El Eurogrupo amenaza con el "Grexit"

La reunión del Eurogrupo ha finalizado sin acuerdo en torno a la propuesta griega y exige al gobierno de Tsipras más ajustes para el miércoles, ante la amenaza con una expulsión temporal de Grecia de la zona euro, que según diversos expertos podría acabar en definitiva.

Christine Lagarde y Euclid Tsakalotos, en la sesión de este domingo del Eurogrupo.

La reunión del Eurogrupo finalizaba sin acuerdo y con una zona euro dividida entre la salida temporal de Grecia y la permanencia. Sin embargo, son muchos más los países que abogan por la salida temporal. Para Grecia dejan pocas opciones sus socios en la zona euro. La aceptación de doce condiciones que esquilmarían el Estado griego, dejándolo, en la práctica, en manos de la empresa privada.

Entre las condiciones solicitadas al ejecutivo de Tsipras estarían el aumento del IVA y la ampliación de las bases impositivas, la bajada de pensiones, la reforma del código civil, recortes de gasto automáticos, privatización de la electricidad, asegurar la independencia de la oficina estadística griega (ELSTAT) y el regreso de la Troika.

Una propuesta que pone de manifiesto esa mayoría del Eurogrupo favorable a la salida de Grecia del euro, pues en ningún caso parecen condiciones que puedan ser aprobadas en el parlamento griego, reforzado tras un referéndum en el que “No” a las condiciones de la troika fue mayoritario.

Dimitri Papadimoulis, vicepresidente del Parlamento Europeo y miembro de Syriza advertía que "lo que está en juego aquí es un intento de humillar a Grecia y los griegos, o para derrocar al gobierno de Tsipras", y no parece que vaya desencaminado.

Las propuestas lanzadas a Tsipras en el Eurogrupo, barajarían también  la creación de un fondo que gestionase activos públicos griegos por valor de 50.000 millones de euros, lo que en otros términos podemos denominar como una privatización de Grecia.

Lo ocurrido este fin de semana en el Eurogrupo no es una negociación sino una imposición. Las propuestas aprobadas en el parlamento griego secundaban en gran parte la propuesta europea previa al referéndum. En la actualidad exigen al gobierno de Alexis Tsipras unas condiciones que serán inasumibles por el parlamento griego.

Las amenazas al ejecutivo griego han sido constantes. La salida del euro de forma temporal es el objetivo trazado por Alemania y secundado por la mitad del Eurogrupo. La manera de conseguirlo: mediante un listado de doce puntos que colocan al gobierno griego en un callejón sin salida.

Las protestas por esta propuesta del Eurogrupo se daban cita en la Plaza Syntagma de Atenas reclamando un nuevo “Oxi” a las doce exigencias. En el mismo sentido se declaraban diputados de Syriza. Zoi Kostantopoulou, considerada como parte de la línea dura de Syriza aseguraba que "el gobierno está siendo chantajeado. Los prestamistas insisten en convertir el ‘no’ [del referéndum de la semana pasada] en ‘sí’. Yo nunca podría votar por el contenido del acuerdo".

Por su parte, Yanis Varoufakis publicaba un durísimo artículo en The Guardian en el que al respecto de las negociaciones, y con la experiencia de meses de negociación, advertía que su convicción es que el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, "quiere Grecia fuera de la moneda única para poner el temor de Dios en los franceses y hacer que acepten su modelo de una eurozona disciplinada".

En ese sentido, si que parece que las durísimas negociaciones a las que se ve sometido el gobierno de Alexis Tsipras, tienen también un trasfondo político. Por un lado, demostrar la supremacía alemana en el control de la zona euro, por otro amedrentar a otros países con elecciones a la vista, y candidaturas de izquierdas al alza que pudieran entorpecer los planes económicos de la UE.

Lo cierto es que la negociación del Eurogrupo ha finalizado con una patada en la espinilla a Grecia y con la exigencia de un paquete de medidas que saben irrealizable en ambas partes. Una nueva patada hacia adelante a la lata, que deja a Grecia al borde del abismo pendiente de un “salvavidas” que más parece una soga al cuello. En el plazo de 72 horas, probablemente conozcamos si la salida de Grecia del euro se hace efectiva.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies