El futuro está en la "tranquilidad" del consenso

Hace unos días un amigo (Didier) en las redes sociales nos recordaba la frase de Karl Marx: "Las ideas de la clase dominante son en todas las épocas las ideas dominantes". Han pasado 150 años y sigue siendo realidad la clase dominante, actualmente sistema económico y poder político del norte global, marca el ideario político tanto nivel internacional como a nivel estatal. Una forma que utiliza mantener la hegemonía es la del consenso mal gestionado, el consenso en sí es un sistema de elaborar leyes o solucionar conflictos que contiene un alto riesgo de ser manipulable. El consenso está ligado …

desarmar evolución gente lunas árbol bienestar

Hace unos días un amigo (Didier) en las redes sociales nos recordaba la frase de Karl Marx: "Las ideas de la clase dominante son en todas las épocas las ideas dominantes".

Han pasado 150 años y sigue siendo realidad la clase dominante, actualmente sistema económico y poder político del norte global, marca el ideario político tanto nivel internacional como a nivel estatal.

Una forma que utiliza mantener la hegemonía es la del consenso mal gestionado, el consenso en sí es un sistema de elaborar leyes o solucionar conflictos que contiene un alto riesgo de ser manipulable.

El consenso está ligado al poder, la influencia y al consentimiento. El poder de quien puede participar en él marcando pautas y límites, la influencia interna y de entidades externas al espacio de desarrollo respecto a las resoluciones o leyes que lo enmarcan y el consentimiento del poder y con aceptación de todos los participantes en asumir las resoluciones tomadas.

El consenso ha estado presente como herramienta política desde la Grecia, consenso o concordia, elaborando las normas y las correspondientes adiciones acompañen a los ciudadanos a cumplirlas.

El consenso o consentimiento también aparece en los gobiernos dictatoriales, consensuando los dictadores las "libertades" que consienten para tener contenta a la suficiente parte del pueblo que les defienda, creando un vínculo de necesidad en ambas direcciones que legitiman esas jefaturas ilícitas.

En los principios de la república romana durante un conflicto entre los patricios y los plebeyos, los primeros se dieron cuenta que no había otra esperanza para la ciudad que otorgar concesiones a los plebeyos después de la desobediencia a aceptar unos castigos y el repliegue a las colinas de los ejércitos formados básicamente por estos últimos.

Maquiavelo en el príncipe insta a tener en cuenta la mirada desde abajo, darle cierta felicidad y satisfacción al pueblo, habla de consensuar y conceder privilegios como la de formar parte de los ejércitos, que principalmente estaban formados por mercenarios, es decir "responsabilidad". De alguna manera surge el concepto del que el dominio es duradero cuando encuentra reconocimiento.

En principio todos los individuos o elementos asociados en el consenso asumen como vinculantes las resoluciones.

Está bastante claro que en todos los modelos de democracia el consenso se utiliza para normalizar la vida, ahora bien cuando el consenso se refiere a leyes que establecen el "statu quo" de la población o sistemas concretos de forma de gobierno, es muy posible que las "ideas de la clase dominante" establezcan normas y vínculos temporales que impidan el desarrollo moral y ético de las normas impidiendo su evolución natural.

Los consensos políticos importantes y determinantes van acompañados de campañas de manipulación en las que se trasmite las normas o modificaciones consensuadas como las "deseables", estableciendo los límites en un principio marcados como "idealizaciones".

Dos ejemplos claros de estas situaciones son, en el estado español, la Constitución Española de 1978, que dejo ligada la concepción de modelo de estado al marcado por los estamentos más influyentes y con más poder del momento el ejército y la monarquía heredada del dictador en contra partida concedieron la posibilidad de una democracia parlamentaria, eso sí todo atado y bien atado.

La estrategia de los consensos de este tipo son conocidos desde principios del siglo XX, por lo cual todos los firmantes eran conscientes de la magnitud de la situación creada y del inmovilismo donde nos encontramos por culpa del "consenso".

A nivel internacional los diferentes acuerdos sobre al cambio climático van arrastras de concesiones que otorgan los implicados con más poder e influencia (multinacionales mercados económicos, EEUU China...), llegando a unas propuestas limitadas y una hoja de ruta, por definir en cada estado, que los científicos críticos con el sistema consideran muy insuficiente.

Pues ahí estamos, el consenso aleja aún más la democracia parlamentaria de la democracia directa, de hecho la desplaza a otro ámbito político social, "las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes", creo que en gran parte el problema reside en valores éticos de a quien damos la confianza para resolver las situaciones críticas, la democracia se diluye en los consensos donde en vez de establecer debates abiertos se hacen declaraciones de intenciones y despacho mucho despacho, en esta situación el ciudadano deja de saber dónde y porque se diluyen las expectativas de algo que podría ser mejor para la mayoría, no existen contra propuestas de alguna manera se limita a restringir a "cepillar" las propuestas más populares para adecuarlas lo mejor posible al sistema a "la clase dominante", las votaciones procedimentales no dejan de ser más que una puesta en escena de un supuesto decido fuera del "circo" (con todo el respeto y admiración a los protagonistas naturales de este tipo espacio payasos, domadores, músicos, acróbatas, magos...)

Ahora mismo está complicado la modificación del modelo de estado en la península igual que en los últimos 80 años y lo que es más grave la supervivencia de un gran número de especies en el planeta provocada por la aportación de elementos tóxicos producidos por el Homo sapiens, eso sí todo bien "consensuado" por los de siempre...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies