El Seminario de Uesca se funde en un gran abrazo de decenas de personas

Esta acción se enmarca dentro de la campaña de la Plataforma en Defensa del Patrimonio Histórico de Huesca en contra del derribo de parte de este edificio histórico de la ciudad

seminario
Concentración a las puertas del Seminario. Foto: CHA Uesca.

Este domingo decenas de personas han acudido a la plaza de la Universidad para fundirse en un gran abrazo en defensa del Seminario de Uesca. A las 12.00 horas ha arrancado este simbólico organizado por la Plataforma en Defensa del Patrimonio de Huesca.

Junto con esta convocatoria muchos comercios han querido sumarse al apoyo del seminario.

Las encargadas de leer el manifiesto han sido Lucía y Jara de 15 y 12 años, respectivamente que ha comenzado explicando el alto valor histórico del edificio: “Un hito significativo en el patrimonio cultural de la ciudad por la indudable importancia de su realidad arquitectónica con edificios, patios, torreón, iglesia y fachadas. Por su emplazamiento junto al Palacio de los reyes de Aragón y la Universidad; por su larga historia; así como por su potencial arqueológico, cultural y educativo”.

Así, recordaban que gracias a la iniciativa y a la movilización ciudadana se han conseguido parcelas de protección patrimonial como el BIC de la iglesia, la consideración de bienes inventariados para dos fachadas y un patio así como la declaración de zona arqueológica.

Pero esa protección, aseguraban, “es limitada e insuficiente si se interpreta de forma inadecuada, como hace el Ayuntamiento, al pretender que lo no protegido puede ser objeto de derribo y supresión, causando la ruptura de todo el armónico conjunto de edificios y patios”.

El Seminario debería ser para esta plataforma y para la ciudadanía oscense cuidadosamente respetado por la Administración con una actuación rehabilitadora ejemplar, “puesto que se trata de preservar un elemento fundamental del patrimonio cultural que singulariza a la ciudad de Huesca”.

El manifiesto continúa advirtiendo que “hay mucho más fundamento en conservar la integridad de todo el edificio que en mutilarlo. Es necesario regenerar, por un principio elemental de prudencia y de respeto, frente al imposible beneficio arquitectónico que se pueda obtener con la demolición que, además, resultará irreversible”.

Por último, este domingo han denunciado: “No nos oponemos a los usos culturales, ni a la solicitud de fondos europeos, aspectos que celebramos, sino a la desprotección y al destrozo, a la sinrazón de un proyecto que nos empobrece en lo cultural, lo patrimonial y lo sentimental. No podemos renunciar a una parcela tan importante de la historia de Huesca, de nuestra historia”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies