Economía

El pasado fin de semana se produjeron cuatro agresiones al personal sanitario de las ambulancias en Zaragoza

Las agresiones se produjeron mientras trataban de atender a personas embriagadas. Estas agresiones, según afirma CGT, se repiten a lo largo del año sin la intervención de la empresa adjudicataria, Acciona.
| 9 julio, 2019 18.07
El pasado fin de semana se produjeron cuatro agresiones al personal sanitario de las ambulancias en Zaragoza

Este pasado fin de semana del 6 y 7 de julio, según denuncian desde la sección de ambulancias de CGT, se han producido hasta cuatro agresiones contra el personal sanitario de emergencias. En la madrugada del día 6 de julio, una profesional sanitaria fue agredida por una paciente cuando fue a auxiliarla, paciente que presentaba un estado de embriaguez. Anteriormente, el mismo día 6 de julio, un médico de una U.V.I. y un trabajador en prácticas fueron también agredidos por otro paciente cuando le estaban atendiendo dentro de la ambulancia. Y en la madrugada del 7 de julio, otro compañero fue agredido al ir a auxiliar a un paciente que presentaba signos de embriaguez. “Son 4 agresiones más a una lista que esperemos que no crezca” declaran desde CGT.

“Los profesionales sanitarios de las ambulancias han dicho basta. En lo que llevamos de año son múltiples las agresiones sufridas por estos profesionales, que cumpliendo con su deber de auxiliar, en algunas casos son recibidos de forma hostil e incluso llegando a ser agredidos”, denuncia en un comunicado el sindicato.

Enrique Alonso, delegado de CGT en el Comité de Prevención, denuncia la inacción por parte de Acciona. “El comité de empresa ya lleva tiempo avisando a la empresa adjudicataria de estos problemas. Como tal, se exigió hace tiempo un protocolo de actuación ante estos casos y también que se adoptasen medidas para intentar evitar estas situaciones”. Como ejemplo comparativo cita las que piden los médicos de los centros de salud de Aragón, que no es otra cosa que instalar un botón del pánico que da la alerta en cuestión de segundos a la policía en casos de agresión. Enrique asegura que transmitieron estos problemas a todas las partes implicadas hace más de medio año, tiempo que parece suficiente para que se hubiesen tomado medidas. Pero a pesar de las reiteradas denuncias a la empresa y peticiones para poner en funcionamiento el protocolo de actuación “ni el 061, ni DGA, ni Acciona han tomado medidas”.

Enrique se muestra muy enfadado, en parte porque considera el de este colectivo un trabajo que tiene mucha parte de vocación. Afirma que muchos días es “gratificante poder ayudar a las personas, y cuando te agradecen que les auxilies y les lleves al hospital, no puedes dejar de sentirte contento”. Los sueldos de estos y estas profesionales no son como para hacerse rico, nos describe Enrique, y además se trata de una subcontrata, no son funcionarios y funcionarias, aunque mucha gente pueda creer que sí. “Hay profesionales del servicio trabajando con un sueldo no lejos de 900 euros”, afirma Enrique. Pero todas esas situaciones en las que encuentran la satisfacción en lo que hacen, y se sienten útiles e imprescindibles para la sociedad, contrastan con los días en los que sufren agresiones con el mayor desamparo posible. “No es de recibo vivir estas situaciones cuando vas a ayudar. Hace mes y medio, atendiendo a una persona en su casa, la pareja del paciente les dijo a unos compañeros “como no le salvéis os mato”, a la vez que esgrimía un cuchillo en la mano. ¿Qué hacemos? ¿Sacamos el móvil delante suyo y llamamos a la policía mientras nos amenaza con el cuchillo? Eso no es de recibo, queremos soluciones ya. Queremos una manera de estar seguros y tranquilos, un modo de pedir ‘socorro’, ya que no siempre hay policía cuando realizamos atenciones de noche”.¿Qué hacemos? ¿Sacamos el móvil delante suyo y llamamos a la policía mientras nos amenaza con el cuchillo? Eso no es de recibo, queremos soluciones ya. Queremos una manera de estar seguros y tranquilos, un modo de pedir ‘socorro’, ya que no siempre hay policía cuando realizamos atenciones de noche”.¿Qué hacemos? ¿Sacamos el móvil delante suyo y llamamos a la policía mientras nos amenaza con el cuchillo? Eso no es de recibo, queremos soluciones ya. Queremos una manera de estar seguros y tranquilos, un modo de pedir ‘socorro’, ya que no siempre hay policía cuando realizamos atenciones de noche”.

Desde CGT denuncian que “agredir a un profesional sanitario no puede salir tan barato como en la actualidad”.

9 julio, 2019

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR