El grupo de teatro Desabillhadas actúa para la asociación Ambessa en favor de la infancia en Etiopía

Un grupo de mujeres en un patio de vecinas y toooooooooodo lo que allí puede surgir. Como en la vida misma habrá momentos para reir, para llorar, para emocionarnos, para pensar... El grupo de teatro Desabillhadas colabora con la asociación Ambessa para sacar fondos para la infancia en Etiopia y la creación de una casa para niñas y niños sin recursos con la representación de su obra "Ropa tendía". Artesanal en su forma y composición: pensada, imaginada, escrita, dirigida y hecha por Desabillhadas.La cita es este sábado 19 de mayo a las 19.00 horas en el Centro Cívico Universidad (calle …

Un grupo de mujeres en un patio de vecinas y toooooooooodo lo que allí puede surgir. Como en la vida misma habrá momentos para reir, para llorar, para emocionarnos, para pensar...

El grupo de teatro Desabillhadas colabora con la asociación Ambessa para sacar fondos para la infancia en Etiopia y la creación de una casa para niñas y niños sin recursos con la representación de su obra "Ropa tendía". Artesanal en su forma y composición: pensada, imaginada, escrita, dirigida y hecha por Desabillhadas.La cita es este sábado 19 de mayo a las 19.00 horas en el Centro Cívico Universidad (calle Violante de Hungría 4). La entrada será de 3 euros y habrá materiales del país africano para poder contribuir con su compra a recaudar fondos.

Nos avisan de que la obra no es adecuada para menores. Pero teneis el parque al lado...

Ropa Tendía. Una madre y su hija. Una mujer que siente su vida truncada. Una joven explorando sus límites. Una alocada anterior habitante del bloque y su prima, recién llegada y diferente.

Una chica alunada. La vecina del 50, a quienes todas toman por loca. Todas ellas coinciden en torno al tendedero del patio de vecinas, vigilando que no les vuelvan a robar la ropa. Y a la vez que lavan, extienden, sacuden, airean y ponen a secar sus ropas, se lavan y airean ellas mismas por dentro. En el tendedor, lo más íntimo queda expuesto a las miradas vecinas. Y sus propias historias se mezclan, a la vez que se mezclan sus ropas.

El tendedor se irá transformando, sirviendo de cuerda floja, pantalla de proyección, teatro de marionetas, escenario de cabaret, y, por supuesto, lavadero, donde cada cual intentará lavar sus manchas.

En las conversaciones surgirán diversos conflictos que viven estas vecinas: la esclavitud de la imagen, los amores prohibidos, los estereotipos de género, las relaciones entre madres e hijas, los sueños no cumplidos, la bulimia, el deseo de explorar, el maltrato, la maternidad perdida, las barreras interiores, los límites sociales, la locura, la discriminación, los prejuicios y la posibilidad de hacer crecer las alas y echar a volar... como ropa jugando en el viento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies