El parapente de la Ribagorça en peligro de extinción tras 30 años de vuelos

"¿Seguimos teniendo las mejores condiciones aerológicas? Claro que sí. Son otras las razones para estar perdiendo año tras año el atractivo turístico que representaba”, aseguran desde Podemos Equo que denuncian las malas condiciones del acceso al despegue de la zona

parapente
Foto: Turisme Alta Ribagorça.

Hace treinta años el parapente en el Valle de Benás experimentó un sorprendente desarrollo. Las condiciones de vuelo del entorno de Castilló de Sos, Bisagorri y Chía se revelaron extraordinarias y la rápida adecuación de despegues, aterrizajes e infraestructuras con la organización de competiciones hicieron de esta zona un lugar de culto para parapentistas de todo el mundo.

Con el paso de los años otras zonas de vuelo pirenaicas que han mejorado accesos y despegues como Áger, Organya o Vall Louron han aumentado la afluencia de practicantes, y algunas han sido nominadas para campeonatos del mundo. “El impacto económico del parapente en el valle todavía es importante pero mucho menor del que cabría esperar”, aseguran desde Podemos Equo.

“¿Seguimos teniendo las mejores condiciones aerológicas? Claro que sí. Son otras las razones para estar perdiendo año tras año el atractivo turístico que representaba”, arrancan desde la formación que denuncian las malas condiciones del acceso al despegue de Liri con más de cinco años de abandono.

En la Serreta de Chía donde antiguamente se realizaban decenas o cientos de vuelos diariamente no hay ya ninguna zona habilitada y autorizada. En Benás se volaba con regularidad pero no hay ningún despegue ni aterrizaje preparado. En Campo, donde eran frecuentes los vuelos en verano, no hay ningún aterrizaje oficial. El principal despegue de Arasán sobre Castejón está en peligro de ser cerrado, apuntan desde Podemos que añaden que las estaciones meteorológicas de vuelo están fuera de uso.

“Si una estación de esquí con la mejor innovación de los Pirineos descuidara o cerrara sus pistas y empeorara sus accesos año tras año, terminaría por desaparecer. Con el parapente en la zona de vuelo de Castejón de Sos-Valle de Benasque esto puede llegar a pasar”, denuncian.

Además, recuerdan que de los puestos trabajo directos e indirectos que genera, el parapente forma parte del paisaje del Valle y también forma parte de la imagen turística de la Ribagorça y de Aragón: “Que retome fuerza la actividad, y se consolide aumentando su importancia económica o que languidezca como recurso turístico depende ahora de la voluntad de las administraciones públicas”.

Por todo ello Podemos insta a la Comarca de la Ribagorça, a la Diputación y al Gobierno de Aragón a trabajar conjuntamente para consolidar las infraestructuras de vuelo de la Comarca. El Ayuntamiento de Castilló de Sos aprobó recientemente una moción que presentó la formación en este sentido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies