Deportes

El Fénix lucha pero cae ante un Valencia Tecnidex rocoso

El Fénix Club de Rugby tenía un reto importante este sábado. Ganar al Tecnidex Valencia para engancharse a la mitad de tabla o arriesgarse a ser cazado por sus implacables perseguidores. No pudo ser. Se tuvo en las manos pero las imprecisiones, el ansia y el no saber controlar el partido cuando se fue por delante, anuló los buenos propósitos.
| 18 enero, 2015 18.01
Foto: AraInfo

Foto: AraInfo

El Fénix Club de Rugby tenía un reto importante este sábado. Ganar al Tecnidex Valencia para engancharse a la mitad de tabla o arriesgarse a ser cazado por sus implacables perseguidores. No pudo ser. Se tuvo en las manos pero las imprecisiones, el ansia y el no saber controlar el partido cuando se fue por delante, anuló los buenos propósitos. El Valencia sorprendió en cuanto su potente delantera, la más fuerte de la liga, no pudo con la del Fénix. Al revés, los zaragozanos se echaron encima en la segunda parte robando melèes y dominando la conquista. La tres cuartos valenciana ha mejorado con respecto a la de la primera vuelta. La incorporación de un apertura y, sobre todo, un zaguero argentino le dan más verticalidad y una mayor consistencia.

El partido comenzó con dominio del Fénix. Fueron cinco minutos donde se pudo adelantar en el marcador con un golpe de castigo cerca de la 22 contraria. No pudo ser. A partir de ahí el Valencia se fue para arriba y encerró a los locales en su campo. Durante 15 minutos el Fénix defendió bien y el Valencia estuvo a punto de marcar varias veces. No fue hasta el minuto 20 que lo consiguió. Poco más hicieron los Valencianos en un partido donde se llevaron los 4 puntos.

Tras el ensayo el Fénix se fue arriba y, sin la contundencia de los valencianos, encerró al equipo visitante en su campo. Al filo del descanso, Romain, de golpe de castigo, ponía el 3 – 7 en el marcador y la esperanza en la grada.

La segunda parte comenzó desatada. En menos de cinco minutos ambos equipos pudieron marcar un par de ensayos cada uno. Una intercepción del Valencia en clamoroso fuera de juego casi acaba en susto. A partir de ahí el Fénix sí que dominó y hasta casi atropelló a la delantera rival. En el minuto 20 Juárez, tras un buen maul desde touche, ponía el 8 – 7 en el marcador. Tal y como estaba el partido, parecía que la victoria llegaría. Pero el Fénix, ansioso como siempre y precipitado como nunca, no solo arrolló al rival sino que se arrolló a si mismo con golpes estúpidos en ataque, adelantados, errores de mano, malas tomas de decisiones y mucha voluntad. En esta categoría no solo hace falta coraje, que también, sino inteligencia táctica. Y ayer hubo, pero no la suficiente.

El Valencia, en la única ocasión que se acercó a la 22 del Fénix consiguió marcar y ponerse otra vez por delante. 8 – 12. Luego, un dominio alterno dejó las cosas como estaban con tres puntos más para cada equipo producto de dos golpes de castigo. El público, la grada, que ayer volvió a llenar el Velódromo, se fue contenta. Vio buen rugby y disfrutó de una tarde fría pero apacible. El Fénix, el grupo humano, debe de estar también contento por el trabajo realizado y, pensar, que el martes que viene vuelve a empezar desde cero. Que le toca luchar para no estar abajo, que toca pelear para subir los peldaños bajados. Que nadie regala nada y que todo lo que se consiga será a base de mucho esfuerzo y compañerismo.

18 enero, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR