El Fénix vence a domicilio al CAU Valencia y abandona la zona baja de la tabla

Con esta importantísima victoria el equipo maño se sitúa octavo en la tabla y adelanta con este resultado a dos competidores directos en la zona media-baja de la clasificación como son el Tatami R.C. y Barcelona Enginyers Rugby

Foto de archivo.

El Fénix volvía de su visita a un histórico del rugby como el CAU Valencia, con cuatro puntos más que le hacen abandonar la zona baja de la clasificación, aunque convencido de que todavía queda trabajo de cara a conseguir la salvación.

El Fénix saltó al campo del río consciente de la dificultad de disputar la posesión al equipo local, y mentalizado en que regresar con un buen resultado de Valencia sería fruto de la concentración en defensa. Los zaragozanos se pusieron el mono de trabajo, del 1 al 15. Ayudas en los contundentes placajes, ralentización de la salida con la disputa del contrarruck y rápida ocupación defensiva, fueron las claves de una defensa que pocas opciones dio al imaginativo y horizontal juego valenciano.

Fruto de la concentración y el trabajo en defensa, en el minuto 7, una gran acción de Thomas Armand, daba la oportunidad a Pierre Huc de ensayar en contrataque. Gautier Viriot convertiría para el 0-7.

La primera parte se hizo larga, muy larga. A pesar de la buena defensa, el intenso viento en contra impedía a los del Fénix salir a campo contrario con el juego al pie. El CAU tuvo campo y posesión. Lo intentó en cada golpe a touch con el maul, pero la defensa de maul de los zaragozanos se impuso con claridad.

Aún tuvieron arreones los azules, que fueron mucho más duros en el primer contacto que los valencianos: Liviu Nitoiae, un Jorge Asensio especialmente en forma, alguna internada de Rodolphe Mendes… pero a pesar de las rupturas de primera cortina, los apoyos ofensivos tardaban en llegar y se rompía la continuidad.

En uno de los dos únicos errores defensivos de la delantera maña llegaría el único ensayo del CAU de la primera parte, tras una mala organización defensiva cerca de un ruck demasiado próximo a su línea de ensayo. 5-7. Minuto 18. Desde ese minuto hasta el 56 el marcador no se movería. Clara superioridad de ambas defensas sobre ambos ataques.

En la segunda parte el Fénix salió a poner el viento de su parte, o a ponerse de parte del viento, si se quiere. Se salía fácil a campo contrario con pie. Y ya en campo del CAU se jugaba cerca con verticalidad y sensación de peligro. A pesar de ello el equipo valenciano se puso por delante con un tiro a palos. El Fénix volvía a campo contrario, y una patada diagonal rasa y envenenada fue aprovechada por Alexander Favreau para poner el 8-14, tras una muy difícil conversión de Gautier.

El segundo ensayo del CAU llegó tras la única fase en la que generaron manifiesta superioridad numérica en el exterior, donde realmente es peligroso el equipo valenciano. En la anterior su delantera consiguió involucrar a dos tres cuartos rivales en labores de placaje. Posterior conversión para el 15-14. La última vez que se pondrían por delante en el marcador. De ahí, al final del partido, la misma tónica que en la primera parte, pero con el viento a favor y en campo valenciano, lo que propició 4 golpes de castigo convertidos por Gautier para llegar el 15-26 final.

Una gran victoria para los maños que se traen la mala noticia de la lesión de Thomas Armand, fractura de metacarpo, en la que es su última temporada con el Fénix. Un jugador que se ha convertido en estandarte del club maño, dentro y fuera de la cancha. Una lástima que se pierda el final de temporada.

Al Fénix le quedan dos semanas para preparar su encuentro contra el Valencia Tecnidex, un duro equipo, al que los maños tratarán de plantarle cara, tras la mejora de las últimas semanas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies