Movimientos

Ecologistas en Acción pide a la DGA planes sobre el ozono para evitar crisis contaminantes como la actual

En la zona Valle del Ebro (236.975 habitantes), la estación de control de la contaminación de Castelnou ha incumplido el objetivo de protección de la salud humana en el trienio 2016-2018, algo que no ocurría desde 2012, entonces en la zona del Bajo Aragón
| 4 junio, 2019 14.06
Ecologistas en Acción pide a la DGA planes sobre el ozono para evitar crisis contaminantes como la actual
Zaragoza. Foto: Iker Gonzáez Izagirre.

En la víspera del Día Mundial del Medio Ambiente, dedicado este año a la contaminación atmosférica, y coincidiendo con el episodio de contaminación que desde el pasado viernes 31 de mayo está disparando los niveles de ozono troposférico en buena parte del Estado español, Ecologistas en Acción denuncia que entre 2016 y 2018 se han incumplido los objetivos legales de protección de la salud y/o la vegetación establecidos para el ozono en la mitad de las 126 zonas en que se divide a efectos de este contaminante el territorio español.

La petición de Ecologistas en Acción se ha dirigido a las once comunidades más afectadas por el ozono en 2018, dado que el Gobierno Central y las Comunidades Autónomas siguen desatendiendo la obligación legal de actuar sobre tráfico e industria para mejorar el aire que respiran dos de cada cinco españoles.

Las zonas donde se incumplen los límites están repartidas entre los territorios de Andalucía, Aragón, Illes Balears, Castilla, Catalunya, País Valencià, Extremadura, Madrid, Murcia y Nafarroa, con casi 19 millones de habitantes, dos de cada cinco personas que viven en el Estado.

Entre ellas, la contaminación se ha extendido por la totalidad en la zona de Madrid, la más afectada como consecuencia de las emisiones del tráfico rodado del área metropolitana de la capital del Estado, que además de perjudicar la salud de seis millones y medio de madrileños, afecta de manera grave a ambos lados de la Cordillera Central a más de tres millones de habitantes de Castilla y Extremadura, territorios junto a Madrid afectadas en la totalidad de su territorio.

Al margen del problema creado por el tráfico urbano de Madrid, el otro gran foco de contaminación por ozono en el Estadoe español se encuentra en el litoral mediterráneo, desde Girona hasta Algeciras, pasando por la País Valencià, Murcia y las Illes Balears, donde esta contaminación, ocasionada por el alto grado de urbanización de la costa y el elevado tránsito marítimo y aeroportuario, afecta a más de tres millones de personas, especialmente en las áreas de interior.

Las restantes áreas afectadas por los elevados niveles de ozono se reparten entre el Valle del Guadalquivir andaluz (incluyendo las áreas urbanas de Córdoba, Huelva, Jaén y Sevilla), la aglomeración de Granada y el Valle del Ebro, de Tarragona y Aragón a la Ribera navarra, donde viven otros cinco millones de personas.

Planes para reducir la contaminación

Las estaciones de control de la contaminación atmosférica de referencia donde en el último trienio se han superado los objetivos legales de ozono son un centenar de las 475 que miden la contaminación en el Estado español. Por ello, Ecologistas en Acción pide a los gobiernos territoriales como el de Aragón que ponga en marcha planes para reducir los niveles de contaminación.

Dichos planes deben pasar por la reducción del intenso tráfico urbano e interurbano que soportan las principales ciudades y grandes carreteras del Estado, manteniendo un modelo de ciudad compacta y promoviendo el uso de medios de transporte más sostenibles como la marcha a pie, la bicicleta y un transporte público y colectivo alimentado preferiblemente con energía limpia procedente de fuentes renovables.

Por otro lado, debe adelantarse el cierre de las centrales térmicas de carbón, sustituidas por energías renovables. Asimismo, Ecologistas en Acción pide al gobierno estatal que se una a Francia en la creación de un Área de Control de Emisiones que limite la entrada de buques altamente contaminantes en el mar Mediterráneo.

El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por el transporte y algunas industrias, en presencia de radiación solar. Por inhalación, provoca irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, reducción de la función pulmonar, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas (asma, EPOC) y el agravamiento de patologías cardiovasculares, con resultado de hospitalización o muerte.

4 junio, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR