El Partido Popular lanza la Ley de Presupuestos sin apoyos

La desactivación del Artículo 155 en Catalunya se convierte en clave de cara a conseguir el apoyo del PNV, sin embargo, el Gobierno español contraataca amenazando a los nacionalistas vascos con recurrir su Ley de Presupuestos

El Gobierno español ha aprobado la remisión a las Cortes del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, y lo hace a sabiendas de que carece de apoyos para llevarlos adelante tras el portazo del Partido Nacionalista Vasco (EAJ-PNV).

La posición de EAJ-PNV en relación a los Presupuestos Generales del Estado de 2018 es clara: mientras esté en vigor el artículo 155, ni siquiera existe la posibilidad de abrir una negociación presupuestaria. Así lo ha venido advirtiendo la formación desde que, el pasado mes de octubre y con su voto en contra, entrara en vigor el artículo 155 de la Constitución; así lo ratificó la Asamblea Nacional de EAJ-PNV el pasado viernes y en esos mismos términos se expresaba este martes el portavoz del Grupo Vasco en el Congreso, Aitor Esteban.

La decisión firme del partido vasco ha desatado la pataleta en el Gobierno español ha anunciado su intención de recurrir la Ley de Presupuestos vasca para 2018 por recoger un incremento salarial del 1,5% al funcionariado que, según advierte el Gobierno de Mariano Rajoy, constituye una "extralimitación competencial" al no haber sido aprobado por el Estado.

Así pues el Partido Popular cuenta para la aprobación de la Ley de Presupuestos con el apoyo de Ciudadanos, que anunciaba ayer el acuerdo, después de que la senadora del Partido Popular Pilar Barrerio, dimitiera de su escaño en el grupo parlamentario popular, pero no de su sueldo y puesto, pues pasará a engrosar las filas del grupo mixto. Vamos, una retirada en falso, y un cumplimiento de la tan cacareada lucha contra la corrupción del partido de Albert Rivera cogido con alfileres.

Además del imprescindible apoyo naranja (32) el PP cuenta con los votos favorables de Coalición Canaria (1), Nueva Canarias (1), Foro Asturias (1) y Unión del Pueblo Navarro (2). En total, 171 votos, por lo que son imprescindibles los 5 votos del PNV, para alcanzar los 176 que den la mayoría simple necesaria para la aprobación de la Ley de Presupuestos, algo en lo que confía Mariano Rajoy, o al menos eso ha declarado.

Medidas vagas arrancadas por Ciudadanos a un tacaño PP

La Ley de Presupuestos contempla mejoras mínimas para el bolsillo de la ciudadanía. El Gobierno llevará a cabo una rebaja del IRPF de unos 2.000 millones de euros que beneficiará a 2,5 millones de contribuyentes. En detalle, se ampliará el mínimo exento en el IRPF, que subirá de 12.000 a 14.000 euros al año para todos los contribuyentes, con un ahorro de unos 60 euros al mes –740 euros al año–, mientras que los que ganen entre 14.000 y 18.000 se beneficiarán de una rebaja anual de 300 euros de media al año.

El Partido Popular continuará bloqueando la aplicación de la Ley de Dependencia. Así se desprende de la promesa de nuevas deducciones en el IRPF por cuidado de familiares, con una de 1.200 euros al año a quienes cuiden a su padre o madre mayor de 75 años, a quienes cuiden de su cónyuge con discapacidad. Mientras, la Ley de Dependencia estará dotada de 130 millones de euros, para un colectivo que supera los dos millones de personas, o lo que es lo mismo, algo más de 60 euros anuales por dependiente.

El colectivo pensionista sigue en pie de guerra y Ciudadanos, en la búsqueda de votos ha arrancado del Partido Popular, subidas en las pensiones de entre el 1% y el 3% en función de las cuantías mensuales cobradas. Las pensiones de viudedad verán mejoradas su base reguladora, que pasará del 52% al 60% solo para aquellas personas beneficiarias que sean mayores de 65 años y carezcan de otras fuentes de ingresos. Además, el Gobierno aprobará una deducción de 200 euros al año en el IRPF para pensionistas con pocos recursos. La friolera de 3.500 pensionistas se beneficiarán de esta subida.

Los PGE también incluirán las medidas recogidas en el acuerdo suscrito entre Hacienda y sindicatos, que contempla un marco plurianual de incremento salarial para los empleados públicos para los tres próximos años, con una subida salarial fija del 1,75% para 2018, del 2,25% para 2019 y del 2% para 2020. Unas subidas al funcionariado en las que también está contemplada la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con un aumento medio de 561 euros en la nómina mensual de los policías y de 720 euros en la de los guardias civiles. Sin duda el colectivo más beneficiado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies