"En Gaza, somos críticos con Hamás, pero es Israel el que impide el desarrollo de los trabajadores en Palestina"

Los trabajadores y en gran medida, las trabajadoras palestinas (son entorno al 30 por ciento de afiliadas), se encuentran en una difícil situación entre las promesas incumplidas de Hamás y el constante acoso y derribo de la política sionista. El Estado de Israel no permite el desarrollo de las condiciones propicias para un cambio más democrático y más social del pueblo palestino, tal y como nos contaron ayer, en la sede de la Intersindical, Faiez Elemare y Usama Khaldy. Este último histórico activista palestino, residente en Tarrasa y que hizo de interprete.Faiez Elamare coordina el ILCU, una organización sindical independiente, anticapitalista que através …

Foto: Josán Casabona
[/caption]

Los trabajadores y en gran medida, las trabajadoras palestinas (son entorno al 30 por ciento de afiliadas), se encuentran en una difícil situación entre las promesas incumplidas de Hamás y el constante acoso y derribo de la política sionista. El Estado de Israel no permite el desarrollo de las condiciones propicias para un cambio más democrático y más social del pueblo palestino, tal y como nos contaron ayer, en la sede de la Intersindical, Faiez Elemare y Usama Khaldy. Este último histórico activista palestino, residente en Tarrasa y que hizo de interprete.Faiez Elamare coordina el ILCU, una organización sindical independiente, anticapitalista que através de la resistencia pacifica y las acciones directas en la calle pretende mejorar las condiciones de los trabajadores palestinos, en una sociedad, la de Gaza, condicionada por el bloqueo israelí, y por la autocracia de Hamás. Nacido en el 2004, este sindicato ha visto como su base social crecía mediante acciones y hechos que han demostrado posible salvaguardar los intereses de la clase obrera palestina. Esto les ha costado ser reprimidos y encarcelados por el gobierno de Hamás. La lucha, nos dice Faiez, está en conseguir que la sociedad palestina, al margen de los poderes hegemónicos de Hamás y Al-Fatah consigan unirse en un proyecto político, social y ciudadano que permita incluso aspirar a un resultado positivo en unas futuras elecciones. A pesar de todas estas tensiones y conflictos internos, es la intervención constante de Israel en el devenir de Palestina lo que marca el futuro. A todas luces, cualquier hálito de desarrollo social, económico o democrático en Palestina es automáticamente echado por tierra por el Estado hebreo.

Hasta tal punto llega la ingerencia de Israel que recientemente se filtró una lista de personas que podrían ser asesinadas mañana mismo, por orden de el Estado de Israel, si estas decidieran alcanzar un acuerdo entre Hamás y Al-Fatah así como con otros actores sociales. Un acuerdo que permitiese un avance real de mejora democracia y unión de los territorios palestinos no entra ahora mismo en el horizonte de Israel y hará todo lo posible para evitarlo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies