Mundo

El movimiento feminista de Argentina consigue el aborto libre y legal hasta las 14 semanas

El verde se ha convertido en el color del feminismo en Argentina que tras meses de movilizaciones en las calles ha conseguido que el parlamento apruebe el proyecto que obliga a todos los hospitales y clínicas a proveer esta práctica. Unas 500.000 mujeres al año acudían a clínicas clandestinas a realizarse abortos, unas 100 morían.
| 15 junio, 2018 13.06
El movimiento feminista de Argentina consigue el aborto libre y legal hasta las 14 semanas
Foto: Emergentes

Tras meses de movilizaciones bajo el pañuelo verde, el movimiento feminista de Argentina ha conquistado una de sus demandas históricas. Este jueves 14 de junio, y después de una votación y debate parlamentario que duró unas 23 horas, la Cámara de Diputados -y diputadas- aprobó el proyecto de ley para la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas de gestación.

Un ajustado recuento con 129 votos a favor – inicialmente iban a ser 131 pero dos diputados se equivocaron, según aseguran- y 125 en contra. Los colectivos mal llamados “Pro-vida” no pudieron evitar que las plazas argentinas rompieran a aplausos, abrazos y saltos, como demuestran los vídeos que han inundado las redes sociales. Anteriormente, este proyecto se había llevado a la cámara argentina siete veces pero la fuerza de la iglesia católica y su discurso conservador y machista habían impedido que saliera adelante.

Ahora el siguiente paso es que el Senado la convierta en ley pero los grupos parlamentarios mayoritarios ya han anticipado que se aprobará. “Habrá un efecto imparable y la ley va a salir del Senado”, ha explicado el peronista Miguel Pichetto. En la misma línea, el radical Luis Naidenoff ha asegurado que “el Senado tiene que hacerse cargo de la demanda ciudadana y legislar realidades. El aborto no es una cuestión de fe sino de salud pública”.

Hasta ahora el aborto solo estaba permitido úncamente en caso de violación o de riesgo para la gestante, en cualquier otro estaba prohibido y se castigaba con penas de carcel. Varias ONG estiman que al año mueren unas cien mujeres de cada 500.000 que se ven abocadas a realizarse un aborto clandestino.

El proyecto establece que todo hospital o centro asistencial público o privado está obligado a proveer la práctica, aunque permite la objeción de conciencia al personal médico.

El presidente del Gobierno de centro-derecha Mauricio Macri, quien ha declarado estar “a favor de la vida” pero impulsó la discusión en el Congreso, aseveró en un mensaje por televisión que: «Hemos podido dirimir nuestras diferencias con respeto, con tolerancia y escuchando al otro, entendiendo que el diálogo es el camino que va a fortalecer nuestro futuro. Mis felicitaciones para todos, sabiendo que este debate continúa ahora en el Senado».

15 junio, 2018

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR