El estudiantado de la Universidad de Zaragoza se organiza contra el recorte de horarios y convocatorias de exámenes

Para el próximo curso, la Universidad plantea abrir solo en horario de mañanas (de 8.00 a 17.00 horas) y cambiar la convocatoria de exámenes de septiembre a junio

Fachada de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza
Foto: Universidad de Zaragoza

En marzo, diversas asambleas de estudiantes denunciaron el Plan Urgente de Medidas en materia de Energía que la Oficina Verde de la Universidad de Zaragoza publicó. De esta denuncia ha surgido la asamblea Precarias Unizar, que está preparando diferentes asambleas para organizarse.

El 20 de abril a las 19.15 horas se reunirán en la entrada de Interfacultades y en la cafetería Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo. Después, el 22 de abril, tendrán una asamblea general en Interfacultades a las 19.15 horas.

El Plan Urgente de Medidas en materia de Energía estableció diversas medidas con el objetivo de lograr una mayor eficiencia energética y económica, con lo que se plantea reducir en 3 millones el gasto energético de la Universidad de Zaragoza, que se había visto disparado a razón de la subida del precio de la energía. La asamblea señala que "mientras las eléctricas aumentan sus beneficios, nosotras debemos ajustarnos a unas condiciones cada vez más precarias que afectan directamente a nuestro estudio y resultados académicos".

Entre las diversas acciones, se proponía el cierre de la Universidad del horario de tardes, a lo que Precarias Unizar dicen que "las estudiantes volvemos a sufrir recortes que empeorarán la calidad de nuestra enseñanza pues se complicará, o directamente negará el acceso a la educación superior de aquellas que por conciliación laboral se vean obligadas a estudiar por la tarde".

Entienden que esta implantación de esta medida es "perjudicial" no solamente porque, a la hora de establecerse, no se haya contado con la opinión del estudiantado, profesorado, PDI y PAS, "sino porque supone un claro empeoramiento de nuestras condiciones de estudio".

Además, al eliminarse las plazas correspondientes al horario de tardes, se provocaría una subida de notas de corte que alejaría de la Universidad a más estudiantes. Tampoco se sabe aún cómo afectará a los distintos servicios de cafetería, biblioteca, etc., que emplean a las trabajadoras del PAS.

Si bien más tarde parece que se reculó y se aseguró que, de plantearse esto, antes sería dialogado y consensuado con la comunidad educativa, el documento sigue publicado en la web de Oficina Verde y "la información que recibimos es generalmente contradictoria", denuncian desde Precarias Unizar.

La novedad es que el rectorado ha transmitido su intención de trasladar la convocatoria de exámenes de septiembre a julio. El estudiantado se queja de que "de nuevo, se planteaba una medida sin previa consulta con el estudiantado que suponía un claro empeoramiento de sus condiciones de estudio".

Se posicionan en contra de este recorte en los tiempos de preparación de los exámenes, "cuyos resultados determinan si debemos acceder a una segunda (o posterior) matrícula de un precio aún más prohibitivo". Ya en 2014, el estudiantado se movilizó para impedir una propuesta similar, dejando claras su posición.

Ante esta toma de unas decisiones, que tildan de "perjudiciales" y "de manera antidemocrática", Precarias Unizar, como colectivo en el que se encuentran representados los distintos sectores de la universidad, comienzan una fase de movilización que dará su pistoletazo de salida este miércoles mediante la realización de las diversas asambleas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies