El PCE en Aragón muestra su "apoyo y solidaridad" a la plantilla que presta el servicio de limpieza en la Central Térmica de Andorra

"Son otras 22 familias a las que se deja en la calle en la escalada de despidos que se están produciendo, recordando cómo el pasado día 21 de abril MAESSA presentaba otro expediente de extinción de su plantilla (otras 45 personas)", subrayan

limpieza
Central Térmica de Andorra. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

El Partido Comunista de España en Aragón ha querido mostrar su "apoyo y solidaridad" con la plantilla de Nervión, empresa que presta el servicio de limpieza en la Central Térmica de Andorra, a quienes este pasado viernes se les comunicaba el inicio de un expediente de extinción de empleos, amparados en la finalización de la subcontratación por Endesa.

"Son otras 22 familias a las que se deja en la calle en la escalada de despidos que se están produciendo, recordando cómo el pasado día 21 de abril MAESSA presentaba otro expediente de extinción de su plantilla (otras 45 personas)". Y esto se produce cuatro días después de ser firmados los Acuerdos de Transición Justa (ministerios, sindicatos y patronal), que si bien tenían como objetivo apuntalar el empleo en los territorios a corto y medio plazo, no han frenado la destrucción del empleo de forma inmediata", apuntan desde el PCE Aragón. "Estas empresas, sin ningún tipo de fiscalización, se alejan de asegurar el futuro de la población de un territorio, explotado y saqueado, y con el silencio cómplice de la empresa principal, Endesa", añaden.

Asimismo, insisten en la necesidad de "una intervención urgente" por parte de los Ministerios de Transición Ecológica y Reto Demográfico y del Ministerio de Trabajo, para demandar, junto al Gobierno de Aragón, a Endesa y sus contratas el cumplimiento de los términos pactados en los Acuerdos de Transición. "Entre otros aspectos suponen la creación de un marco de seguimiento de las plantillas implicadas en estos cierres, a través del Sistema de Información de los Servicios Públicos de Empleo; el mantenimiento de los empleos directos y la recolocación de las y los trabajadores de las empresas auxiliares de los que se desvincula Endesa, que en el momento del cierre no existirán".

Por último, afirman que "la única forma de tener poder real" sobre la economía del Estado español, "es el equilibrio territorial y la sostenibilidad, que exige recuperar la soberanía energética y, por tanto, la propiedad pública de las empresas del sector".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies