Política

El Ayuntamiento de Teruel pide al Gobierno de Aragón una unidad de radioterapia para el nuevo hospital

En la actualidad la ciudad carece de este servicio y los y las pacientes de todo el territorio deben trasladarse hasta Zaragoza para recibir sus tratamientos. El consistorio turolense pide al Salud que contemple la creación del servicio antes de iniciar las obras.
| 3 abril, 2017 17.04
El Ayuntamiento de Teruel pide al Gobierno de Aragón una unidad de radioterapia para el nuevo hospital
Pleno del Ayuntamiento de Teruel.

El Ayuntamiento de Teruel ha declarado, con el apoyo de todos los grupos políticos, que se estudie en el proyecto del nuevo Hospital de Teruel la implantación de una unidad de radioterapia, teniendo en cuenta el espacio necesario y suficiente para el correcto funcionamiento del servicio.

Además, han notificado dicha declaración al Presidente del Gobierno de Aragón y al Consejero de Sanidad, previendo esa necesidad consideran que es importante dotar al futuro Hospital de Teruel de la unidad de radioterapia, pues si no se tiene en cuenta al realizar el proyecto, una vez construido será más difícil o casi imposible llevarlo a cabo.

La radioterapia constituye uno de los pilares básicos sobre los que se asienta el tratamiento oncológico, junto con la cirugía y los tratamientos sistémicos. Actualmente se estima que alrededor de un 60% de pacientes con cáncer necesitarán un tratamiento radioterápico en el curso de su enfermedad, sea con intención curativa o paliativa, y un 20-25% de ellos, necesitarán más de un tratamiento radioterápico a lo largo de su evolución.

La radioterapia cura el cáncer, evita mutilaciones, ayuda a cronificar la enfermedad metastásica y es el tratamiento fundamental en la paliación del enfermo oncológico. Además, esta terapia representa menos del 5% del coste total del tratamiento según un estudio realizado por la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) deja entrever las carencias en este capítulo.

Este documento muestra las mayores dificultades de cobertura en Aragón, revela que tan solo diez ciudades en el Estado español,  entre las que se encuentran Uesca y Teruel, no tienen equipo de radioterapia. Lo que se traduce en “pérdida de tiempo y dinero”.

Entre las recomendaciones mínimas publicadas por la comunidad científica oncológica, se considera que la duración máxima del desplazamiento “puerta a puerta” debe ser de 45 minutos, como pone de manifiesto PJ Hoskin, integrante del Radiotherapy Clinical Information Group. El coste económico de los desplazamientos que conlleva la escasez de equipos de radioterapia en Aragón, como en el resto del Estado español,  es otro de los aspectos a los que alude la SEOR los dos viajes diarios de ida y vuelta para el enfermo y su acompañante durante las hasta 8 semanas que puede durar un tratamiento de radioterapia externa.

En los casos en los que el desplazamiento es terrestre, la SEOR explica que los servicios públicos de Salud suelen ofrecer un vehículo que traza un recorrido para recoger a los pacientes, si bien hay quienes optan por el transporte privado y familiar para “perder menos tiempo”.

La repercusión en el coste de la radioterapia del equipo y su búnker es de 1.000 euros por paciente. No obstante debe tenerse en cuenta que las inversiones realizadas proporcionan servicio durante un largo periodo de tiempo. Un búnker de tratamiento tiene una vida de más de 30 años; un acelerador, de unos 10 años.

En Teruel por el número de pacientes que se atienden anualmente, los costes que hay que pagar a empresa externa y por desplazamientos, teniendo en cuenta el coste de un acelerador lineal básico no son tan caros. Resultaría rentable económicamente a corto plazo.

Además del beneficio físico de las personas que precisan el tratamiento radioterápico curativo, está el número de pacientes que podrían beneficiarse de radioterapia paliativa.

Es una situación deficitaria que se va a ir agravando por el envejecimiento poblacional incrementará las necesidades de radioterapia por un aumento en la incidencia del cáncer, que además se verá sobreañadido por la imposibilidad de tratar a los pacientes añosos con otras modalidades, como la cirugía o quimioterapia, las cuales pueden encontrarse contraindicadas por la coexistencia de otras enfermedades.

La Radioterapia en este contexto es un tratamiento bien tolerado. La evolución propia del tiempo y del avance de la Ciencia y Tecnología, dentro de 5-10 años, considerará una cosa normal y necesaria que el Hospital de Teruel tenga una unidad de Radioterapia básica.

3 abril, 2017

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR