Ecología

Exigen un casco histórico ciclable para Zaragoza

Ante la inminente solución que el Ayuntamiento va a dar a la circulación de las bicicletas por el Casco Histórico, desde el Colectivo Pedalea exige valentía y audacia al equipo de gobierno para permitir la circulación de bicis por el mayor espacio posible
| 11 septiembre, 2015 15.09

El colectivo Pedalea exige a los técnicos municipales que abandonen de una vez por todas la aplicación de las lógicas del coche a la hora de plantear soluciones de movilidad para la bicicleta. “Se trata de un planteamiento habitual en los técnicos de movilidad, que acaba limitando innecesariamente la movilidad ciclista”, advierten desde Pedalea.

En este sentido, y como norma general, Pedalea exige que todas las calles que tienen el mismo nivel en toda su sección sean ciclables en ambos sentidos, pues consideran que el volumen del coche y sus características imponen una lógica de direcciones en calles estrechas completamente absurda en el caso de la bicicleta.

Entiende Pedalea que lo contrario creará confusión, multiplicará las sanciones y, en definitiva, reducirá aún más el uso de la bicicleta en las calles, “siguiendo la tendencia del último año en nuestra ciudad”. La permeabilidad de la bicicleta en el Casco Histórico es clave para la continuidad ciclista en la ciudad. Las medidas que se adopten tendrán un enorme impacto en el número de usuarios de la bicicleta, en uno u otro sentido.

“Estamos ante una decisión clave para que Zaragoza sea referente en movilidad ciclista, como deseamos desde Pedalea, y para reparar la pérdida de movilidad sufrida durante los dos últimos años. Conviene señalar que nuestra propuesta ni siquiera se trata de una medida de vanguardia en movilidad ciclista. En Francia, por ejemplo, acaban de aprobar la posibilidad de circulación de bicicletas en contra dirección en las calzadas limitadas a 30 km/hora“, apuntan desde Pedalea.

Así pues, para Pedalea, el planteamiento base sobre el que se debe articular la circulación de bicicletas por el Casco Histórico debe partir de los siguientes cuatro puntos:

Continuidad y permeabilidad en el Casco Histórico para dotar de recorridos lógicos tanto a las personas residentes en esta zona como al resto de ciclistas que han de atravesarlo.

Ciclabilidad en ambos sentidos en calles al mismo nivel. Quizá el mejor ejemplo para visualizar esta cuestión es la reivindicación que en este sentido lleva haciendo Pedalea desde hace años con respecto al puente de Piedra.

Ciclabilidad en la plataforma del tranvía en Coso y Cesar Augusto. Medida fundamental para la circulación ciclista por el centro de la ciudad.

Limitación horaria para las bicis en las calles de mayor tránsito peatonal, como es el caso de la calle Alfonso, pero nunca limitación total.

Asimismo, Pedalea muestra su pesar ante el sistemático ataque a las bicicletas por parte de organizaciones que se autoproclaman defensoras de la movilidad sostenible a través del fomento de los desplazamientos peatonales, mientras que en la práctica y de manera incoherente sólo persiguen la reducción del espacio ciclista.

“El conflicto en determinadas aceras de nuestra ciudad es un problema real, pero en absoluto generalizado. El verdadero devorador de espacio peatonal en la ciudad es el coche privado. Reducir la movilidad ciclista supone el aumento del tráfico a motor tanto en intensidad como en velocidad. Algo que, como demuestra la evolución del tráfico desde hace décadas, arrincona al peatón, en especial al más débil, personas con movilidad reducida, ancianos y niños”, concluyen.

11 septiembre, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR