Ecología

Ecologistas en Acción advierte de las graves consecuencias ambientales sociales y económicas de la reducción de los insectos polinizadores

La organización ecologista reclama a las administraciones españolas que adopten medidas urgentes para asegurar la conservación de estos animales, ya que la reducción de la polinización pone en riesgo la biodiversidad pero también los múltiples beneficios que generan, como la producción de nuestros alimentos
| 20 mayo, 2019 18.05
Ecologistas en Acción advierte de las graves consecuencias ambientales sociales y económicas de la reducción de los insectos polinizadores
Foto: Ecologistas en Acción

La polinización constituye un proceso fundamental en los ecosistemas terrestres. Es vital para la conservación de los ecosistemas y para la producción de alimentos. Se calcula que el 87,5% (aproximadamente 308.000 especies) de las plantas silvestres con flores del mundo dependen, al menos parcialmente, de la polinización realizada por animales.

La polinización genera también múltiples beneficios para las personas, destacando la obtención de alimentos. En el Estado español alrededor del 70% de los cultivos para consumo humano dependen de los insectos que desarrollan la polinización. Además nos ofrecen otros productos como miel, cera o medicamentos y contribuyen directamente a la producción de fibras como el algodón y el lino o materiales de construcción como la madera.

El servicio esencial que ofrecen los polinizadores en la oferta de alimentos se valora en 500.000 millones de dólares a nivel mundial, 22.000 millones de euros para la agricultura europea y más de 2.400 millones de euros para la agricultura española. En los últimos cinco decenios el volumen de producción de cultivos que dependen de los polinizadores ha aumentado a nivel mundial en un 300%, de modo que nuestra subsistencia está cada vez más supeditada a la polinización.

En las latitudes templadas, como las que ocupa el Estado español, son los insectos quienes llevan a cabo la mayoría de la polinización. Nuestro territorio es una de las zonas con mayor diversidad de estas especies de toda Europa lo que ha venido asegurando el éxito de la polinización hasta ahora, contando con más de 7.000 especies de dípteros, 4.000 de lepidópteros, 9.500 de himenópteros y más de 10.000 coleópteros que realizan esta función.

Sin embargo, a lo largo de las últimas décadas se ha comprobado que existe una marcada disminución de las poblaciones de insectos polinizadores. Una reciente revisión de estudios estima que en los últimos 27 años las poblaciones de insectos voladores se han reducido en un 76 %. La mitad de las especies de insectos están disminuyendo rápidamente y al menos un tercio se encuentran en peligro de extinción.

«Esta pérdida de insectos polinizadores puede llevarnos a una situación con consecuencias catastróficas, dado que se pone en juego el buen funcionamiento de los ecosistemas y la producción de nuestros propios alimentos», explican desde Ecologistas en Acción.

Las principales amenazas para los insectos polinizadores proceden de las actividades humanas como la fragmentación de hábitats, el cambio en el uso de la tierra, los productos químicos agrícolas e industriales, los parásitos y las enfermedades, las especies exóticas invasoras, las colisiones en carreteras, el cambio climático y diversas prácticas agrícolas.

«La conservación y recuperación de estas especies es fundamental para el futuro del planeta tal y como lo conocemos», añaden desde la organización ecologista. Por ello, consideran que las administraciones deben tomar «medidas eficaces» para luchar contra sus principales amenazas.

Contexto en Aragón

En Aragón varios estudios alertan del grave impacto socio ambiental que conlleva la pérdida de los insectos polinizadores para el territorio. Esta preocupación ya se hace patente en varios trabajos del CITA en los que se analiza la polinización de varios tipos de frutales, uno de los motores económicos del territorio.

«De hecho, el 68% de los cultivos aragoneses para consumo humano dependen directamente de su acción, lo que convierte a nuestra comunidad en una de las más vulnerables y plantea la necesidad de actuar urgentemente para garantizar su supervivencia», advierten desde la organización ecologista.

En esta misma dirección apunta el estudio “Estrategia Aragonesa de Biodiversidad y Red Natura 2000. Horizonte 2030” de la Dirección General de Sostenibilidad del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, redactado en enero de este año, que plantea la creación de un Plan para su conservación. Dada la actual situación de regresión de sus poblaciones, urge su puesta en marcha.

Además, Ecologistas en Acción reclama la adopción urgente de las siguientes medidas: recuperar y conservar hábitats favorables para los polinizadores mediante buenas prácticas agrícolas que permitan mantener la disponibilidad de flores, fomentar la agricultura ecológica y limitar los cambios de usos del suelo, especialmente en la agricultura intensiva.

Demandan la reducción en un 50% la utilización de plaguicidas para el año 2023, no autorizando de forma excepcional, como se hace en la actualidad, productos tóxicos prohibidos.

También reclaman un control para evitar la introducción de nuevas especies exóticas invasoras y la propagación de las ya introducidas.

Promover iniciativas que aumenten la disponibilidad de flores y recursos para la nidificación de estos insectos en el medio silvestre, áreas agrícolas, entorno de carreteras y ciudades es otra de las medidas a aplicar según Ecologistas.

Al igual que promover la educación y la sensibilización en los sectores público y privado sobre los múltiples valores de los polinizadores y sus hábitats. Y mejorar los instrumentos que sirven de apoyo para la adopción de decisiones para implementar medidas prácticas para evitar la disminución de los polinizadores.

Por último piden incrementar la investigación sobre las especies polinizadoras y su adecuada conservación.

Desde Ecologistas en Acción argumentan que el descenso de las poblaciones de polinizadores supondrá una reducción de la polinización, lo cual afectará al mantenimiento de la biodiversidad de plantas silvestres, a la estabilidad de los ecosistemas, a la producción de los cultivos, a la seguridad alimentaria y al bienestar humano. Por ello, la organización iniciará una campaña en redes sociales para informar sobre la importancia de la conservación de estos insectos.

20 mayo, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR