Deportes

El Fénix sorprende en Poble Nou

El Fénix se presentaba en el complejo Mar Bella de Barcelona con las bajas de última hora, sin embargo, los zaragozanos supieron sufrir para traerse los cuatro puntos en un partido tremendamente físico, en el que tan solo se marcaría un ensayo por equipo, y en el que la buena defensa volvió a ser fundamental.
| 14 diciembre, 2014 07.12
La palntilla del Fénix Club de Rugby, tras el partido de ayer en Poble Nou, arropados por muchos aficionados en la grada. Foto: @rugbyfenix

La plantilla del Fénix Club de Rugby, tras el partido de ayer en Poble Nou, arropados por muchos aficionados en la grada. Foto: @rugbyfenix

El Fénix se presentaba en el complejo Mar Bella de Barcelona con las bajas de última hora de Juan Mesado y Diego Ceresuela. El abanico de sustitutos es amplio y de calidad. Joseba y Cuenca volvían a una convocatoria del primer equipo tras varios partidos en la territorial.

Tras el mal arranque de partido el fin de semana anterior en Hospitalet, se decidió sacar una delantera titular más aguerrida para suplir la posible salida en tromba del equipo local. El trabajo de la semana había estado enfocado en la organización defensiva tras juego al pie, el contraataque y situaciones de stress en 22 propia y ajena. Sin embargo, en el minuto 2 un ala del Enginyers recibe un balón pegado al line, sortea a Pampa y, después, con un autopase con el pie, a la organización de la segunda cortina. El primer ensayo sube al marcador. 5 – 0.

Tras el incidente, se suceden varias series interminables de melés que ningún equipo acierta a controlar con claridad. El Fénix, poco a poco, se va haciendo con el mando del partido. Atrás se está contundente en defensa, delante, la conquista y el juego cerca de los puntos de fijación comienza a ser del Fénix. La organización defensiva del Enginyers es muy eficaz, aún así los maños rompen varias veces la primera cortina defensiva y ganan la línea de ventaja sin terminar de aprovechar sus aciertos. En el minuto 15, poco después de que Romain rompiera por el centro en el lanzamiento de juego de un saque de lateral, Juanjo transforma un golpe de castigo y pone el 5-3, un marcador que ya no se movería hasta la segunda parte.

El Fénix, con un ligero viento en contra sigue al ataque. La melèe y la touche funcionan bien, incluso se dificulta la conquista del rival. Se tiene la posesión y el dominio territorial, pero nunca hay superioridad numérica ni espacial ofensiva para batir al equipo catalán.

El Enginyers es un equipo muy joven con un gran futuro por delante. Varios de sus jugadores son internacionales sub 21 y tienen una calidad individual superior a los jugadores del Fénix, la mayoría también, muy jóvenes. Pero este partido no se iba a decidir por una individualidad. Lo iba a decidir el grupo, el colectivo. El que supiera tener paciencia, dominar el breakdown y mantener la intensidad durante los 80 minutos se llevaría un partido tremendamente físico.

La segunda parte siguió con el mismo guión, si cabe más acentuado. Asfixia del Fénix al rival en los puntos de encuentro, dominio de las fases de conquista y 5 cambios en delantera en el minuto 5 de juego que insuflaron oxígeno al equipo. Diego Alonso, Baselga, los hermanos Juan y Alex Pasamar y un Josema que está viviendo buenos momentos aportaron experiencia y fuerza delante. Una de las claves del Fénix sigue siendo su poderoso banquillo, que le permite trabajar a un alto nivel durante todo el partido.

El premio no llegó hasta el minuto 15 cuando Romain Sayerse, ayer el número 8 fue el mejor jugador sobre el campo, salió con el balón de una melèe a 10 metros de línea de marca y ensayó para poner el 5 – 8 en el marcador. Juanjo, en una patada complicada, puso el 5-10 que ya no se movería.

El Fénix tuvo varias oportunidades para incrementar el marcador. Alex Pasamar, Romain y Nico Bono se quedaron a escasos metros de la marca contraria durante el asedio cada vez más insistente del Fénix. Pero el Enginyers tiró de orgullo y casta y los últimos diez minutos acorraló a los zaragozanos en su 22. Se defendió muy bien. Muy organizados y sin cometer demasiados golpes para lo que ese tipo de situaciones requiere. Los chicos de Alfredo Benedí, con un trabajo físico descomunal, salvaron el partido y se trajeron los 4 puntos a Zaragoza.

Con este resultado el Fénix vuelve al séptimo puesto de la clasificación y con la mente puesta en el siguiente partido. Ültimo partido del año y último ante su afición, que le enfrentará a un Sitges R.C., también recién ascendido y con una buena progresión. Un partido emocionante que se disputará el próximo sábado 20 de diciembre, a las 17.00 horas, en el C.D.M. Pinares de Venecia.

14 diciembre, 2014

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR