El Mercado Central de Zaragoza: el proyecto de ZeC abre sus puertas a tiempo y sin sobrecostes

Con un presupuesto de 15 millones, finalmente ha costado 13 millones. Además lo hace después de un proceso participativo y con un objetivo claro, fomentar la alimentación saludable, sostenible y de cercanía. Una premisa en peligro tras la llegada del PP y la expresidenta de Torre Village al ayuntamiento, asegura Pedro Santisteve.

Mercado
Mercado Central de Zaragoza. Foto: Pablo Ibáñez.

El 11 de junio de 2018 empezaban las obras que iban a transformar el Mercado Central de Zaragoza, y este miércoles se celebrará la inauguración y este jueves abrirá sus puertas a pleno rendimiento. Se trata de los grandes proyectos de la legislatura de Zaragoza en Común.

El Gobierno de Pedro Santisteve decidió invertir 15.500.000€ en todo el proceso de rehabilitación, recuperación y puesta en servicio del Mercado Central, incluido el mercado provisional, pero finalmente la reforma ha costado unos 13.000.000€.

El Mercado Central se levanta en el mismo lugar que ocupaba el mercado de la ciudad desde el siglo XIII y es uno de los más bellos ejemplares de la arquitectura modernista de Aragón, estando catalogado como bien de interés cultural por diferentes administraciones. Este equipamiento de titularidad municipal tiene un valor patrimonial, histórico, turístico y comercial “que merecía una inversión así de potente y que a la vez contribuyera a revitalizar el barrio del Casco Histórico en el que se encuentra”, señalan desde Zaragoza en Común.

Desde el principio, la formación tuvo claro que el mercado debía conservar el carácter de mercado de abastos con buena relación calidad/precio, a la vez que contemplaba un mercado como plataforma de comercialización y distribución de la huerta de Zaragoza y del producto agro-ecológico; tanto para fomentar la estabilidad en el empleo como sensibilizar a la ciudadanía sobre el consumo responsable o incorporar hábitos de alimentación saludable. Todo esto sin perder de vista que el nuevo mercado garantizara la accesibilidad universal.

Mercado
Mercado Central de Zaragoza. Foto: Pablo Ibáñez.

Pero la obra va más allá del edificio en si. La intención desde el inicio fue que toda la actividad comercial de la zona se beneficiara también de la modernización de servicios: reforzando redes de colaboración y cooperación y creando nuevas sinergias. De hecho, el impulso del Mercado Central supone también un impulso al comercio de proximidad por el que siempre ha apostado Zaragoza en Común.

Los mercados contribuyen al concepto de ciudad compacta que, frente a la ciudad difusa, garantiza mejores economías de escala urbanas en términos de sostenibilidad. Cuanta más actividad, mayor atracción de gente en la zona y por lo tanto mayor seguridad. Los mercados, como el comercio de proximidad en general, contribuyen a la vitalidad de un barrio y al desarrollo local ya que la riqueza que generan retornan al territorio en lugar de acabar siendo absorbidas por los actores económicos más fuertes, que en el caso agrario y de la alimentación se trata de multinacionales que forman un oligopolio extractivo.

Pedro Santisteve ha manifestado su preocupación por la política de PP y C’s en la materia, ya que “es evidente que el Consejero de Urbanismo Víctor Serrano y la Consejera responsable de mercados Carmen Herrarte, expresidenta de Torre Village, han venido a defender los intereses de las grandes empresas y sus superficies comerciales que tanto daño hacen al pequeño comercio”.

Mercado
Pedro Santisteve. Foto: Pablo Ibáñez.

Otro beneficio para lo local es que estos mercados generan interacción social entre los y las vecinas, aportando actividad en el espacio público. El Mercado Central es un espacio de encuentro de la diversidad contenida en las calles que le rodean, por lo que tiene también un importante valor social.

Además del “qué”, también cabe destacar el “cómo”, para realizar la obra Zaragoza en Común puso en marcha un proceso participativo y tener en cuenta la opinión de los y las detallistas, de las asociaciones vecinales y otras entidades que forman parte de la vida social del barrio.

Sobre el modelo de gestión, la apuesta de Zaragoza en Común ha sido una fórmula de gestión 100% pública en la que los comerciantes han tenido autonomía en el día a día pero que conserva un papel estratégico para el Ayuntamiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies