Este no es mi país, no me reconozco en él

Una vez más este gobierno ha vulnerado la Ley de Extranjería, la propia. El Tratado con Marruecos, la directiva Marco de la Unión Europea, la de Derechos Humanos, La Convención de Ginebra para refugiados, vamos casi todas, al devolver a los 7 jóvenes subsaharianos que refugiados en “tierra española” habían llegado hace dos noches al Peñón de Chafarinas. No ha respondido a su petición de asilo, ha hecho lo que habitualmente vienen haciendo: “una devolución en caliente”. Dando una interpretación más que ‘sui generis’ de lo que son las fronteras, que en el caso español se amplían o se constriñen …

Islas Chafarinas
Islas Chafarinas
Islas Chafarinas

Una vez más este gobierno ha vulnerado la Ley de Extranjería, la propia. El Tratado con Marruecos, la directiva Marco de la Unión Europea, la de Derechos Humanos, La Convención de Ginebra para refugiados, vamos casi todas, al devolver a los 7 jóvenes subsaharianos que refugiados en “tierra española” habían llegado hace dos noches al Peñón de Chafarinas.

No ha respondido a su petición de asilo, ha hecho lo que habitualmente vienen haciendo: “una devolución en caliente”. Dando una interpretación más que ‘sui generis’ de lo que son las fronteras, que en el caso español se amplían o se constriñen a conveniencia y los ha devuelto a Marruecos quien se hará cargo de ellos, en la forma y manera que ya sabemos. Ni siquiera se les ha permitido asistencia letrada durante las más de 30 horas que han permanecido en suelo español. ¿Esta es la Europa de las garantías? ¿Esta es la forma en que España aplica la Ley?

Siento un profundo asco y un total desprecio por la forma en que este gobierno una y otra vez da la espalda a quienes intentan llegar a este país. Lo hace incumpliendo todas las normativas legales y con la connivencia de Marruecos, que recordemos mantiene un contencioso con España sobre Ceuta, Melilla e incluso las islas Chafarinas. ¿Qué ha cambiado ahora? ¿qué nuevo estatus han firmado España y Marruecos, para que éste se haga cargo, sin rechistar de los emigrantes? Acaso el borbon y su gran hermano, el rey de Marruecos tienen entre manos algún sustancioso negocio con el que acallar las hasta hace nada reivindicaciones territoriales del gobierno alauita?

Mientras, el país se narcotiza con el enésimo partido del siglo convenientemente aderezado por esas cofradías que recorren nuestras calles entre atronadores ruidos y amenazantes tipos a lo KKK. Los mismos que durante horas pasean a sus ídolos, los que en su suprema soberbia nos acusan a los demás de ateos y de bárbaros, los mismos que se erigen en representantes del amor y de la caridad. Esos, no han levantado un dedo, -los tenían ocupados en cirios y flagelos-, en defender a cualquiera de los miles de cristos que todos los días llegan a las costas de este país pidiendo una poca de esa caridad que parece que solo en estos días les rezuma como la cera de sus velones.

Duele ver como son tratados los seres humanos este país, duele ver como el gobierno los ha convertido en rebaños a los que se concentra en vergonzantes CIEs, se expulsa en aviones todas las semanas y son ‘devueltos en caliente’ cuando intentan llegar a nuestras fronteras. Hoy Jueves Santo, para los creyentes, puedo imaginarme a estos hombres y mujeres, tras ser devueltos a Marruecos, quien los deja en la frontera más próxima, el desierto. Rotos sus sueños de una vida mejor, vagando por áridas tierras, hambrientos, enfermos, apaleados por los gendarmes y con una determinación “ellos también quieren su parte de ese primer mundo que les negamos”.

Este país no es el mío, yo no me reconozco en él. Me avergüenzo y pido perdón a todos aquellos que intentan llegar a él, por el trato que reciben. Hemos olvidado demasiado pronto que fuimos y somos un país de emigrantes, que muchos de nuestros hijos e hijas, muchos de nuestros familiares han sido expulsados del nuestro en los últimos años. También ellos han llegado a otro en busca de ese trabajo que aquí se les niega. Espero fervientemente que esos países los traten un poco mejor de lo que nosotros tratamos a los que vienen aquí en busca de lo mismo: Trabajo, paz, dinero que enviar a la familia y un mundo en el que poder sentirse humanos.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies