Mundo

Elecciones o presupuestos

Montero pidió "reflexión" a los grupos parlamentarios, aunque ha asumido que "probablemente" los presupuestos "no verán la luz". Las votaciones, que son este miércoles, definirán si se adelantan o no las elecciones. El debate tiene como telón de fondo el macrojuicio contra los dirigentes soberanistas.
| 12 febrero, 2019 16.02
Elecciones o presupuestos
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante su intervención en el Pleno. Foto: Congreso

La ministra española de Hacienda, María Jesús Montero, ha defendido levemente desde la tribuna del Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado, pero ha criticado con dureza a los partidos independentistas y a los partidos convocantes de la concentración de Colón, sin duda, porque este debate sobre presupuestos va mucho más allá de aprobar o no los mismos, es un debate que definirá si se adelantan o no las elecciones.

Por eso, quizá, las partidas económicas sean lo menos debatible, mientras cada uno de los grupos políticos examina su estado físico de cara a afrontar una inminente campaña electoral. Y algunos están ciertamente lesionados.

El PSOE, que no saldría tan mal parado de una convocatoria anticipada de elecciones, amenaza con las mismas pero sin dejar de temer un efecto Andalucía en el resto del Estado. De hecho ha habido fuentes socialistas tan bien informadas como el Secretario Ejecutivo de Coordinación Territorial, Santos Cerdán, que han asegurado que “nadie está trabajando” en el PSOE para la convocatoria de elecciones el 14 de abril.

Así pues la republicana fecha parece más una artimaña para urgir a una decisión a los partidos independentistas, entre los que al único que parece no venirle bien sería a Carles Puigdemont y su Crida Nacional, que tendrían que acelerar el proceso de creación de estructuras de cara a una nueva campaña.

En cuanto al PDeCat, también perjudicado en las últimas encuestas electorales, muchas son las fuentes que aseguran que seguiría sentado en la mesa de negociaciones pese al portazo el viernes del ejecutivo de Pedro Sánchez, y que, finalmente, podrían asumir unas negociaciones que no abordaran el referéndum de autodeterminación pero que incluyeran un relator.

La actitud de Esquerra Republicana de Catalunya parece haber quedado clara tras las declaraciones de Gabriel Rufián que aseguraba que el 14 de abril es “un buen día” para ir a las urnas, y aseguraba que la enmienda a la totalidad de los PGE seguiría ahí, porque el gobierno español “no ha modificado un ápice” su posición. Sin embargo, otras voces aseguran que de sentarse PdeCat y PSOE a la mesa, ERC terminaría acompañándoles.

Una postura la de rechazo los presupuestos que comparte EH Bildu. Marian Beitialarrangoitia anunciaba el lunes que la coalición soberanista es contraria a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). En ese sentido, se ha dirigido al Gobierno socialista para decirle que “todavía está a tiempo” para “actuar con altura de miras y con responsabilidad” para cambiar esta decisión en cuanto a las negociaciones con Catalunya.

Beitialarrangoitia recordaba que la coalición soberanista ayudó a “la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno” ya que “por higiene democrática había que desalojar de la Moncloa a Rajoy”, pero advertía al gobierno español que “porque haya un riesgo real de llegada de la derecha más reaccionaria al Gobierno español en un futuro próximo, eso no nos va a llevar a darle un cheque en blanco”. Unos argumentos que, aparte de coherentes con su línea política, son más fáciles de sostener conociendo que en el último CIS superaría por primera vez al PNV.

En otra tesitura se encuentran los partidos miembros de la coalición Unidos Podemos. Envueltos en plenos procesos de primarias, con el reciente divorcio entre Iñigo Errejón y Pablo Iglesias latente, con la relación con Izquierda Unida por definir y con la incertidumbre de un último CIS que le auguraba una pequeña bajada en intención de voto.

Un voto que podría ganar el PSOE en el caso de nuevas elecciones. En todo caso, Unidos Podemos continúa apostando por la mesa de partidos como solución al conflicto con Catalunya, con un relator y con el tema de la autodeterminación encima de la mesa. “No hay que poner líneas rojas y cuando uno se sienta a una mesa de negociación tiene que estar dispuesto a escuchar a la otra parte, y hacer concesiones, El diálogo se trata de llegar a acuerdos, desescalar el conflicto”, aseguraba la coportavoz de la Ejecutiva de Podemos, Noelia Vera.

Una mesa de partidos de la que también parece partidario el Partido Nacionalista Vasco, cuyo portavoz en el Senado, Jokin Bildarratz, aseguraba este martes que su partido apuesta por agotar la legislatura y no apoya un adelanto electoral en el caso de que el Gobierno no consiga esta semana sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2019.

En cuanto a la posibilidad de que PNV estuviera negociando con los partidos independentistas catalanes sembraba la duda Bildarratz: “Ni lo niego ni lo afirmo”, afirmaba, para añadir “todos, de manera multilateral, estaremos haciendo todo lo posible para que los presupuestos salgan adelante”.

Al otro lado, la carcunda. Los partidos convocantes el pasado domingo en la Plaza de Colón. Los del baile de personas. Las huestes alicaídas de Pablo Casado, los de las fotos maquilladas con banderas LGTB y los que ponen una persona entre ellos y un gay, por no salir demasiado cerca en la foto. PP, Ciudadanos y Vox. Con un Partido Popular haciendo de Vox, un Ciudadanos consciente de que si la unidad de España ha sido la que le aupó a unos sorprendentes resultados electorales ahora tiene que compartir ese voto; y un Vox que, agazapado desde el resultado electoral en Andalucía, continúa cosechando votos en ambos caladeros de la derecha.

Los tres gritando con la boca pequeña por unas nuevas elecciones en las que combatirán en demasiadas plazas por el mismo votante, lo que sin duda podría perjudicar a los partidos más veteranos beneficiando a la formación de extrema derecha.

En su última intervención, a última hora del martes, la ministra española de Hacienda, María Jesús Montero, pidió “reflexión” a los grupos parlamentarios, aunque ha asumido que “probablemente” los presupuestos “no verán la luz”. Las votaciones son este miércoles.

12 febrero, 2019

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @maconejos


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR