El asesinato de Wright: deficiencias sistémicas de la actuación policial con las personas racializadas

La muerte del joven afroamericano Daunte Wright a manos de la policía se produce cuando todo el país está a la espera de la sentencia del juicio contra Derek Chauvin, uno de los cuatro agentes acusados del fallecimiento de George Floyd en mayo pasado en Minneapolis (Minnesota). Un asesinato que, como el de Floyd, ha desatado una ola de protestas.

Protestas en EEUU contra el racismo y la violencia policial. Foto: Colin Floyd (Unsplash)

El domingo, 11 de abril, una agente de policía mató de un disparo en el pecho al joven afroamericano Daunte Wright durante una parada de tráfico en Minnesota (EEUU). La agente, Kim Potter, ha sido detenida acusada de "homicidio involuntario en segundo grado". La versión oficial es que disparó por error. Sin embargo, la familia de Wright y su equipo legal la rechazan frontalmente descartando que se trate de un "accidente".

Kristina Roth, responsable superior de Programas de Justicia Penal de Amnistía Internacional Estados Unidos, ha declarado: "Nos entristece que otro padre, hijo y compañero negro más haya sido arrebatado a su familia como consecuencia de las acciones de la policía". "Según informes, a Daunte Wright lo hicieron detenerse so pretexto de que la placa de matrícula estaba caducada y llevaba un ambientador colgando del espejo retrovisor, circunstancias que no justificaban lo que escaló hasta convertirse en un encuentro fatal", ha añadido Roth.

Amnistía Internacional ha recordado que el año pasado, el teniente del ejército Caron Nazario, negro y latino, fue objeto de un control de tráfico violento en Windsor (Virginia). Los agentes afirmaron que no habían visto su matrícula de papel en la ventanilla trasera de su nuevo automóvil. Estos incidentes "indican un denominador común y nos recuerdan las deficiencias sistémicas de la actuación policial que desembocan en la aplicación desigual de la ley a las personas racializadas, especialmente las negras. Simple y llanamente, debe excluirse el uso de armas en la aplicación de las normas de tráfico", ha exigido Roth.

"Sobrevivir a una interacción con agentes encargados de hacer cumplir la ley no debería depender de dónde se vive ni del color de piel. Las normas internacionales establecen claramente que, además de los derechos a la igualdad de protección de la ley, a la seguridad y a la vida, tenemos el derecho a no sufrir discriminación cuando interactuamos con agentes encargados de hacer cumplir la ley. Los agentes responsables de uso excesivo de la fuerza deben rendir cuentas cualquiera que sea el resultado", ha subrayado Roth.

Amnistía Internacional advierte que la comunidad local de Brooklyn Center y de la región de Minneapolis "está comprensiblemente frustrada y airada por estos repetidos incidentes de violencia policial" y ha salido a la calle para exigir que se rindan cuentas por la muerte de Daunte Wright. "Los agentes encargados de hacer cumplir la ley deben proteger y facilitar el derecho de quienes se manifiestan a la libertad de reunión pacífica y garantizar que cualquier decisión de dispersar una multitud se toma como último recurso, cuando sean insuficientes medios menos contundentes. Los agentes deben garantizar que cualquier medida empleada para dispersar una multitud es necesaria, proporcional y legal. También deben tener en cuenta el impacto en la comunidad de residentes del entorno, por ejemplo, a la hora de decidir usar sustancias químicas irritantes. Las protestas contra la violencia policial no deben abordarse con más violencia policial, como vimos durante meses tras la muerte de George Floyd el verano pasado", ha zanjado Roth.

"La policía debe rendir cuentas por el uso de medios letales"

Amnistía Internacional viene pidiendo que la policía rinda cuentas por el uso de medios letales. Cuando la población salió a la calle a protestar por la muerte de George Floyd, Amnistía Internacional Estados Unidos denunció la fuerza excesiva empleada por los agentes encargados de hacer cumplir la ley. La ONG documentó 125 ejemplos de violencia policial contra manifestantes ocurridos en 40 estados y el Distrito de Columbia entre el 26 de mayo y el 5 de junio de 2020.

En 2015, Amnistía Internacional publicó un informe sobre el uso de medios letales por agentes encargados de hacer cumplir la ley y expuso serios motivos de preocupación en materia de derechos humanos en relación con los derechos a la vida, a la seguridad personal, a no sufrir discriminación y a la igualdad de protección de la ley. Este informe subraya la necesidad de una revisión de alcance nacional y la reforma de las leyes, políticas, formación y prácticas sobre el uso de medios letales por la policía, así como una revisión exhaustiva y la reforma de los mecanismos de supervisión y rendición de cuentas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies