#educaciónpública  Economía

El programa Anticípate «no cumple las expectativas» de FAPAR

«La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (FAPAR) ha sido firme defensora desde hace años de la implantación del texto digital en las aulas, tanto desde un punto de vista pedagógico para adecuar la metodología del proceso enseñanza-aprendizaje de nuestros hijos e hijas a las necesidades formativas del siglo XXI,...
| 7 noviembre, 2013 08.11
Foto: FAPAR

Foto: FAPAR

«La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (FAPAR) ha sido firme defensora desde hace años de la implantación del texto digital en las aulas, tanto desde un punto de vista pedagógico para adecuar la metodología del proceso enseñanza-aprendizaje de nuestros hijos e hijas a las necesidades formativas del siglo XXI, como desde un punto de vista de ahorro en la inversión que en su momento hacía la Administración y desde un punto de vista saludable, al poder sustituir las pesadas mochilas con las que nuestros hijos e hijas deforman sus espaldas cada día», señala FAPAR en una nota de prensa.

Cuando la Administración suprimió el Programa de Gratuidad de Libros de Texto, «haciendo recaer en las familias el coste total de los libros y el material escolar, olvidando que son parte esencial y obligada de la educación de nuestros hijos e hijas, y especialmente en un momento de grave crisis económica y lo sustituyó por un manifiestamente insuficiente programa de ayudas, desde esta Federación volvimos a reclamar el imprescindible compromiso de la Administración con el libro digital».

La supresión del Programa Escuela 2.0, que para FAPAR había significado un «impulso importante» en la cultura digital de las y los ciudadanos de Aragón y en el inicio de la digitalización de los textos, supuso, desde su punto de vista, un «retroceso importante» en los avances logrados en un Programa pionero y referente.

Respecto a la Orden que a partir del próximo curso regulará la digitalización de los textos en los centros educativos, FAPAR considera que esta Orden «no recoge las expectativas que las familias tenemos depositadas en este cambio metodológico». «Y no las cumple -añaden- por cuanto no garantiza la continuidad en las etapas, sino que se deja a la decisión del centro, a través del consejo escolar, quien adopte esa decisión o no; podría suponer que las familias tuvieran que costear el soporte digital y además libros en papel, ya que no se obliga a unificar las materias incluidas en el Programa; no garantiza la formación del profesorado por cuanto se exige esa formación a las empresas acreditadas pero una vez que han sido elegidas por el centro; en la etapa de Infantil y el primer ciclo de Primaria se indica que el soporte puede ser compartido y no individual, siendo éste, material de aula, en cuyo caso estaremos las familias financiando el material para el centro».

«En el supuesto de material compartido se admite la excepcionalidad de que lo pueda costear total o parcialmente el centro, pero eso generará diferencias entre centros en función de los recursos que cada uno tenga o del nivel adquisitivo de las familias, lo que rompe con la equidad que debe tener el sistema educativo», advierte FAPAR.

«Finalmente, desde FAPAR y, aunque se indica que este Programa estará sujeto a las mismas ayudas y becas que el resto del material curricular, precisamente siendo conocedores de la insuficiencia de las ayudas para libros de estos dos últimos curso escolares, rechazamos que seamos las familias las que tengamos que correr con el coste del soporte digital», concluyen.

7 noviembre, 2013

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR