El director de Nortes se enfrenta a la Ley Mordaza por cuestionar una actuación policial

La Policía española ha denunciado a Diego Díaz, director del medio, y a otras dos personas por la publicación de un artículo en el que cuestionaban una actuación policial

El autor, Diego Díaz | Foto: Iván G. Fernández

Diego Díaz Alonso, director de Nortes, junto con Jara Cosculluela y Nacho Durán han sido sancionados por la Policía española, según se les ha notificado, en la aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida como Ley Mordaza.

La sanción, de 601 euros, viene impuesta, según la denuncia y el expediente sancionador, por el artículo del pasado julio Crónica y vídeo de una intervención policial desproporcionada. El artículo está firmado por Díaz y la parte audiovisual por Durán.

Según relata el propio redactor, el artículo narra “algo de lo que fui testigo la madrugada del domingo pasado en Xixón, cuando tras más de media hora atendiendo a Marce, un joven que se había desplomado en la calle de El Comercio, varios policías nacionales generaron una tensa situación que acabó con otros dos jóvenes en comisaría y otros tres identificados”.

La Policía les acusa de obstaculizar la actuación del personal sanitario y forcejear con los agentes. La Policía ha denunciado al director de Nortes por una presunta infracción del artículo 36.05 de la Ley de Seguridad Ciudadana, la cual tipifica como una falta grave “las acciones y omisiones que impidan u obstaculicen el funcionamiento de los servicios de emergencia, provocando o incrementando un riesgo para la vida o integridad de las personas o de daños en los bienes, agravando las consecuencias del suceso que motive la actuación de aquellos”.

Las tres personas denunciadas niegan las acusaciones policiales, las cuales consideran como represalias por cuestionar la actuación de los agentes. Han presentado un recurso de alegación en el que la abogada defensora argumenta que el vídeo que acompaña a la noticia de Nortes demuestra que “nadie de los allí presentes impidió, o trató siquiera de impedir, que el personal sanitario pudiera trabajar con seguridad”, y que fueron los propios policías quienes “de forma absolutamente contraria al criterio sanitario, tiran al suelo, ponen boca abajo e inmovilizan” al acompañante de la persona que estaba siendo atendida.

Se han negado a pagar la multa y consideran que el caso es un intento de amedrentar al medio por informar de los excesos y abusos policiales. Además, Amnistía Internacional en el Estado español y Asturies ya están documentando el caso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies