El Heraldo fracasa en su -no- convocatoria ultra contra las medidas sanitarias para combatir el COVID-19

El Heraldo de Aragón primero tiró la piedra alentando, después escondió la mano borrando sus llamamientos, y finalizó el combo regalando a los irresponsables ultras su portada dominical, a pesar del -afortunadamente- fracaso de la manifestación por su escaso número de participantes.

En los últimos meses la población de Aragón ha demostrado un extraordinario sentido de responsabilidad y de compromiso con el bien común. Las duras medidas de confinamiento dictadas por el gobierno estatal han sido cumplidas mayoritariamente por nuestra sociedad con una disciplina social admirable.

La responsabilidad individual y colectiva, y el estricto cumplimiento de las recomendaciones/órdenes de las autoridades sanitarias han permitido controlar la terrible curva de contagios del COVID-19, evitando así también mayor dolor por la pérdida de seres queridos.

Sin embargo, en una sociedad democrática, plural, y diversa, como la aragonesa, ha habido espacio para compaginar la responsabilidad social con la crítica política. Y esto es así hasta el punto que ha sido posible contener al virus cumpliendo el confinamiento mientras las críticas por su gestión obligaban a dimitir a la máxima autoridad sanitaria aragonesa en plena pandemia.

El Heraldo como boletín de la ultraderecha

Por eso sorprende, e indigna, que en un ejercicio de irresponsabilidad manifiesta el Heraldo de Aragón se convirtiera durante el pasado fin de semana en el vocero de la ultra derecha, y alentara con toda su capacidad mediática convocatorias, como poco irresponsables, de protesta "contra el gobierno comunista" y su gestión de la crisis sanitaria, en Zaragoza y en Uesca.

Primero se hizo eco con apariencia de neutralidad de las convocatorias ultras.

Después se acobardó quizá consciente de su temeridad e irresponsabilidad y borró su noticia y sus redes sociales.

Pero concluyó regalando su portada dominical a la mayor gloria de la ultraderecha.

Participantes en la manifestación ilegal -e irresponsable- en Zaragoza exhibiendo simbología fascista.

Comprometidas con la idea de periodismo como servicio público para el bien común, e intentado fomentar en Aragón un ecosistema mediático diverso, plural, y crítico, tanto como honesto y transparente, y desde la humildad de quienes nos sabemos llenas de dudas y con pocas certezas, exhortamos al gigante -referente mediático de miles de aragonesas- Heraldo de Aragón a reconducir su política de agitación y propaganda ultraderechista, a abandonar estrategias de trinchera, y a aportar mesura, sentido común, y responsabilidad, al menos, mientras dure la insólita situación provocada por el estado de alarma sanitaria por el COVID-19.

[Tras contactar con la Delegación del gobierno del estado en Aragón, esta redacción ha podido conocer que desde esta institución no se tomó ninguna medida para evitar las irresponsables concentraciones ultras al considerar que “existió una delgada línea entre paseantes que respetaban las medidas de distancia física y el resto de recomendaciones sanitarias, y otros paseantes convocados de forma anónima para participar en una concentración, no comunicada, de protesta”, asimismo desde Delegación afirman que “desconocen si en el transcurso” de la manifestación ultra hubo identificaciones, sanciones, o detenciones por parte de la policía, pues “estos datos los elabora y gestiona directamente la propia policía”.]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies