Éxito de la huelga general en Euskal Herria en defensa de unas pensiones, un trabajo y una vida dignas

"La unidad ha marcado esta huelga gracias a la suma de distintas luchas", han destacado los sindicatos y organizaciones convocantes, integrantes de la Carta de los Derechos Sociales de Euskal Herria. El paro tuvo un amplio seguimiento en todos los sectores, especialmente en educación, a pesar de las "prohibiciones, cargas, multas y trabas de los cuerpos policiales", que se saldó con 19 personas detenidas. El Aragón solidario se concentró en apoyo a la huelga.

Foto: @AhotsaInfo

La huelga general de este jueves en el sur de Euskal Herria en defensa de las pensiones, el empleo y los derechos sociales ha tenido un seguimiento masivo según los sindicatos y organizaciones convocantes. 140.000 personas se sumaron al mediodía a las marchas de las cuatro capitales del sur: Bilbo, Donostia, Gasteiz e Iruñea. Por la tarde, se repitieron las multitudinarias manifestaciones. La víspera, se realizaron centenares de caceroladas en pueblos y barrios en respuesta al llamamiento realizado por la Carta de los Derechos Sociales.

"Decenas y decenas de miles de personas salieron a las calles para decir alto y claro que quieren unas pensiones, un trabajo y una vida dignas. No fue un fracaso, fue una demostración del hastío social hacia este sistema", manifestaron los convocantes de la huelga general: los sindicatos -ELA, LAB, ESK, STEILAS, Hiru, Etxalde, EHNE y CNT- y las organizaciones sociales de pensionistas, feministas, ecologistas, el movimiento juvenil, plataformas contra la exclusión social, la Red de Economía Social y Solidaria, integrantes de la Carta de los Derechos Sociales de Euskal Herria.

"La unidad ha marcado esta huelga. Se ha producido la suma o confluencia de distintas luchas, y la convocatoria ha sido totalmente transversal gracias a la convergencia de diferentes colectivos de trabajadoras y trabajadores: haciendo énfasis en la reivindicación de cada cual, pensionistas, movimiento feminista, jóvenes, movimiento estudiantil, agentes contra la exclusión social y personas que pelean en frentes diversos hemos sido parte de la misma lucha", añaden en una nota de prensa.

Según los sindicatos y organizaciones, con esta convocatoria "ha quedado claro, frente a quienes quieren imponernos el discurso contrario, que en este pueblo existe una mayoría social que aspira a trabajos, pensiones y vidas dignas y está dispuesta a movilizarse y a tomar las calles para ello". "Tenemos la convicción de que es esta mayoría social articulada y movilizada la que hará posible el cambio social, y tenemos claro que hoy hemos sentado unas bases firmes para avanzar hacia la soberanía popular", subrayan.

Amplio seguimiento desde primera hora

Foto: @AhotsaInfo

El seguimiento del paro fue de un 65% en la enseñanza pública, de un 80% en el Consorcio Haurreskolak (escuelas infantiles) y del 90% en las ikastolas. Además, los sindicatos y organizaciones convocantes de la huelga general, destacan que la mayoría de las actividades de la UPV/EHU se cancelaron, y las facultades de Empresariales y Ciencias Sociales de Mondragón Unibertsitatea permanecieron cerradas.

La huelga tuvo un seguimiento del 30% en la industria, parando la producción en muchas grandes empresas. En Gipuzkoa, el paro en las fábricas fue casi absoluto, y también en algunas comarcas de Bizkaia y el noreste de Nafarroa. Según los convocantes, la huelga también tuvo un amplio respaldo en otras importantes empresas del Gran Bilbao, Araba o Iruñerria. "En muchos centros de trabajo las y los trabajadores decidieron no acudir al trabajo y los piquetes realizaron su labor en todos los polígonos y ciudades" del sur de Euskal Herria, apuntan.

El pequeño comercio de muchos municipios vascos bajó sus persianas durante la jornada de huelga. Algunos grandes centros comerciales tampoco abrieron, así como "numerosos comedores escolares y de empresa".

Muchas líneas de transporte público solo ofrecieron servicios mínimos, "totalmente excesivos", critican. En este sentido, denuncian el "uso abusivo" por parte de las empresas, "asignando a ese servicio personas que iban a respaldar la huelga" y afean que en la sanidad pública se ha producido la misma situación.

En la administración pública, por ejemplo en Gipuzkoa, decenas de ayuntamientos estuvieron cerrados, sobre todo de grandes municipios como Beasain, Tolosa, Andoain, Lasarte, Arrasate y Bergara. En Bilbo, Donostia, Getxo, Agurain y Laudio el seguimiento rondó el 40%.

En EITB, la radio y televisión públicas, "solo se emitieron informativos y programas grabados". En cuanto a los periódicos, este jueves no salieron a la calle Gara, Berria y Deia. Entre los medios de comunicación, Hamaika Telebista, la revista Argia y las ediciones comarcales de Hitza y Tele7, también se sumaron a la huelga general.

19 personas detenidas, "prohibiciones, cargas, multas y trabas de los cuerpos policiales"

Las organizaciones convocantes denunciaron las "prohibiciones, multas y trabas que la Ertzaintza y otros cuerpos policiales" aplicaron contra las personas participantes en la huelga general. Asimismo, denuncian "con firmeza" que "la represión contra las y los huelguistas ha sido desproporcionada".

Por ejemplo, señalan las cargas contra un grupo de manifestantes en Gasteiz, la "actuación violenta" contra algunos huelguistas en Basauri o las identificaciones a centenares de huelguistas. El piquete feminista también fue objeto de duras cargas por parte de las fuerzas policiales.

Según informaba Naiz, el balance de personas detenidas ascendía a diecinueve. Cuatro personas fueron detenidas en Burlata tras cortar el acceso a un polígono, otras dos en Donostia por realizar pintadas y una séptima en Ermua acusada de "atentado a la autoridad". En Zornotza, en el polígono industrial de Boroa, otra dos personas fueron arrestadas por "desórdenes públicos" y en Iruñea se ha producido una en Donibane y nueve en La Morea por la tarde.

A lo largo de la jornada, se produjeron numerosos cortes de carretera en todo el sur de Euskal Herria.

"Intento político de neutralizar la fuerza de la huelga"

La Carta de los Derechos Sociales de Euskal Herria ha criticado que "distintas instituciones han atentado contra la libertad de manifestación y reunión al denegar el permiso para varias movilizaciones (por ejemplo, algunas de las columnas previstas en Bilbo e Iruñea)". En opinión de los sindicatos y organizaciones convocantes, "se trata de un intento político de neutralizar la fuerza de la huelga general del 30 de enero, objetivo que la masiva respuesta popular ha impedido".

En este sentido, cabe señalar que el Gobierno vasco y la patronal han calificado la huelga de fracaso. En este sentido, expresaron que "el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra tienen que mirar a este pueblo, deben escuchar a quienes estamos aquí, y aceptar nuestras reivindicaciones", para asegurar que "necesitamos otra política y otro modelo social, pero, si miras a la gente solo con las gafas de la patronal, pasa lo que pasa".

Solidaridad desde Aragón

Para mostrar su apoyo a la huelga general, en Zaragoza, CATA, CUT, IA.Cobas, ISTA, SASA, SOA, CRT, Puyalón, Rasmia, Anticapitalistas, Grupo Pensionistas, las Marchas de la Dignidad Aragón y CNT se concentraron por la tarde en la céntrica plaza España, en defensa de lo público.

El sindicato OSTA también mostró su apoyo a la huelga en Euskal Herria, en otra concentración, en defensa de los derechos laborales y las pensiones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies