#economíasolidaria  Economía  Entrevistas

Existen muchos economistas solidarios

“En la sociedad, todavía, la cooperación parece ligarse a necesidades extraordinarias y la solidaridad es magnífica cuando hay una tragedia en cualquier lugar del mundo. Por ello, parecen entender mejor la existencia de médicos o bomberos solidarios que la de economistas. Sin embargo, la pobreza y la exclusión social hunden sus raíces en factores económicos...
| 10 julio, 2013 08.07

economistas sin fronteras2“En la sociedad, todavía, la cooperación parece ligarse a necesidades extraordinarias y la solidaridad es magnífica cuando hay una tragedia en cualquier lugar del mundo. Por ello, parecen entender mejor la existencia de médicos o bomberos solidarios que la de economistas. Sin embargo, la pobreza y la exclusión social hunden sus raíces en factores económicos y por ello, quizás ninguna ONG más necesaria que la de los economistas. Alguna vez nos han hecho la broma en relación con la imagen habitual de los economistas ambiciosos, tiburones de las finanzas: ¡Ah! ¿Pero existen economistas solidarios? Pues sí, afortunadamente, muchos”, sostiene el fundador de Economistas Sin Fronteras (ESF) y actual vicepresidente y rector de la UNED, Juan Gimeno.

La ONGD celebra este año su 15 aniversario repitiendo en voz bien alta su principal objetivo: contribuir a generar cambios en las estructuras económicas y sociales que permitan una sociedad justa y solidaria.

ESF fue fundada en 1997 por un grupo de profesores y catedráticos universitarios, comprometidos y preocupados por la desigualdad y la pobreza. Noticias Positivas ha mantenido un diálogo con el fundador de la entidad y con Juan Luis del Pozo, socio, voluntario y antiguo miembro de la junta directiva.

Noticias Positivas: ¿Cómo ha sido el camino durante estos 15 años? ¿Qué ha sido lo más difícil?

Juan Gimeno: En todas las organizaciones, como en las personas, hay momentos mejores y peores. Tuvimos hace unos años una crisis de crecimiento que, afortunadamente, consolidó una mayor fuerza y unidad. Los peores momentos estamos viviéndolos en esta época en la que la disminución de las ayudas públicas ponen en peligro muchos de nuestros proyectos y parte de nuestra propia estructura. Precisamente cuanta más falta hace que actuemos las ONG ante la disminución radical de las políticas de solidaridad.

N+: ¿Y lo mejor?

JG: Lo más positivo es, sin duda, el trabajo de cada vez más voluntarios entusiastas. Ver y palpar los resultados de nuestros proyectos, tanto de sensibilización como de apoyo a colectivos aquí y en otros países, es también un acicate esencial para seguir trabajando.

N+: ¿Cómo ha sido la evolución de la ciudadanía en cuanto a los conceptos y prácticas relacionados con la economía social y solidaria?

Juan Luis del Pozo: Pensamos que todo lo que ha sucedido en los últimos años a raíz del estallido de la burbuja inmobiliaria y el desarrollo de la crisis ha servido para visibilizar el conjunto de valores y de prácticas que se promueven desde la economía social y solidaria. El descontento de una parte importante de los ciudadanos y ciudadanas que cristalizó en el movimiento 15-M ha sido el catalizador de la búsqueda de alternativas a los modelos e instituciones promovidos desde el sistema capitalista, y en el plano de la economía mucha gente ha descubierto en la economía social y solidaria un espacio donde participar y militar, porque también es una opción política. Se trata de oponer un tipo de economía basado en la cooperación y orientado a satisfacer las necesidades de las personas a un sistema que promueve la competencia y el individualismo y donde un crecimiento al servicio de los intereses de una minoría se antepone al bienestar de la generalidad de la población.

Creemos que precisamente ha tenido mucho que ver el impulso que ha dado el 15-M a la creación y el fortalecimiento de las redes lo que ha permitido a los colectivos y entidades que trabajan en el ámbito de la economía social y solidaria romper la atomización en que se movían y plantear una estrategia de crecimiento que se ha plasmado en proyectos tan importantes y necesarios como el mercado social, las cooperativas integrales, etc.

N+: ¿Qué falta mejorar?

JLP: Quizás éste sea el reto que tiene por delante la economía social y solidaria, ser capaz de aglutinar a un número significativo de entidades y personas comprometidas con sus valores con el fin de demostrar que otra manera de hacer economía y de satisfacer nuestras necesidades es posible.

El primer fin de semana de junio ESF estuvo participando en la I Feria de Economía Solidaria, promovida por el Mercado Social de Madrid y la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS). Pensamos que fue todo un éxito, y creemos que la importancia de un evento así reside en la necesidad de visibilizar que cada vez son más los proyectos que, en el marco de la economía social y solidaria, se muestran como una realidad y además son proyectos viables.

N+: ¿Qué campañas estáis llevando adelante en la actualidad?

JLP: El eslogan de ESF es: “Trabajamos por una economía más justa”. Ese objetivo se viene desarrollando en las diferentes áreas de trabajo que componen la organización, que son cooperación y educación para el desarrollo, Responsabilidad Social Corporativa, y Economía Social y Solidaria.

No obstante, a nivel de campañas nos gustaría destacar que en estos momentos estamos tratando de organizar nuestro ciclo anual de cine-foro “la otra actualidad”, que ya va por su decimocuarta edición y corre el peligro de no poder celebrarse por falta de presupuesto. Para poder financiarlo hemos lanzado una campaña de crowdfunding que está a punto de terminar. También estamos involucrados en la organización de un curso de verano con la Universidad Autónoma de Madrid, en el cual os animamos a inscribiros y participar.

10 julio, 2013

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR