Entrevista al Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba: "La solidaridad es esa ternura entre los pueblos"

Bolivia.- El pasado 9 de octubre se cumplían 46 años del asesinato del Che Guevara. El Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba, que el próximo día 26 de octubre celebra su XIII Congreso Nacional en la ciudad de Cochabamba (Bolivia), fue una de las organizaciones implicadas en la preparación del Encuentro Social y Alternativo que se llevó a cabo en La Higuera y Vallegrande, poblaciones donde mataron y trasladaron el cadáver del Che. En este contexto latinoamericano donde se han abierto interesantes procesos populares, la labor internacionalista de los Movimientos de Solidaridad entre estados progresistas latinoamericanos, es una herramienta fundamental …

Representantes del Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba. Foto: Somos Sur
Representantes del Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba. Foto: Somos Sur
Representantes del Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba. Foto: Ainhoa Fernández (AraInfo)

Bolivia.- El pasado 9 de octubre se cumplían 46 años del asesinato del Che Guevara. El Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba, que el próximo día 26 de octubre celebra su XIII Congreso Nacional en la ciudad de Cochabamba (Bolivia), fue una de las organizaciones implicadas en la preparación del Encuentro Social y Alternativo que se llevó a cabo en La Higuera y Vallegrande, poblaciones donde mataron y trasladaron el cadáver del Che.

En este contexto latinoamericano donde se han abierto interesantes procesos populares, la labor internacionalista de los Movimientos de Solidaridad entre estados progresistas latinoamericanos, es una herramienta fundamental para sostener y dotar de contenido ideológico y político a estos procesos.

Nicolay Camacho, presidente departamental de Cochabamba del Movimiento de Solidaridad con Cuba de Bolivia conversa con AraInfo sobre la importancia del internacionalismo en los actuales procesos populares latinoamericanos.

Diego Marín Roig.- ¿Qué es el Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba en Cochabamba, cómo se organiza?

Nicolay Camacho.- El movimiento de solidaridad con Cuba es una organización que tiene muchísimos años y con distintos nombres, primero era la Casa de amistad Bolivia-Cuba, después estaba relacionado con el Instituto de Amistad entre los pueblos Bolivia-Cuba, el movimiento como tal se constituye hace 12 años. Este año celebramos nuestro treceavo congreso a nivel nacional. Somos una organización cuyo trabajo consiste en ejercer la solidaridad con el pueblo de Cuba, que consideramos uno de los pueblos más asediados e injustamente agredido por el imperialismo desde hace más de 50 años. Para nosotros la solidaridad con Cuba tiene el mismo significado que para el Comandante Fidel. Él dice que la solidaridad es nuestra propia deuda histórica con la humanidad, y nosotros lo consideramos de la misma manera. Vemos que la injusticia que se comete contra Cuba todos los días, de mil maneras distintas es algo contra lo que hay que luchar. El MBSC es una suerte de organización de organizaciones donde confluyen partidos políticos, organizaciones sociales y políticas, colectivos culturales, individualidades sin afiliación política y cualquiera con la convicción de hacer solidaridad con el pueblo de Cuba. Nuestra finalidad es básicamente esa, poder difundir lo que es la Revolución Cubana, lo que ella significa en el pueblo boliviano, difundir la injusticia del bloqueo, así como la realidad de los cinco héroes cubanos presos en EEUU, y también difundir el trabajo internacionalista que hace Cuba en nuestro propio país y en más de media centena de países en el mundo, donde manda brigadas de médicos, educadores, solo en el caso de Bolivia, Cuba a formado a mas de 5000 nuevos médicos bolivianos, para que vengan a trabajar por su país. Ese es nuestro ejemplo. Mientras EEUU envía soldados, Cuba envía médicos. Pretendemos despertar a la opinión pública esa realidad que está ahí para quien quiera verla, pero que a veces se nos oculta gracias a los medios de comunicación masiva que desinforman a la población sobre los verdaderos objetivos de la Revolución Cubana, sobre sus verdaderos resultados y éxitos. Cuba se plantea como una dictadura para los ojos del mundo occidental, y eso no puede estar más alejado de la realidad. Cuba es una democracia real socialista, con plena participación popular, que a pesar de los miles de errores, de los defectos que pueda tener, y que los mismos comandantes Fidel y Raúl nunca se han cansado de repetir la importancia de corregirlos y rectificarlos. Es ese espíritu de autocrítica el que mantiene a Cuba a flote después de la caída del bloque soviético, y frente a todo pronóstico después de 50 años de bloqueo. Nosotros respetamos ese espíritu de autocrítica y respetamos el hecho de de Cuba sea capaz de mantenerse tan digna y soberanamente en un proyecto que su pueblo considera que es el camino que quieren tomar. Ese es el principio que nosotros mantenemos, es decir, el principio de soberanía, que todos los pueblos tienen derecho a hacer su historia y transcurrir su camino y el desarrollo de su sociedad de la manera que mejor les parezca, sin interferencias de ningún país, de ninguna potencia, y menos del imperialismo. Entonces reivindicamos ese derecho que tiene Cuba a elegir el gobierno que crea, el modo de producción que quiera y la forma de gobierno que desee. Esa es la finalidad del Movimiento de Solidaridad con Cuba.

DMR.- Y para vosotros, ¿Qué significa la solidaridad internacionalista? ¿Qué es eso?

NC.- Yo veo la solidaridad internacionalista como una deuda con la humanidad. Es decir, las barreras impuestas que nos han colocado de fronteras, de naciones, no son más que formas convenientes y funcionales del sistema capitalista para hacernos creer que somos diferentes, que el boliviano es diferente al peruano, que el peruano al brasileño, etc. La solidaridad internacionalista es justamente eso, transgredir esas barreras artificiales que nos impone el sistema y unirnos entre pueblos, no necesariamente entre gobiernos, pero si entre pueblos. La necesidad de asumir que el trabajador o el campesino del país vecino, en cualquier lugar del mundo, es mi hermano, es igual que yo, es otro trabajador o campesino. Es lo que nos da la convicción de entender que esas fronteras son simplemente imaginarias. La solidaridad es eso, asumir que los problemas que tenemos aquí como trabajadores o campesinos lo sufre cualquier otra persona en cualquier lugar del mundo. La solidaridad internacionalista es lo que decía el comandante: Es nuestra deuda con la Humanidad, es aquello que podemos hacer más allá de las relaciones gubernamentales. Básicamente es un acto de amor.

DMR.- ¿Qué importancia  tiene la revolución cubana para Bolivia?

NC.- La revolución cubana es un hito histórico en todo el mundo, y en Bolivia en particular es un ejemplo que nos insta a seguir, es un faro en medio de la oscuridad, es una luz que guía a quienes creemos que otro mundo es posible, que un mundo socialista es posible. Y Cuba con su ejemplo digno, soberano, y sobre todo con la convicción revolucionaria del pueblo cubano, es lo que inspira al pueblo boliviano. Además Cuba y Bolivia tienen lazos de hermandad que transcienden los últimos años. No es desde el inicio de la Revolución Cubana, no es desde hace pocos años con el ingreso del Comandante Guevara para iniciar la lucha continental aquí, sino son lazos de hermandad históricos, centenarios. De hecho, el comandante Guevara en uno de sus viajes en motocicleta cuando está yendo hacía Centroamérica pasa por acá justamente en la época del 52. La revolución del 52 es un hecho histórico en Bolivia que ha modificado la estructura social y económica del país. De alguna manera él se inspira en la lucha de los campesinos en su paso por acá y en el programa de toma de poder que tenían y que contribuyó a conformar su pensamiento. Entonces hay una interrelación, unos lazos de amistad e historia que unen a Cuba y Bolivia, que no se pueden despreciar para nada, ni siquiera para quienes se oponen a los procesos que están teniendo lugar ahora en nuestros países.

DMR.- Los Procesos latinoamericanos. En el actual “Proceso de Cambio” del MAS y Evo Morales, ¿Qué importancia adquiere el internacionalismo?

NC.- Creo que eso es fundamental. Para empezar, hay que señalar que Latinoamérica está viviendo otro momento, no es la Latinoamérica de hace 20 años, totalmente dividida, totalmente ajena a los problemas de su vecino. Ahora, Evo Morales llega después del triunfo de Chávez. Cuando el proceso venezolano tenía varios años de madurez, sale esta irrupción violenta en Bolivia, que para nada empieza con Evo Morales, sino mucho antes. Hay unos que dicen que comienza en 1990 con la Marcha por la Vida y la Dignidad, pero eso va mucho más atrás, en los años del neoliberalismo, en los años de la lucha armada que han sostenido nuestros héroes nacionales por la liberación nacional contra la dictadura, mucho más atrás en la Revolución nacionalista, etc. Es decir, es un proceso largo y tortuoso que nos lleva a este momento histórico único. La solidaridad internacionalista juega un papel fundamental en el triunfo del compañero Morales. Pero no de la manera que lo plantea la derecha y los medios de comunicación, es decir, que el triunfo de Evo Morales ha sido financiado por el “chavismo”, que ha sido financiado y dirigido ideológicamente por Cuba. Esas son falacias. Lo que sí ha sucedido es que hemos tenido un acercamiento real, no solo entre gobiernos, sino pueblo a pueblo con compañeros venezolanos, ecuatorianos, cubanos, en fin latinoamericanos en general. Realmente es imposible concebir este momento histórico en Latinoamérica sin la solidaridad internacionalista de por medio.

DMR.- Carlos Taibo, un pensador galego, equipara en un artículo los procesos de Bolivia, Venezuela y Ecuador, y lo hace, según él, desde una supuesta posición libertaria. ¿Puedes dar una visión global, desde aquí desde el sur, de estos tres procesos?

NC.- Creo que es una tarea sin sentido el querer comparar tres procesos que son completamente distintos en su esencia y desarrollo. Si tuviéramos que caracterizarlos, de un modo muy humilde creo que el tratar de hacer esta comparación es tener un pleno desconocimiento de cómo es, por ejemplo, el proceso boliviano, o como es el proceso venezolano. Parece que son hasta invertidos. El proceso boliviano nace de abajo hacia arriba. Evo Morales no es más que un líder sindical que asume la posición de liderazgo porque sus bases así lo deciden. No es un líder iluminado que aparece de la nada y dicta como debe ser el asunto. De hecho quien conoce las estructuras de gobierno en este momento sabe de la participación real que tienen los movimientos sociales en las decisiones políticas del país. Sobre esto hay una discusión permanente, ya que pueden estar muy disminuidas, etc. Son problemas propios de cualquier proceso. Pero en esencia quienes han levantado este proceso han sido las organizaciones sociales y políticas que empujan de abajo hacia arriba. Primero la guerra del agua, luego la guerra del gas…fueron solo manifestaciones de un pueblo descontento con un modelo ya caduco y en crisis que era el neoliberalismo. Me animo a decir sin ningún reparo que este Proceso de Cambio es mucho más grande que Evo Morales, es mucho más grande que el MAS, es más grande que cualquier hombre o cualquier partido. Es un proceso popular, y como tal va a saber encontrar su camino de la manera que mejor le parezca, es decir, acá no hay iluminados, sino organizaciones y personas organizadas con intereses de clase medianamente claros que van a lograr en algún momento dar el salto hacia el socialismo. Ahora es un proceso de acumulación de fuerzas, de concientización, de creación de condiciones. El Movimiento de Solidaridad con Cuba, ha ratificado su apoyo incondicional a este proceso de cambio y a la presidencia del compañero Evo Morales. Para nosotros eso está claro, en este momento él es el líder de este proceso y va a continuar siéndolo en el 2014.

Por otro lado, Venezuela es claramente una inspiración para todos los que queremos construir el socialismo en Latinoamérica. La muerte del Comandante Chávez ha sido un golpe muy duro, pero a su vez nos muestra que la revolución venezolana es verdadera, es decir, que no depende de un solo hombre sino de todo el pueblo, que ya ha adquirido un gran nivel de conciencia y organización, la Revolución Bolivariana es ahora un proceso irreversible, en el sentido de que el pueblo venezolano no renunciara a sus conquistas sin luchar. El proceso de Venezuela tiene muchísimos más años que el nuestro. Pero sobre todas las cosas, tenía un liderazgo claro en lo que era la construcción del socialismo. El comandante Chávez era extremadamente lúcido en el momento de plantear qué era el socialismo para Venezuela y como lo iba a implantar. Quizás eso es, un poco, lo que nos falta acá, es decir, un liderazgo que empuje claramente hacia un socialismo marxista. Nuestra amistad con el pueblo de Venezuela cada vez es más grande. Apoyamos plenamente la Revolución Bolivariana. De hecho, que seamos un movimiento de solidaridad con Cuba, no nos limita para nada a hacer solidaridad con otros pueblos del mundo. Hemos estado ahí cuando el compañero Maduro ganó las elecciones y la derecha hizo su intentona de golpe, llamó a la violencia callejera etc. Nosotros estamos para prevenir que esos escenarios se repitan en Bolivia. Eso pasó el año pasado, en el 2014 tenemos elecciones aquí, y podemos ver como existe una cadena de sucesos que son claramente dirigidos por alguien. Ahí hay una mano negra que es el imperialismo. En Venezuela han intentado descalificar la victoria del compañero Maduro, como seguramente lo intentarán aquí en el 2014. Realmente el proceso venezolano está mucho más adelantado que el nuestro, pero ahí estamos, como buenos hermanos guiándonos el uno al otro, al igual que con el proceso ecuatoriano, que obviamente tiene sus propias características. En Venezuela los indígenas no son el 70-80% de la población como pasa en Bolivia. Son procesos con características y composiciones de clase distintas. Lo importante es que todos tenemos el norte claro, que es la construcción del socialismo. Y no puede ser el mismo socialismo en Bolivia, Venezuela, Cuba, Ecuador o la ex-URSS. Tiene que ser un socialismo de adentro hacia afuera y de abajo hacia arriba. Cada uno con sus propias características y particularidades.

DMR.- Bolivia es el país sudamericano con mayor índice de pobreza y con mayor número de ONG´s. ¿Qué diferencia estableces entre solidaridad y caridad? ¿Consideras que el trabajo de las ONG´S se puede calificar como internacionalismo o como un resquicio colonialista?

NC.- Para nada se compara la solidaridad internacionalista con la labor que realizan las ONG´s en este país. En realidad las ONG´s son eso, resquicios colonialistas, son una forma de asumir control sobre áreas en las que el Estado nunca ha tenido influencia. Para entender el fenómeno de las ONG´s en Bolivia hay que entender el fenómeno de la ausencia de Estado en este país. Propiamente nunca ha habido un Estado boliviano, sino un Estado aparente. Es en áreas en las que el Estado ha estado ausente, las que son controladas por las ONG´s, sin ningún tipo de control ni regulación por parte del Estado Boliviano ni de la población. Obviamente no todas las ONG´s son malas y habrá gente que quiera que se queden, pero el trasfondo del asunto es meramente político. El dinero que viene de fuera para financiar estos proyectos, a su vez viene acompañado de un proyecto político y de una carga ideológica. En Bolivia el tema de las ONG´s es muy complicado porque son muchísimas las que existen, y no hay una información pública y veraz de cuáles son las cabezas, quienes dirigen estas ONG´s, cuáles son sus intereses en el país, y ni siquiera hay una normativa legal que regule su funcionamiento.

Considero que la diferencia entre solidaridad y caridad es fundamental, es obvia. La caridad es un concepto vertical, de arriba abajo, es la migaja que se cae de la mesa, mientras la solidaridad es un concepto más horizontal, es dar lo que tienes y lo que no tienes también, lo que a ti te hace falta. Volvemos al ejemplo de Cuba, Cuba deja en Bolivia todos los meses más de un millón de dólares en educación y salud a través de sus brigadas médicas. Y sin embargo no es un millón de dólares al mes que le sobra a Cuba, es un millón que le falta, pero lo da igual. Eso es solidaridad. Y así es como consideramos la diferencia.

El accionar de las ONG´s es completamente diferente, ya que tiene un accionar paternalista, asistencialista, que hace que en todas sus acciones las organizaciones y la gente beneficiaria se vuelva dependiente del dinero que llega. Y eso es lo que más preocupa, porque han logrado un alto grado de infiltración en organizaciones y movimientos sociales, algo que les restan autonomía política a los proyectos que puedan tener. Este momento del Proceso de cambio en Bolivia es un momento de los Movimientos Sociales. La idea del proyecto es que sea la sociedad civil, organizada a través de esas expresiones como movimientos sociales las que tengan incidencia directa en el gobierno y en el futuro de este país, y son las ONG´s a través de estos  programas las que terminan teniendo influencia en las organizaciones sociales, y en la toma de decisiones a nivel nacional. Entonces, hay que intentar prevenir este hecho. La lógica occidental de que nunca se regala nada, de que nada es gratis, de que todo viene con un precio, es algo que tenemos que entender si pretendemos dejar que ONG´s operen en el país. Yo saludo el esfuerzo que hicieron en Venezuela hace un par de años con el Comandante Chávez, que han normado y legislado el tema de las ONG´s y le ha puesto un coto al asunto. Las ONG´s aquí hacen de todo, desde préstamos de dinero hasta capacitación en temas de desestabilización bajo el pretexto de formación de líderes, bajo el pretexto del fortalecimiento democrático. Son los que entrenan a la derecha, son los que les dan los cursos y los mandan a EEUU, a Europa, y terminan siendo ellos la oposición apátrida que pretende renovar a la derecha muerta de este país.

Tengo un dato que no he podido corroborar, que indica que todas las ONG´s por muchas que parezcan, responden a cinco fuentes de financiación en este país, es decir que son cinco personas básicamente las que controlan todo lo que se hace. Y no son presupuestos despreciables, sino que son millones de dólares los que entran, destinados no a construir infraestructura, ni a mejorar las condiciones materiales del pueblo, sino simplemente a este tipo de cosas, a pagar viajes, a reclutar gente, a hacer penetración ideológica en movimientos sociales, etc.

DMR.- Como Movimiento de Solidaridad Internacional, ¿Qué observación hacéis de lo que está ocurriendo en Siria?

NC.- Lo vemos con mucha preocupación. El MBSC hace solidaridad con todos los pueblos agredidos del mundo, y Siria en este momento es un ejemplo más de la prepotencia imperialista, de ese afán destructivo, de esos EEUU autoproclamados como policía del mundo. Lo de Siria, además de suponer un peligro para el pueblo sirio, es un peligro para la humanidad. Hemos llegado a un punto de hegemonización y polarización del mundo en el que la amenaza de un conflicto bélico a escala mundial es una realidad muy posible. Prevenimos de que esto ya está planeado, no es como lo quieren hacer ver los medios de comunicación internacionales de masas, que son funcionales y están vendidos al imperialismo, que muestran la amenaza imperialista como una ayuda al pueblo sirio, como una lucha contra un supuesto régimen tiránico. Siria y su gobierno no es algo que nos ocupa a nosotros. Nosotros respetamos la soberanía de los pueblo de elegir al presidente o la forma de gobierno que quieran. Si su interés es rebelarse, que se haga como pueblo, no auspiciados por el imperialismo para que esto sirva de pretexto precisamente para una invasión. El gobierno de Basar al Asad es un gobierno sin duda popular. Siria es una nación excepcional en el Medio Oriente, es decir, tiene un estado laico, una constitución laica, existe una gran tolerancia religiosa…sin duda es un ejemplo progresista a seguir, y que por lo tanto tiene que ser aplastado por el peligro que supone para los intereses imperialistas en la región. Es justamente lo que pasa con Cuba. Lo más peligroso es el ejemplo, como decía Chomsky, el ejemplo de Cuba es más peligroso que todos los arsenales y programas nucleares del mundo juntos. Así se explican los miles de millones que gastan los EEUU para sabotear el proceso cubano y su revolución. Para silenciar su ejemplo, de solidaridad, de justicia, de equidad, ejemplo que es vital en un mundo en crisis capitalista. Le tienen miedo a ese ejemplo revolucionario, no a una islita sin capacidad ofensiva, ni militar. Los EEUU ahora son un animal herido. La crisis capitalista es el producto de este sistema decadente que ellos están dispuestos a preservar a costa de ahogarnos en sangre, guerras y hambre a todos los demás pueblos del mundo. Esto es lo que nos lleva a reafirmar nuestra convicción de lucha revolucionaria y rescatar las palabras del Comandante Guevara que dijo que la solidaridad internacionalista con los pueblos, no se hace con discursos bonitos, sino con hombres y mujeres, con armas y con recursos. Ratificamos nuestro apoyo al hermano pueblo de Siria desde Bolivia. Hemos vistos con mucho agrado el retroceso de esa intentona de invasión, pero no queremos ser exitistas. En todo caso, sabemos que el pueblo sirio puede hacer frente a cualquier ataque, y que en Bolivia, los compañeros bolivianos, estamos dispuestos a entregar los pechos si eso fuese necesario.

DMR.- ¿Cómo ves el presente y el futuro de la Revolución Cubana?

NC.- Es algo complejo. En todo caso lo veo con mucha esperanza, ya que lo que me llena de esperanza es que Cuba tiene una espíritu autocrítico como ningún otro pueblo del mundo. Cuba existe, después de más de 50 años de bloqueo, gracias a ese espíritu autocrítico, de rectificación de los errores, de profundización en su revolución. El V Congreso del PCC y las directrices emanadas de él han marcado un nuevo rumbo en la política cubana tanto interna como externa. Nosotros vemos de muy buen agrado las modificaciones que se están haciendo porque entendemos, es producto no de una persona ni de un grupo de personas, sino del pueblo cubano. Poca gente quiere entender lo que de verdad es la democracia socialista en Cuba, esto es, no es un único partido o persona quien toma las decisiones. Son congresos populares, son diferentes instancias de representación civil las que discuten esos lineamientos que luego van al Congreso del Partido Comunista de Cuba. Nosotros desmentimos las mentiras de la derecha que vocifera que estos cambios son para restaurar el capitalismo en Cuba. Lo que sí está ocurriendo en Cuba es una necesaria reforma económica que pretende librarse de los peores resquicios estalinistas que pudieron recoger en el pasado, y reforzar así el tema de cooperativas para la autogestión. Vemos de buen grado estas reformas, pero sobretodo con mucho respeto, porque sabemos que cualquiera que sea la decisión que se tome, va a ser solo decisión del pueblo cubano. Y nosotros no tenemos nada que opinar ahí, simplemente apoyarlos y continuar con su ejemplo revolucionario.

...

[Diego Marín Roig, corresponsal de AraInfo en América Latina y redactor en Somos Sur]

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies