El PCE en Aragón y Nafarroa también solicita la paralización de Mina Muga

El PCE -EPK Navarra y PCE Aragón- denuncia “las graves consecuencias medio ambientales que conllevará el proyecto por su gran cantidad de residuos y su contaminación salina de cauces”.

Desde EPK Navarra y PCE Aragón explican que “a principios de julio conocimos que Geoalcali recibió la concesión minera, por parte del Gobierno central, el de Navarra y el de Aragón, que le permite comenzar a extraer silvinita en el proyecto de Mina Muga, una mina de potasa que se ubicará” entre Nafarroa y Aragón, en los municipios de Zangoza - Sangüesa, donde se construirá la planta, y Undués de Lerda, en Aragón, donde estará la bocamina y la mayor parte de la excavación.

“A pesar de los informes desfavorables de la Conferencia Hidrográfica del Ebro -CHE-, del Instituto Geológico y Minero de España o del Instituto Geográfico Nacional -IGN-, tras la reciente adjudicación de la concesión minera, Geoalcali podría iniciar los primeros trabajos en Mina Muga en el cuarto trimestre de 2021 tal y como anunció la propia empresa”, recuerdan.

Por todo ello desde el Partido Comunista de España -EPK Navarra y PCE Aragón- denuncian “las graves consecuencias medio ambientales que conllevará el proyecto por su gran cantidad de residuos y su contaminación salina de cauces; además nos hará más dependientes de las energías fósiles, necesarias para extraer, transportar y transformar la potasa, favoreciendo el calentamiento global y el cambio climático. Pero la mina de Muga también tiene afecciones a la seguridad por el aumento de la sismicidad, más aún con la proximidad del embalse de Yesa”.

“Todo el proceso, hasta la reciente concesión minera, ha permanecido oculto a la opinión pública, donde la gran parte de modificaciones se han hecho sin la participación pública exigida. Lo que genera más dudas sobre el proyecto de minería sostenible que se nos presenta”, denuncian.

Estas formaciones políticas recalcan que “como siempre en estos proyectos de gran impacto ambiental en un momento de agudización de la crisis climática, se trata de convencer con la creación de puestos de trabajo con cifras sobredimensionadas y sin garantía, sin reconocer que la vida útil de estas minas es de 15 a 20 años por lo que los que se pudieran crear no serían puestos de trabajo estables”.

“Los y las trabajadoras de los municipios navarros y aragoneses afectados por este proyecto no deberían tener que elegir entre el desempleo o la emigración y poner en riesgo el equilibro mediambiental de su tierra. Es obligación de los gobiernos navarros y aragoneses liderar el desarrollo económico de estas comarca, pero haciéndolo con proyectos industriales públicos al servicio de la comunidad que garanticen el empleo estable, y no diseñados por grupos financieros extranjeros -como en este caso- cuyo objetivo confeso es la especulación en la bolsa australiana con el precio de la potasa”, reclaman.

“Desde el PCE solicitamos la paralización del proyecto de Mina Muga y manifestamos el apoyo a las acciones emprendidas por La Plataforma Unitaria contra las Minas de Potasa para lograr la paralización de este proyecto por sus graves consecuencias ambientales y de seguridad”, concluyen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies