El PSOE tumba el primer intento pero Montero advierte de que antes del Orgullo "habrá ley trans"

Finalmente, el PSOE se ha abstenido en la votación de la llamada Ley Trans. Sus socias de gobierno, Unidas Podemos, han votado a favor y PP y Vox en contra. El voto del PSOE era clave para que pudiera salir adelante.

trans
La ministra de Igualdad, Irene Montero, interviene en el debate de la Proposición de Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans. Foto: Congreso.

El grupo del PSOE en el Congreso se ha abstenido este martes en la votación de la proposición de la Ley Trans. Esa falta de apoyo condena la iniciativa a ser derrotada ante la oposición de PP y Vox. También ha mostrado las discrepancias que tiene con Unidas Podemos, partido socio del gobierno, que ha votado a favor.

ERC, Junts, Más País, CUP, Compromís y Nueva Canarias presentaron hace dos meses esta norma, muy similar a la que maneja Irene Montero, ministra de Igualdad, y que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, tiene bloqueado en el seno del Ejecutivo. La norma no ha salido adelante con la negativa de las derechas y la abstención del PSOE. Concrétamente ha habido 143 noes, 78 síes y 120 abstenciones.

La abstención o el no

Rafael Simancas, portavoz adjunto del PSOE en el Congreso, confirmó antes de la votación que su grupo se abstendría, aunque precisó que no se opondrían a que se tramite, “somos responsables de nuestro voto, no del voto de los demás”, ha dicho.

Según Simancas, la iniciativa a votar era “mejorable” y, por ello, el Gobierno trabaja en una nueva legislación propia para ampliar derechos, con “rigor y seguridad jurídica”. Los socialistas han prometido que presentarán su propia norma al Parlamento en cuanto lleguen a un acuerdo con Unidas Podemos.

Susana Ros ha sido la encargada de defender la abstención en el debate y ha señalado que "para el cambio registral partimos de la premisa de que es la libre determinación de la persona la que opera en primer lugar, si bien, eso no implica enajenarse del mismo procedimiento al que están sujetas el resto de las leyes y procesos", ha dicho, para añadir que "en un Estado de Derecho no existe ningún hecho jurídico, administrativo ni de otro tipo, en el que opere únicamente la manifestación de la voluntad".

Esta abstención confirma una nueva contradicción en el seno del PSOE, y el giro a la derecha, dado que hasta hace dos años el partido reconocía el derecho a la autodeterminación de género. De hecho, esta actitud también se puede apreciar en el mismo PP ya que en 2018 no tuvieron problema en apoyar por unanimidad junto con el resto de partidos políticos, entonces la ultraderecha no había llegado a las Cortes de Aragón, la Ley de identidad y expresión de género e igualdad social y no discriminación de Aragón.

Desde el PP afirman que su voto es negativo porque la ley carece de seguridad jurídica y garantías suficientes. Cuca Gamarra desde el PP ha señalado que su partido respalda los derechos de las personas trans pero que el sexo y el género son cosas diferentes, así como que “la condición de mujer no puede ser borrada”.

Desde la proposición

Gabriel Rufián, portavoz de ERC, ya pidió a los socialistas que se replantearan su abstención, ya que consideraban que esto era una “grandísima oportunidad” para ampliar derechos civiles. También advirtió al partido de gobierno que si no la apoyaban tendrían que “responder ante muchísima gente”.

Por su parte Íñigo Errejón (Más País) ha mantenido el mismo dicurso respecto al PSOE, emplazándole a no bloquear la proposición con su abstención: “La pelota está en el tejado del PSOE”.

El Gobierno de Sánchez debe ser “corresponsable”, según la diputada de la CUP, Mireia Behí, que considera que una abstención es como un voto negativo a efectos prácticos. De hecho, “un gobierno que hace políticas de derecho es un gobierno de derechas”, ha señalado.

Antes del 28 de junio habrá ley trans según Montero

Todos ellos han acusado al partido mayoritario del Congreso de "obstaculizar" la normativa. Además, el debate ha contado con la participación de la propia ministra de Igualdad, Irene Montero, una intervención muy poco habitual por parte de alguien del Gobierno cuando la proposición de ley es presentada por otros grupos políticos.

Montero ha manifestado su "compromiso en convertir la libre determinación de la identidad de género en una realidad" en el Estado español antes de la celebración del Orgullo LGTBI, el 28 de junio. La ministra también ha pedido "perdón a las personas trans" al considerar que el debate de este martes "debía haber llegado a esta cámara por parte del Gobierno". "Y no lo he conseguido", ha lamentado, antes de criticar que hayan transcurrido "demasiados meses" en los que las personas trans han visto "sus derechos cuestionados".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies