Episodios de contaminación por ozono en Aragón

Desde el pasado 23 de julio, en que Ecologistas en Acción denunció la contaminación por ozono troposférico en Aragón, las superaciones legales de este gas tóxico no han hecho más que aumentar y en la ciudad de Monzón, con 29 superaciones, ya se ha traspasado el límite anual que marca la legislación ambiental. Mientras tanto la Administración Pública muestra una pasividad total ante este problema que afecta a la salud pública y al medio ambiente. Cuando Ecologistas en Acción llamó la atención sobre los altos niveles de ozono en Aragón, Monzón ya había superado durante 14 días el máximo legal …

Desde el pasado 23 de julio, en que Ecologistas en Acción denunció la contaminación por ozono troposférico en Aragón, las superaciones legales de este gas tóxico no han hecho más que aumentar y en la ciudad de Monzón, con 29 superaciones, ya se ha traspasado el límite anual que marca la legislación ambiental. Mientras tanto la Administración Pública muestra una pasividad total ante este problema que afecta a la salud pública y al medio ambiente.

Cuando Ecologistas en Acción llamó la atención sobre los altos niveles de ozono en Aragón, Monzón ya había superado durante 14 días el máximo legal de 120 microgramos/m3 de ozono, en medias de 8 horas (octohorarias), cifra a partir de la cual se considera “oficialmente” que se daña la salud de las personas, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que ya son peligrosos los valores que superan los 100 microgramos/m3. "Tras finalizar el verano las superaciones se han duplicado y en Monzón, con 29 días de exceso, se ha sobrepasado ya el tope de 25 ocasiones por año que marca la normativa europea, mientras que otras ciudades aragonesas andan cerca como es el caso de la ciudad de Uesca, con 21 superaciones, o Torrelisa (cerca de Aínsa), con 18" añade la organización ecologista.

Ecologistas explica que "el ozono troposférico (O3), o de la parte baja de la atmósfera donde habitamos, es un gas muy oxidante que además de dañar a la vegetación perjudica la salud de las personas provocando una mayor mortalidad y morbilidad (enfermedad) en las áreas contaminadas, afectando principalmente al aparato respiratorio". Destacan, además, que "los episodios de contaminación habidos en Aragón durante este verano, en especial entre el 7 y el 25 de julio, han sido especialmente preocupantes en las ciudades de Uesca y Monzón debido a que, más allá de lo que prevén las normas, los niveles de ozono han sido altos durante muchos días seguidos y durante muchas horas seguidas (el ozono disminuye durante las noches). No es lo mismo superar la norma de los 120 microgramos/m3 en medias de tan solo 8 horas y en días malos que se alternan con días aceptables, que tener 18 días seguidos sobrepasando el límite y en medias, tal como pasó en Uesca y Monzón entre el 7 y 9 de julio, que mucho más allá de las 8 horas legales, llegaron a  sobrepasar los 120 microgramos/m3  en medias de hasta 13 horas (Uesca 8 y 9 de julio). Todo eso con una norma oficial que, por motivos políticos, se queda corta para proteger la salud humana. Si se siguiera el criterio de la OMS (100 microgramos/m3 en 8 horas) las cifras serían mucho más escandalosas y las superaciones se dispararían y tendríamos, por ejemplo, 79 superaciones en Monzón ó 94 en Torrelisa, con periodos larguísimos de tiempo superando el nivel de los 100 microgramos/m3 en medias octohorarias".

Ecologistas en Acción considera que, aunque los datos sobre contaminación pueden encontrarse en internet o en la prensa (de modo muy breve y con retraso), la gran mayoría de la población aragonesa no llega a enterarse de estos periodos de contaminación y que por ello el Gobierno de Aragón debe mejorar la información de estos eventos para que la población pueda tomar algunas medidas de autoprotección, evitando, por ejemplo, el hacer deporte o ejercicio al aire libre en las horas de mayor incidencia de ozono (últimas horas de la tarde). Así mismo considera que es especialmente importante que la Administración Pública abandone la pasividad que muestra ante el problema de la contaminación atmosférica, "un problema que solo parece afrontar cuando la Unión Europea amenaza con sanciones".

Por todo ello Ecologistas en Acción solicita al Gobierno de Aragón y a los Ayuntamientos de Monzón y Uesca, como ciudades más afectadas, que hagan las gestiones necesarias para estudiar el origen de los contaminantes que generan el ozono troposférico y que inicien una política de prevención que aminore los episodios de contaminación y que "no se limite tan solo a esperar que las cosas empeoren para empezar a tomar medidas cuando el mal a la salud de la población ya se haya consumado".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies