El parlamento danés aprueba el expolio a los refugiados

Aprobaba con amplia mayoría, la ley permitirá a Dinamarca confiscar bienes a los refugiados con valor superior a 1.500€, y limitará la reagrupación familiar

Lars Løkke Rasmussen, Primer Ministro danés.

Dinamarca se ha convertido en el primer país de la Unión Europea en obligar a los refugiados a entregar sus objetos de valor, y lo hacía con una rotunda mayoría, 81 votos a favor frente a 27 en contra.  La ley permitirá el expolio de los pocos bienes de los refugiados,  “para costear su estancia y limitar la reagrupación familiar en el país”.

La propuesta del Gobierno liberal que en minoría dirige del primer ministro Lars Løkke Rasmussen contó, como se esperaba, con el apoyo de sus tres aliados del bloque de centroderecha y del Partido Socialdemócrata, primera fuerza opositora, que suman en total casi tres cuartos de la Cámara.

Europa, que ya se debate entre la construcción de vallas y el cierre de fronteras, añade ahora a sus tácticas disuasorias, la confiscación de bienes, como lamentable solución para hacer frente a la mayor crisis de migración desde la segunda guerra mundial.

Después de movimientos similares en Suiza y en el estado del sur de Alemania Baden-Wuerttemberg , el parlamento de Dinamarca votaba este martes a favor de esta ley, que permitirá confiscar bienes con valor mayor a 1.500€, que carezcan de valor sentimental.

Con respecto a esta decisión, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), "la mayoría de los refugiados lo han perdido todo y esta legislación parece decir que los pocos afortunados que han sobrevivido al viaje a Dinamarca con las pocas posesiones que les quedan, no han perdido lo suficiente”.

Pernille Skipper, portavoz de la coalición de izquierdas danesa Enhedslisten, integrado en el Partido de la Izquierda Europea aseguraba que "moralmente, es una forma horrible de tratar a las personas que huyen de crímenes masivos, guerras y violaciones. Huyen de la guerra y ¿cómo los tratamos? Confiscamos sus joyas".

Activistas por los derechos humanos han criticado duramente la nueva ley, ya que su aplicación evitará que muchos refugiados puedan reunirse con sus hijos en el plazo tres años, y sólo darán un año de protección a los refugiados de la guerra en Siria.

Dinamarca ha sido ejemplo manido durante decenas de años, de democracia a imitar por el resto de estados en Europa, sin embargo, con la aplicación de esta ley, el santuario demócrata europeo, muestra su cara más restrictiva e insolidaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies