Altavoz

El Mayo del 68 francés

Ya hace 45 años desde las movilizaciones del mayo francés, que empezaron con algunos precedentes, como las invasiones pacíficas a las residencias de las chicas en marzo del 67. Un año más tarde, el alumnado politizado era poco numeroso, pero una ocupación junto con la represión hizo que pasaran de 142 personas, en la ocupación...
| 10 mayo, 2013 08.05

univ68Ya hace 45 años desde las movilizaciones del mayo francés, que empezaron con algunos precedentes, como las invasiones pacíficas a las residencias de las chicas en marzo del 67.

Un año más tarde, el alumnado politizado era poco numeroso, pero una ocupación junto con la represión hizo que pasaran de 142 personas, en la ocupación del 22 de marzo del 68 contra la guerra del Vietnam, hasta los cientos de miles de personas en la manifestación del 13 de mayo, la más grande que se había visto desde la de la liberación de la ocupación nazi.

Uno de los problemas serían las posturas “revolucionarias” de algunos de los estudiantes. Estos criticaban, más que el capitalismo, la sociedad consumista, es decir, no trataban el problema de raíz ni entendían la potencialidad revolucionaria de la clase trabajadora de parar la producción. Esto comportó que se descartaran en algunos lugares las demandas económicas o que simplemente se luchara por la “revolución”.

Si se hubieran extendido formas de organización de las trabajadoras y trabajadores y huelgas que hubieran permitido a la gente debatir sobre su propio destino a través de asambleas y comités de huelga, y las demandas se hubieran generalizado en toda la clase trabajadora y no sólo en ciertas fábricas, el gobierno se hubiera visto entre la espada y la pared. En este sentido la insistencia de las burocracias sindicales dominadas por el PCF de separar al movimiento estudiantil del movimiento obrero fue fatal.

El estudiantado no tenemos la capacidad de parar la producción, el motor del capitalismo, de parar sus beneficios; pero sí que tenemos la capacidad de transmitir las ideas y de impulsar las luchas, sumadas a menos responsabilidades, nos dan un papel importante dentro del escenario político.

Tenemos que aprender del mayo francés que la clase trabajadora es la que puede poner al 1% en jaque y que ésta necesita al resto de la sociedad para apoyar sus luchas. Así que empecemos por coordinarnos con las trabajadoras y trabajadores de la universidad, empecemos por PAS y PDI y extendamos las luchas hasta el último puesto de trabajo.

Ramón Villalonga (militante de En lluita)| Para AraInfo

10 mayo, 2013

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR