Ecología

Ecologistas denuncian la eliminación de arbolado en el soto de Sobradiel

Amigos de la Tierra y ANSAR reprueban la obras llevadas a cabo por del Gobierno de Aragón y la Confederación Hidrográfica del Ebro, y coinciden en que "en estos tiempos de crisis ecológica por el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad, las actuaciones en los últimos restos de nuestros bosques ribereños, carece de sentido y es una grave irresponsabilidad".
| 8 septiembre, 2019 08.09
Ecologistas denuncian la eliminación de arbolado en el soto de Sobradiel
Obras en el soto de Sobradiel

Amigos de la Tierra Aragón y la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR) han denunciado en un comunicado los importantes daños que están sufriendo los sotos ribereños por las obras que están llevando a cabo el Gobierno de Aragón y la Confederación Hidrográfica del Ebro en el tramo aragonés del Ebro. Las obras están causando “destrucción de vegetación, y son especialmente perjudiciales porque fragmentan y rompen la integridad de las masas forestales de álamos, fresnos y sauces” en el soto de Sobradiel. “Estos bosques ribereños son oasis de vegetación arbórea en medio de ecosistemas esteparios como son los del eje del Ebro”.

El río Ebro ha sido tradicionalmente encauzado mediante diques laterales, las conocidas motas, para ganarle la fértil y amplia llanura aluvial. Luego, los sotos han sido aniquilados en las zonas exteriores de las motas, roturados por la agricultura, sepultados por la urbanización del suelo y las infraestructuras. Éstos sólo tienen opción de crecer en el estrecho margen que queda entre el cauce y la mota o en las convexidades donde el río sedimenta, favorecido su desarrollo por la gran cantidad de fertilizantes que llegan al cauce debido a las explotaciones agrícolas y ganaderas, una “contaminación que nadie está dispuesto a atajar”.

A pesar de estar marginados y limitados a una estrecha franja, “se les considera molestos y se pide su eliminación”, se lamentan Amigos de la Tierra y ANSAR. “Estos sotos están sometidos a una agresión sin precedentes, bien calculada y planificada para obtener réditos políticos. Pero el presidente Lambán, el consejero Olona y la ministra Ribera a través de CHE, tienen a los sotos sentenciados ya que sólo se actúa en terrenos que son de titularidad pública”.

En este caso la intervención de CHE en los sotos de Sobradiel ha sorprendido a los y las vecinos y vecinas de la ribera por la magnitud de las obras y porque allí no existe riesgo de inundación para poblaciones. Las asociaciones ecologistas denunciantes consideran “excesiva” la intervención en cuanto a la amplitud de las vías abiertas en la vegetación e “innecesaria” ya que en ese tramo no existe amenaza de inundación para ninguna población. Las poblaciones de Torres de Berrellén y Sobradiel quedan a varios kilómetros de donde se están realizando las obras.

“Las soluciones de eliminación de vegetación no son soluciones definitivas pues los pasillos abiertos se cubren progresivamente de vegetación y de árboles caídos. Sólo la eliminación de ciertas motas y la permeabilización de infraestructuras o la liberación del dominio público de construcciones e instalaciones que lo han invadido progresivamente son soluciones a largo plazo”. Amigos de la Tierra y ANSAR coinciden en que “en estos tiempos de crisis ecológica por el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad, las actuaciones en los últimos restos de nuestros bosques ribereños, carece de sentido y es una grave irresponsabilidad”.

8 septiembre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR