En memoria de Francisco Ponzán

El 17 de agosto de 1944 (con 33 años), los nazis asesinaban, quemaban vivo, a Francisco Ponzán Vidal, activo militante de la CNT, creador e integrante destacado de la Red que llevó su nombre, que liberó a través del sur del Estado francés a miles de judíos y resistentes, aliados ingleses, belgas, etc., del poder de la Gestapo y de una muerte más que segura. Atrás quedaba una vida dedicada a la libertad, oscense, maestro, resistente de primera hora al golpe militar, miembro del primer "Gobierno Autónomo" de Aragón: el Consejo de Defensa (del que pocos aragoneses conocen su existencia), …

Placas a la memoria de Francisco Ponzán en el Parque Compans Caffarelli de Toulouse.
Placas a la memoria de Francisco Ponzán en el Parque Compans Caffarelli de Toulouse.
Placas a la memoria de Francisco Ponzán en el Parque Compans Caffarelli de Toulouse.

El 17 de agosto de 1944 (con 33 años), los nazis asesinaban, quemaban vivo, a Francisco Ponzán Vidal, activo militante de la CNT, creador e integrante destacado de la Red que llevó su nombre, que liberó a través del sur del Estado francés a miles de judíos y resistentes, aliados ingleses, belgas, etc., del poder de la Gestapo y de una muerte más que segura.

Atrás quedaba una vida dedicada a la libertad, oscense, maestro, resistente de primera hora al golpe militar, miembro del primer "Gobierno Autónomo" de Aragón: el Consejo de Defensa (del que pocos aragoneses conocen su existencia), resistencia francesa, creación de la red...

Asesinado dos días antes de que guerrilleros españoles y las FFI (Fuerzas Francesas del Interior) liberasen Toulouse. La Gestapo le tenía tanto odio que aún sabiéndose derrotados no quisieron dejarlo vivo.

Fue tanta su importancia que recibió a título póstumo el reconocimiento expreso del Gobierno inglés y el del Congreso de los EEUU aunque a él lo que le importaba era la libertad de España y volver a su Altoaragón.

Si hubiese sido estadounidense, inglés o francés se habrían hecho ya varias superproducciones, series, documentales, etc. de su vida y la de sus compañeras y compañeros y no habría niño o niña de 10 años que no lo conociese... pero era aragonés, anarcosindicalista y antifranquista.

Bueno sería que cuando paseásemos, alguna alameda en Aragón, recordase su memoria y al interrogarnos quién fue descubriésemos una existencia, como muchas otras, tan interesante, valiosa e ignorada. Como sí ocurre en Toulouse, donde en el Museo de la Resistencia o en una pequeña alameda en el parque Compans Caffarelli se le recuerda. ¿Hasta cuando seguiremos desconociendo nuestro mejor pasado?

José A. Pina | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies