El CSA A Ixena visita el entorno de la Laguna del Cañizar

La visita al enclave natural entre Cella y Villarquemado se produce en el marco del ciclo de excursiones programado por el colectivo tras el parón causado por la crisis sanitaria

laguna
Foto: CSA A Ixena.

Tras más de un año de parón, el Centro Social Autogestionado “A Ixena” (CSA A Ixena) ha retomado la actividad con un ciclo de excursiones al aire libre. Tal y como explican las socias del CSA, “pretendemos sacar el CSA a la naturaleza, descentralizando las actividades y poniendo en valor la riqueza natural de Teruel”.

Dentro de las actividades y rutas propuestas, el pasado domingo 30 de mayo se realizó una visita guiada a la Laguna del Cañizar. Gracias a dicha visita, las asistentes han conocido en mayor medida su entorno, vegetación, fauna y también su historia.

El paseo transcurrió entre las pacíficas aguas de la laguna y el dorado cañizo, tan característico de estos sistemas lacustres, en los que anidan y habitan múltiples aves. Durante el paseo del domingo, “hemos podido contemplar una gran variedad de aves, como somormujos, garzas, garcetas, cigüeñuelas, aguiluchos laguneros e incluso una cigüeña negra”, comentan las asistentes.

Por otra parte, aunque el avetoro no se dejó ver, sí que se tuvo la suerte de escuchar su peculiar mugido. Esta garza, con plumaje pardo y de carácter esquivo, se encuentra catalogada como especie en peligro crítico de extinción.

laguna
Foto: CSA A Ixena.

La Laguna del Cañizar o, mejor dicho, la depresión del Xiloca, sirve de lecho para las aguas que descienden de la Sierra de Albarrazín y de la Paramera de Pozondón. Es en este entorno donde el agua crea lo que en su tiempo fue una de las lagunas de agua dulce de mayor extensión del Estado español.

Sin embargo, a raíz de las grandes hambrunas que azotaron a la población en el siglo XVIII, se llevaron a cabo fuertes políticas de desecación y drenaje de la laguna, con el fin de roturar nuevas tierras de cultivo. A pesar de los múltiples intentos de drenaje, la cuenca endorreica de la laguna ha permanecido ahí.

Durante la última década, diversos actores sociales han volcado sus esfuerzos en recuperar este espacio natural de importante valor medioambiental y enorme biodiversidad. En este sentido, desde el CSA A Ixena afirman que quisieron aprovechar la visita “para mostrar su apoyo a quien, a pesar de la polémica y el debate, lucha por construir un Teruel más verde, rescatando después de 300 años un hogar común, tanto para las personas que disfrutan de este patrimonio natural, como para las más de 200 aves -muchas de ellas en peligro de extinción- que después de tanto tiempo vuelven a recuperar su espacio”.

laguna

Por último, las personas que forman parte del CSA A Ixena recuerdan a la población turolense que el ciclo de excursiones continuará el próximo 12 de junio. En esta ocasión, se desplazarán hasta Galve para descubrir el valor geológico y paleontológico que se esconde a la vera del río Alfambra.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies