El Aeródromo de Santa Cilia ‘rompe barreras’ con una nueva jornada de vuelo adaptado

Catorce personas afectadas por esclerosis múltiple disfrutan del vuelo sin motor de la mano de Fly Pyr y del Aeroclub Nimbus. Natalia Salvo, directora del Instituto Aragonés de la Mujer, destaca la necesidad de seguir trabajando por la igualdad de todas las personas

El Aeródromo de Santa Cilia, ha sido escenario esta mañana para una nueva actividad de vuelo adaptado, esta vez, con un grupo de la asociación Temyqye, con lo que consolida su apuesta por romper barreras y se convierte en un referente en el impulso del vuelo sin motor entre las personas con diversidad física o movilidad reducida.

En esta ocasión, eran 14 los socias y socios de Temyque (Tengo Esclerosis Múltiple ¿Y Qué?) las protagonistas de la iniciativa. En la jornada, a la que acudían con otras tantas personas voluntarias, ha estado presente la directora del Instituto Aragonés de la Mujer, Natalia Salvo, que ha destacado la importancia de iniciativas como la que se ha desarrollado este miércoles en el aeródromo jacetano.

Salvo ha resaltado la apuesta del Gobierno de Aragón por “apoyar y poner en valor esta actividad; creemos que hay que construir el mundo a la medida de todas las personas para garantizar el principio de igualdad efectivo”. “Este tipo de actividades ponen el acento en la visibilidad, pero también en la necesidad de tender puentes y de romper barreras, que son las que se encuentran sobre todo las personas que tienen algún tipo de discapacidad”, ha explicado la directora del Instituto Aragonés de la Mujer.

Las mujeres con diversidad funcional son las más invisibilizadas

En concreto, este organismo tiene una línea abierta para trabajar en todos los ámbitos relacionados con mujeres y diversidad funcional. “Hemos impulsado un protocolo para trabajar sobre todo lo que tiene que ver con violencia de género en mujeres con discapacidad”, ha detallado Salvo, con situaciones “absolutamente invisibilizadas”, y sin olvidar los retos pendientes de accesibilidad y visibilidad. Unas mujeres, las afectadas por algún tipo de diversidad funcional, que son “las que más acusan el desempleo y la discriminación, que, en este caso, es doble”, ha añadido.

Una terapia para evitar el aislamiento social

La falta de socialización generada en quienes padecen esclerosis, que les lleva a aislarse de forma progresiva, hace que este tipo de actividades resulte muy positivo como terapia. Así lo ha señalado Carmen Arana, presidenta de Temyque, una asociación con sede en la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramanet, pero con socios repartidos por todo el Estado español, cuya labor consiste en ofrecer actividades a los y las afectadas por esta enfermedad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies