El viaje je y la vida da de Maricuela

Hay personas a las que les gustaría viajar y no pueden. Las hay incansables viajeras. Para que las primeras puedan hacer sus deseos realidad, pueden sentarse a leer un cuento o pueden dejar que las segundas les cuenten sus historias. Una tarde cualquiera, en que no hay posibilidad de coger una mochila o una maleta y salir a conocer mundo, no hay nada mejor que otra persona te lo cuente. Un viaje en el teatro, desde una butaca. El pasado sábado, Maricuela presentó su nueva obra: El viaje je y la vida da y antes del primer minuto ya llenó …

Hay personas a las que les gustaría viajar y no pueden. Las hay incansables viajeras. Para que las primeras puedan hacer sus deseos realidad, pueden sentarse a leer un cuento o pueden dejar que las segundas les cuenten sus historias.

Una tarde cualquiera, en que no hay posibilidad de coger una mochila o una maleta y salir a conocer mundo, no hay nada mejor que otra persona te lo cuente. Un viaje en el teatro, desde una butaca.

El pasado sábado, Maricuela presentó su nueva obra: El viaje je y la vida da y antes del primer minuto ya llenó de risas el Centro Cívico Teodoro Sánchez Punter, en el barrio de San José.

A Maricuela no es la primera vez que la vemos con una maleta llena de cuentos. Es lo que tienen las viajeras, que siempre van cargadas de recuerdos e historias que les han sucedido por el camino de la vida.

Sentados junto a la estación, a la espera del próximo tren, descubrimos lo divertido que es subir montañas, aunque a veces pases miedo o te ralles un poquito. Lo bonito de compartir los sueños con tus vecinos. Y que se puede soñar en africano, en japonés, incluso alborotado. Que los caminos se pueden bailar y se puede cantar a la tristeza. Porque unos días estás “de que sí” y otros “de que no”. Otros, te sientas en un banco, a escuchar un cuento de la sabana africana.

Durante noventa minutos, pudimos viajar y reir junto a Maricuela, conociendo distintos Sanquetes, con sus historias propias y tradicionales.

Así que estad atentas en la próxima parada, porque el viaje je de la vida da, no ha hecho más que comenzar.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies