Entra en vigor en Aragón la restricción de fumar en la vía pública si no se cumple la distancia de seguridad

Por otro lado, en las residencias de mayores y de personas con discapacidad, se deberán realizar pruebas PCR a todos los nuevos ingresos en los centros, con 72 horas de antelación como máximo. También se harán a los empleados y empleadas que regresen de permisos y vacaciones, y a los nuevos trabajadores y trabajadoras que se incorporen.

fumar
Foto: Pixabay

Este lunes, el Boletín Oficial de Aragón (BOA) ha publicado la orden que prohíbe fumar en la vía pública o en espacios al aire libre cuando no se pueda respetar una distancia mínima de dos metros. Esta limitación será aplicable también para el uso de cualquier otro dispositivo de inhalación de tabaco, pipas de agua, cachimbas o asimilados.

La orden del Departamento de Sanidad recoge actuaciones en materia de salud pública y se mantendrán vigente en tanto se conserve la Declaración de Actuaciones Coordinadas aprobada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Aragón ha activado esta medida y otras acordadas entre el Ministerio de Sanidad y el resto de territorios en el Consejo Interterritorial del Sistema estatal de Salud celebrado este pasado viernes por considerarlas "necesarias e imprescindibles", según recoge el texto normativo aragonés.

Según indica la orden aragonesa, dichas actuaciones se centran en el control de la transmisión de la COVID-19 en los ámbitos que actualmente son el origen de los brotes epidémicos "de mayor impacto y riesgo" y en medidas que puedan evitar la transmisión comunitaria asociada a esos brotes que se detectan a través de la Red estatal de Vigilancia Epidemiológica.

En cuanto al resto de restricciones, se establece el cierre de locales de ocio nocturno: Discotecas, salas de baile y bares de copas con y sin actuaciones en directo.

Además, en los establecimientos de hostelería, restauración y terrazas, así como en los bares, debe garantizarse la distancia interpersonal mínima de 1,5 metros en el servicio de barra y en las mesas, con una agrupación máxima de diez personas. El horario de cierre estos locales es a la 1.00 horas, con imposibilidad de aceptar nuevos clientes a partir de las 0.00 horas.

Por otro lado, en las residencias de mayores y de personas con discapacidad, se deberán realizar pruebas PCR a todos los nuevos ingresos en los centros, con 72 horas de antelación como máximo. También se harán a los empleados y empleadas que regresen de permisos y vacaciones, y a los nuevos trabajadores y trabajadoras que se incorporen.

La orden limita las visitas en estos centros a una persona por residente, extremando las medidas de prevención y con una duración máxima de una hora al día. Estas medidas podrán exceptuarse en el caso de las personas estén en proceso de final de vida. Asimismo, se limitan al máximo las salidas de los y las residentes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies