La coalición de Gobierno PNV - PSE retiene la mayoría absoluta en la CAV y EH Bildu, con los mejores resultados de su historia, se consolida como alternativa

El 12J en la CAV deja una inédita mayoría abertzale, y también mayoría progresista, en el Parlamento vasco. El PNV, que ya ha anunciado su intención de reeditar gobierno con el PSE, vuelve a ganar obteniendo 31 escaños, tres más que 2016 pero perdiendo votos, en unas elecciones con la menor participación de su historia (52,7%). EH Bildu sube hasta los 22 escaños (18 en 2016) y se afianza como segunda fuerza. El PSE pasa a ser tercera fuerza con 10 escaños (9 en 2016) a costa de Elkarrekin Podemos-IU que se desploma de 11 a 6 escaños. El bloque derechista españolista PP-Cs retrocede de 9 a 5 escaños y la ultraderecha de Vox entra en el Parlamento vasco con un representante por Araba.

Maddalen Iriarte celebrando los resultados de la izquierda soberanista. Foto: EH Bildu

El PNV ha vuelto a ganar con comodidad las elecciones celebradas este domingo en tres de los siete herrialdes de Euskal Herria, los de la CAV -Bizkaia, Araba y Gipuzkoa-. Sin embargo, pese a obtener 31 escaños, tres más que 2016, se ha dejado casi 50.000 votos respecto a 2016, perdiendo electorado, por ejemplo, en Zaldibar -donde la gestión del vertedero no se olvida-.

"La sociedad vasca ha hablado, ha mostrado su confianza mayoritaria en el PNV. Ahora, manos a la obra. Nos toca crear un gobierno fuerte y presentar un programa firme. Han sido meses difíciles, pero lo hemos conseguido", afirmó desde la sede del PNV el actual lehendakari Iñigo Urkullu, con tono relajado y contento tras conocer los resultados. Urkullu estuvo acompañado por el presidente del partido, Andoni Ortuzar, quien hizo un "ofrecimiento solemne" al resto de partidos, "más allá de la conformación del Gobierno", para "abrir un nuevo ciclo de colaboración conjunta que permita poner en pie a Euskadi tras la crisis del coronavirus".

Al igual que en Galiza, solo el soberanismo de izquierdas -EH Bildu y BNG- ha mejorado en número de votos respecto a 2016. La formación encabezada por Maddalen Iriarte ha obtenido 248.688 votos (27,58%) y 22 escaños, 4 escaños más y casi 25.000 votos más que en los pasados comicios, lo que suponen los mejores resultados de su historia cuando nunca había pasado del 25% del voto. Según informa Naiz, por cada voto que ha ganado el independentismo de izquierdas desde 2016 el PNV ha perdido dos.

"Tenemos que reconstruir este país desde la izquierda y EH Bildu tiende su mano para que este país pueda levantarse cuanto antes. Los valores que EH Bildu representa son los valores que van a traer el cambio para empezar a construir un nuevo país", afirmó Iriarte. La candidata de EH Bildu ha manifestado este lunes, en una entrevista en RTVE: "Reclamamos tener otra relación con el estado, una relación de igual a igual, en clave confederal".

"La izquierda independentista vasca está muy lejos de haber tocado techo. Elección tras elección seguimos avanzando. La gente está viendo en la izquierda soberanista una alternativa posible y un referente para construir un futuro diferente", remarcó el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi.

Tras la jornada electoral, los resultados del 12J en la CAV dejan una inédita mayoría abertzale, PNV y EH Bildu suman juntos 53 de los 75 escaños del Parlamento, y también mayoría progresista, EH Bildu + PSE + Elarrekin Podemos suman 38. Sin embargo, el PNV ya ha anunciado sus intenciones, que no son otras que las esperadas: su primera opción es repetir gobierno de coalición con el PSE-EE y el candidato a la reelección como lehendakari, Iñigo Urkullu, ya ha comenzado a hablar con la formación liderada por Idoia Mendia.

Por su parte, el PSE se ha mostrado dispuesto a comenzar a dialogar con PNV sobre la posibilidad de repetir coalición en el Gobierno, si bien han indicado que corresponde al partido de Urkullu, como fuerza más votada, "dar el primer paso".

La secretaria general y candidata a lehendakari del PSE, Idoia Mendia, se ha felicitado por los resultados cosechados por su partido en los comicios de este domingo y ha subrayado que de estas elecciones salen "más fuertes". El PSE ha conseguido mejorar ligeramente sus resultados, pasando de 9 a 10 escaños pero con 5.000 votos menos, a costa de Elkarrekin Podemos-IU que se desploma de 11 a 6 escaños. "Hemos recuperado el lugar que nos corresponde", ha subrayado Mendia.

Desde las filas de Elkarrekin Podemos-IU han lamentado los resultados que achacan al haber propuesto en campaña "un gobierno a tres de izquierdas". La candidatura liderada por Miren Gorrotxategi ha sido una de las grandes perdedoras de la noche, perdiendo desde 2016 casi 85.000 votos. A pesar del duro golpe, la candidata de la formación morada declaró: "Nos quedan cuatro años, mucho trabajo duro y entusiasmo. Tenemos la energía para enfrentar estos desafíos, para enfocarnos en políticas progresistas".

También ha experimentado un importante retroceso la coalición derechista españolista PP+Cs, que ha bajado hasta los 5 escaños, cuando el PP tenía hasta ahora 9 representantes en el Parlamento de Gasteiz. El experimento de Pablo Casado, recuperar del baúl de los recuerdos a un trasnochado Carlos Iturgaiz, no ha funcionado y mantener un tono beligerante en campaña similar al de Vox, le ha pasado factura.

Con una abstención de casi la mitad del censo (47%), la participación registra el menor dato de la historia de estos comicios con un 52,7%, cuando hace cuatro años votó un 60,02% del electorado. A falta de un análisis más profundo, el tiempo dirá si esta baja participación se debe al descontento, al miedo al COVID-19 o a las fechas veraniegas.

Lo que sí está claro, es que esta baja participación ha abierto las puertas del Parlamento de Gasteiz al ultraderechista Vox que consigue un representante por Araba con 4.722 votos entre más de 900.000 votantes, cuando en 2016 Ciudadanos se quedó lejos de la representación con 4.784 papeletas. La formación ultraderechista, que ha llenado de odio todos los municipios vascos por donde pasó en campaña, ha cosechado apenas 17.517 votos en la CAV, frente a los 47.000 que sumó en Bizkaia, Araba, Gipuzkoa y Nafarroa en las últimas estatales.

El recuento final en la CAV está pendiente del escrutinio de los sufragios de las personas residentes en el extranjero, inscrito en el CERA, el próximo día 17. El dato, solo se han aceptado 2.522 votos de 75.832 potenciales. Según informaba Naiz, muchas personas residentes en el extranjero se han quedado sin votar porque las papeletas no llegaron a tiempo. Esto, sumado a la polémica decisión del Gobierno vasco de prohibir votar a las personas con PCR positivo, tanto las ingresadas como las aisladas, o que estén a la espera de tener un resultado, sin ofrecer otra alternativa, han marcado estos comicios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies