haciendo llegar a las administraciones lo absurdo de plantear esta obra, con el perjuicio que produciría en un río como el Bergantes, cuando existen otras alternativas sin impacto, y con un coste semejante, como la realización de un nuevo aliviadero en el embalse de Calanda. Ahí vamos a estar con ellos, apoyándoles y ayudándoles en todo lo que podamos para conseguir que no se arrase un río vivo, y espacios únicos que deberían ser preservados por todas las administraciones.

En esta lucha por los ríos y los pueblos vivos, por la dignidad y la justicia, frente a la especulación y el expolio que llega siempre en nombre de un falso interés general, no dejamos de señalar a la opinión pública la mentira mil veces repetida de que estas obras constituyen una riqueza y una oportunidad para el desarrollo. No es así, son una maquinaria que acaba con la vida de comarcas, de espacios que debemos preservar, una gigantesca ruina para todos, que asciende a más de mil millones de euros en el caso de los embalses conflictivos en Aragón, todos ellos con alternativas mucho más eficientes, sin impactos y mucho más baratas, que por cierto ni siquiera se ha molestado en estudiar la administración, sino que hemos tenido que plantear los afectados, con la ayuda de profesores universitarios e investigadores. En esta lucha, afortunadamente contamos con el apoyo y solidaridad de un buen número de colectivos y organizaciones, pero no dejamos de subrayar a todos aquellos agentes políticos y sociales que no se hayan sentido todavía sensibles a la causa de los afectados por obras hidráulicas, que todas estas obras son un síntoma de cómo el capitalismo pasa por encima del medio ambiente y de las personas sin miramiento alguno, y que frente a ello debemos posicionarnos en contra todos aquellos a quienes esto nos repugne.

Y para terminar una imagen para la esperanza y la ilusión, la de la vieja escuela de Jánovas, destruida por Iberduero, y cómo los antiguos habitantes del pueblo la están reconstruyendo desde hace un año. Sin duda todo un símbolo y una realidad de lo que se puede conseguir luchando sin llegar nunca a rendirse.

Valentín Cazaña Maella (Presidente de COAGRET, Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases) | Para AraInfo

4 agosto, 2013

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR