El centro COVID-19 de Alfambra cierra sus puertas después de un mes y medio de servicio en la pandemia

Actualmente, los centros Covid en Aragón atienden a 106 personas y desde que abrió el primero (Yéqueda, el 23 de marzo), en ellos se han recuperado y han podido volver a sus residencias 265

centro
Cierre de Alfambra. Foto: DGA.

Después de un mes y medio en servicio, el centro COVID-19 de Alfambra cierra sus puertas y los y las últimas cuatro residentes que quedaban en él han sido trasladadas esta mañana al dispositivo de Gea de Albarrazín para completar su recuperación. Actualmente, los centros Covid en Aragón atienden a 106 personas y desde que abrió el primero (Yéqueda, el 23 de marzo), en ellos se han recuperado y han podido volver a sus residencias 265. Está previsto que tanto el citado de Yéqueda (La Abubilla), como los de Miralbueno, Casetas (ambos en Zaragoza), así como Gea de Albarrazín sigan en servicio hasta final de año para atender cualquier contingencia que pueda presentarse con motivo de pandemia de coronavirus.

Por el centro de Alfambra –que abrió sus puertas el pasado 27 de marzo- han pasado en este tiempo 63 personas, sobre todo procedentes de residencias del sur de Aragón, como Val de Roures o el Asilo de San José. El objetivo de este dispositivo, al igual que el resto de centros Covid abiertos por el Gobierno de Aragón durante la pandemia, ha sido –tal como ha recordado Michel Villalta, director del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) en el sur de Aragón- “atender a las personas de residencias, positivo en coronavirus que no requería hospitalización”. Su puesta en marcha –ha recordado Villalta- “ha permitido a las residencias de Aragón afrontar esta crisis rebajando la carga viral y asistencial en sus centros, para atajar el número de contagios y prestar la mejor atención a sus usuarios”.

Tanto para el director del IASS en el sur de Aragón, como para el director del centro de Alfambra, Carlos Iglesias, el dispositivo cierra sus puertas tras haber “cumplido el objetivo” con el que se puso en servicio: atender a los y las pacientes, a sus familias y ayudar a las residencias. Iglesias ha destacado el esfuerzo del equipo que ha trabajado durante estos 45 días ante unas circunstancias muy difíciles. “Es un día de sentimientos encontrados –ha dicho Iglesias- por una parte, la pena por la despedida de este equipo, y por otra que el cierre de Alfambra significa que la situación mejora y que estos centros han ayudado a un número importante de personas y a sus familias, aunque todavía queda camino por recorrer”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies