Culturas

Fallece a los 88 años Toni Morrison: escritora y activista afroamericana, pionera en la lucha contra la discriminación racial

Morrison fue la primera mujer negra que ganó un Premio Nobel de Literatura. Uno de sus grandes deseos fue siempre "cambiar el lenguaje para purificarlo de racismo y llenar ese vacío con la voz de las mujeres negras" y criticaba: "Americano significa blanco". Como editora en la prestigiosa Random House se convirtió en defensora y difusora de autores y autoras afroamericanas, como Henry Dumas, Gayl Jones o Angela Davis.
| 6 agosto, 2019 20.08
Fallece a los 88 años Toni Morrison: escritora y activista afroamericana, pionera en la lucha contra la discriminación racial
Toni Morrison. Foto: Wikipedia

La escritora estadounidense Toni Morrison, la primera mujer negra que ganó un Premio Nobel de Literatura, falleció este lunes a los 88 años en un hospital de Nueva York rodeada de familia y amigos, según ha anunciado la casa editorial Alfred A. Knopf en su cuenta de Twitter.

«Sus narrativas e hipnótica prosa han dejado una marca indeleble en nuestra cultura. Sus novelas dominan y demandan nuestra atención. Son trabajos canónicos y, más importante, libros que los lectores siguen amando», ha expresado Sonny Mehta, el director de la firma.

Morrison, representante de la narrativa norteamericana creada por autores negros, ganó el Nobel en 1993, el Pulitzer de ficción en 1988 y, tras una carrera de seis décadas, deja un legado con títulos que destacan por su humanidad, como ‘Beloved’, ‘Song of Solomon’ y ‘Mercy’ o ‘Jazz’. Fue una incansable activista y pionera en la lucha contra la discriminación racial.

Escribió un total de once novelas durante su trayectoria, que dispuso «al servicio de la literatura: escribiendo libros, leyendo libros, editando libros, enseñando libros. Se me ocurren pocos escritores de las letras estadounidenses que escribieran con más humanidad o amor por el lenguaje que Toni», ha añadido Mehta.

El estilo de Morrison sobresale por la construcción de los personajes, especialmente mujeres, y el lenguaje, que la escritora afroamericana situó por encima del argumento, del que dijo que es como «el armario donde vas colocando vestidos y vestidos, que son los personajes, los que de verdad me interesan».

Uno de sus grandes deseos fue siempre «cambiar el lenguaje para purificarlo de racismo y llenar ese vacío con la voz de las mujeres negras». Morrison manifestó en varias ocasiones que «la literatura americana no volverá a ser la misma tras la incorporación de las minorías étnicas». Y criticaba: «Americano significa blanco».

Nacida Chloe Anthony Wofford el 18 de febrero de 1931 en Lorain (Ohio, Estados Unidos), en el seno de una familia negra de clase obrera, la autora se graduó primero en Filología Inglesa en la Howard University de Washington, y más adelante, tras divorciarse y dejar la enseñanza, llegó a Nueva York en 1964.

En la Gran Manzana trabajó como editora de libros de texto y como editora literaria en la prestigiosa Random House. Desde allí, se convirtió en una apasionada defensora y difusora de autores y autoras afroamericanas, como Henry Dumas, Toni Cade Bambara, Gayl Jones o Angela Davis.

Toni Morrison y Angela Davis en 1974. Foto: Jill Krementz.

En 1970 adoptó el seudónimo de Toni Morrison para firmar su primera novela, ‘The bluest eye’, para evitar que en la editorial en la que trabajaba se enterasen de que publicaba en otra. En este libro narró la histora de una niña negra, Pecola, que deseaba tener los ojos del color de las muñecas de las niñas blancas. Fue solo el principio de toda una serie en obras en las que Morrison se colocó en un espacio de crítica histórica, volviendo a colocar la discriminación racial en el centro del mundo literario.

Continuó con ‘Sula’ y ‘Song of Salomon’, que le valió el Premio Nacional de la Crítica norteamericana 1978, cuyo éxito comercial y de crítica le permitió dejar su trabajo en la editorial para dedicarse de lleno a la literatura, y con ‘Tar baby’ y ‘Beloved’, que le mereció el Pulitzer de ficción en 1988.

En 1992 publicó ‘Jazz’, así como un ensayo en el que defendía a Anita Hill, la joven negra que denunció por acoso sexual al juez Clarence Thomas, y un año después le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. Siendo la octava mujer en obtener ese galardón, y la primera mujer negra, la Academia sueca destacó la «fuerza visionaria» y el «peso poético» de la obra de Toni Morrison.

La escritora siguió escribiendo libros después del Nobel, también junto a su hijo Slade Morrison, con el que se adentró en la literatura infantil, y exploró otros géneros, como las letras de ‘Four Songs’ para el compositor André Previn o el libreto de ópera ‘Margaret Garner’ para Richard Danielpour.

En el documental Toni Morrison: The Pieces I Am, la autora y activista Angela Davis recordó que Morrison, ya con dos hijos y trabajos demandantes, escribía en los momentos que podía, incluso garabateaba párrafos en el volante de su automóvil mientras el tráfico detenía su marcha.

6 agosto, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR